Fútbol holandés

article title

La debacle de Holanda, razones para entenderla

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Luego de consolidarse en el cuadro de honor de las dos últimas Copas del Mundo, Holanda quedó eliminada de la próxima edición a disputarse en Rusia 2018. Se acabó el espejismo. La selección de los Países Bajos auguró un gran futuro tras disputar un espléndido Mundial en Brasil 2014, cuando se quedó con el tercer puesto tras imponerse a rivales de peso como España y Brasil, culminando invicta con un plantel que promediaba los 25 años de edad. Pero Louis Van Gaal abandonó el barco en ese momento, y cuando todos pensaban que el futuro era prometedor, llegaron los tropiezos: ‘La Naranja Mecánica’ no se calificó a las dos grandes citas siguientes (Eurocopa 2016 y Mundial 2018).

En el camino a Rusia, Holanda tuvo un auspicioso debut contra Suecia (1-1), pero posteriormente todo se fue descarrilando. La derrota 2-0 contra Bulgaria fue casi fulminante y la goleada en contra ante Francia profundizó la diferencia de goles contra los escandinavos. Necesitaba un milagro ante los amarillos, pero Dios no se vistió de anaranjado. Los de Advocaat derrotaron 2-0 a Suecia en un cotejo que necesitaba hacer siete goles para clasificar y quedó eliminada. No hubo milagro sino el reflejo de una triste realidad.

Crónica de fracasos anunciados

Cuando Guus Hiddink asumió el banquillo en aras a la fase de clasificación de la Eurocopa de Francia, Holanda comenzó con el pie izquierdo tropezando contra República Checa en un partido increíble y ante una Islandia que empezaba a mostrar los dientes. Sin embargo, cuando el barco empezaba a encausarse, el estratega renunció. La Oranje se ubicaba en puestos de clasificación directa y derrotaba 2-0 a España en un duelo amistoso esperanzador, pero dejaba su puesto a un viejo conocido, Danny Blind, que no pudo sortear el escollo de Islandia en los Países Bajos.

El nuevo timonel no encontró jamás el rumbo. Quedó eliminado de la Eurocopa y quedó cesanteado tras un puñado de partidos en el camino infructuoso a Rusia. El estratega dejó un triste saldo de cinco derrotas, tres victorias (ante Kazajistán, Bielorrusia y Luxemburgo) y el empate ante los escandinavos, este último siendo quizá el mejor resultado de su proceso. Pero tras el descalabro en Sofía, la KNVB buscó en Dick Advocaat el recambio. No fue suficiente. Bajo su dirección el conjunto del norte de Europa se impuso a Luxemburgo (5-0), Bulgaria (3-1), Bielorrusia (1-3) y Suecia (2-0) pero cayó estrepitosamente contra Francia 4-0 en un duelo que a la postre fue decisivo. Este resultado se conjugó con el 8-0 de los escandinavos ante Luxemburgo y obligó a que los anaranjados sacaran una diferencia de goles casi imposible en su último duelo. El milagro no llegó, y pese a que los de Advocaat consiguieron los puntos para el repechaje, no pudieron conseguir los goles suficientes. El timón se había movido, pero no lo suficiente.

(Getty)

Un caos federativo

Los resultados turbulentos de la Era Blind dejaron algunos caídos en la Federación Holandesa de fútbol (KNVB). Fue así como tras dimes y diretes renunciaron dirigentes de peso como Bert van Oostveen y Han Van Breukelen, este último tras 13 meses en el cargo.

Las autoridades neerlandesas nunca supieron enrumbar el barco. Les costó en demasía conseguir a un entrenador para que sustituyera a Danny Blind, recalando en Advocaat tras sortear varias opciones y no supieron convencer a jugadores de tino como Marco Asensio o Hakim Ziyech para que se enfundaran la elástica naranja.

Por su parte, el nuevo estratega no consiguió ganar la lucha semántica en las ruedas de prensa y su prestigio quedó mermado. Indicó que era imposible que Luxemburgo cayera por ocho goles ante Suecia y admitió no saber que el primer criterio de desempate era la diferencia de goles, algo que indicó tras ser cuestionado por sus cambios ofensivos, pese a tener un jugador menos, tras la derrota contra Francia. Pero ya era tarde.

Factor suerte y futbolístico

La selección holandesa es reflejo de su realidad deportiva. Pese al buen transitar del Ajax en la pasada edición de la Europa League, son esporádicas las actuaciones de un balompié que ha perdido protagonismo en la élite continental. Como si no fuese suficiente, los talentos exportados no tienen la continuidad anhelada. “El mayor problema de nuestro fútbol no es la escasez de talento. Lo verdaderamente preocupante es que cuando surgen esos chicos con talento, son traspasados al extranjero y allí desaparecen de las alineaciones”, llegó a indicar Ruud Gullit.

Pese a todo, Holanda salió con todo su estreno contra Suecia. El duelo estaba 1-1 y Bas Dost anotó un tanto que debió subir al marcador, posteriormente, la Oranje contó con dos ocasiones más de peligro, pero la pelota no quiso entrar. Los lamentos continuaron. En el duelo de ida contra Bielorrusia, Van Dijk anotó a la salida de un tiro de esquina, pero nuevamente un tanto no subió al marcador, y si bien es cierto que los Países Bajos ganaron el cotejo, cada gol no validado pesó con fuerza en los cálculos finales. Quizá el punto que faltó se perdió contra Francia, cuando increíblemente Memphis Depay no consiguió vencer a Lloris, golero rival, en los minutos finales en Ámsterdam. También es cierto que pudo haber estado en otra cancha, cuando Suecia batió a Francia sobre la hora, precisamente tras un blooper increíble de Lloris que decantaba el duelo para los escandinavos, rompiendo una paridad que favorecía a los anaranjados.

Pero sacar estos datos no sirve ahora. Tampoco ayuda pensar en qué hubiese pasado si Blind no hubiese sido renovado tras fracasar en el camino a la Eurocopa o si la historia fuese distinta si Marco Van Basten o Dick Advocaat – en su rol de asistente – no hubiesen abandonado a Blind a mitad del trayecto. Lo único que puede hacer Holanda es cambiar, volver a sus raíces y copiar modelos deportivos como el de Bélgica y Brasil. Renovar la liga, buscar continuidad a sus jugadores en el exterior y trabajar pensando en Qatar debe ser el norte de la KNVB. Tiene cinco años para volver a ser lo que fue hace tres. El espejismo puede ser una realidad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados