Tenis

article title

La décima de Nole Djokovic

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Novak Djokovic ya es historia del tenis. Sus cinco Open de Australia, tres Wimbledon y dos Open USA hacen colocarlo como uno de los mejores tenistas de todos los tiempos y llegar a la increíble cifra de 10 Grand Slam (dos dígitos).

Este título para Djokovic será especial. Por la calidad de la final, por tener a 23.000 personas en contra, por haber ganado a un Roger Federer que venía sin ceder un set jugando un tenis soberbio y por ganar el Open USA sólo una vez y haber perdido 3 finales.

La final fue una final vibrante, de menos a más, hasta llegar al cuarto set. Una batalla más psicológica que física, con una variedad de puntos inmensa y con un repertorio de golpes maravilloso. Las claves, la fortaleza mental y defensiva de Djokovic y sobre todo, la mala elección de Roger Federer en los momentos importantes, a destacar el 4/23 en puntos de break.

Tras una final que se demoraba más de tres horas a causa de la lluvia, los jugadores saltaron a pista con más ganas que tenis. Muchas imprecisiones, puntos rápidos, donde en este intercambio (por raro que parezca), Djokovic salió ganador. El lastre de Federer en este primer set fue su saque. Un saque que había brillado en todo el torneo que no apareció en este primer set. El serbio conseguía quebrar el saque del suizo en el séptimo juego y se llevaba el set por 6-4. El segundo set fue totalmente diferente. El saque de Federer empezaba a funcionar. Tras 3 juegos seguidos en blanco para Federer (con su saque), no conseguía ganar el set en su primera oportunidad en 5-4 al resto. En la segunda, sí. 7-5 para Federer, la pista Artur Ashe explotaba y el partido estaba emparejado.

IMG_20150914_155242

El tercer set fue la clave del partido. La batalla tenística tremenda se convertía también en una batalla psicológica donde el serbio se proclamó ganador. Tras un set de un nivel altísimo, donde Federer continuaba con su misma estrategia que en el segundo set. Un tenis rápido, agresivo donde Djokovic lo único que podía hacer era defenderse. Y cómo lo hizo. Tras una serie de sucesivos breaks, llegábamos al 4-3 para Federer, donde sacaba Djokovic. Tras un 40-0 para el serbio, llegábamos al deuce. Federer desperdiciaba dos puntos de break y Djokovic se llevaba el juego. Con empate a 4, Djokovic conseguía romper el saque de Federer tras un 40-15 a favor del suizo. Luego con 5-4 Djokovic más saque, Federer desperdiciaba un 15-40 y Djokovic se llevaba el set por 6-4. La celebración de Djokovic, la imagen del partido. Miró a su banquillo, y se tocó con el dedo índice la cabeza. “Todo coco míster, todo coco”. Con un Federer moralmente destruido, el cuarto set fue un visto y no visto, aunque Roger tuvo sus opciones tras ir con dos breaks por debajo. Con 5-2 para Djokovic más servicio, el serbio no pudo cerrar el partido hasta bien entrado el 5-4, salvando 3 puntos más de break en el décimo juego, para llevarse el partido por 64 57 64 64.

El serbio consiguió su 10º Grand Slam, mientras que Federer sigue con esos 17 que parece que no se mueven. Su último grande fue Wimbledon 2012. Djokovic, 3 de 4 y en Roland Garros, final perdida ante Wawrinka. El mejor del mundo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados