JJOO

article title

La cosecha del taekwondo español

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una plata, un bronce y un diploma olímpico: el taekwondo español cerró hoy su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con buenas notas, aunque con una cosecha más pobre que el oro y las dos platas de Londres 2012. Eva Calvo, subcampeona mundial, no pudo en la final con la campeona olímpica de los pasados Juegos, la británica Jade Jones, que se impuso por 16-7 y revalidó su título en Río 2016. Y Joel González Bonilla, que en Londres fue oro pero en la categoría de menos de 58, se colgó el bronce en los 68 kilos al vencer por 4-3 al venezolano Edgar Contreras. Antes que ellos Jesús Tortosa había quedado quinto en hasta 58 el miércoles.

“Estoy muy orgulloso de todo el trabajo que se ha hecho y de los tres atletas”, dijo el entrenador Marco Carreira, después del combate de Calvo. “El oro se ha luchado, hemos trabajado, al final nos hemos despistado un poquito y ahí ha vuelto a meter el ritmo la inglesa y ya no hemos podido”. La española llegó al combate decisivo después de derrotar a la tailandesa Phannapa Harnsujin por 6-5, a la iraní Kimia Alizadeh por 8-7 y a la egipcia Hedaya Wahba, tercera en el Mundial de 2015, por 1-0.

LEER MÁS: Historia de Oriente 

Jones arrancó con superioridad con un 6-0 en el primer round, Calvo logró acercársele hasta un 8-7 al comenzar el tercero, pero con un final vertiginoso la británica se colgó el segundo oro consecutivo.

“He empezado perdiendo, me ha costado ahí la vida remontar y justo cuando he logrado remontar me ha vuelto a pillar arriba y ya remontar otra vez, con el cansancio que eso conlleva y el poco tiempo que tenía, ha sido imposible. La inglesa es una rival muy dura” Eva Calvo.

 

El camino de Joel González hacia la final fue truncado por el poderoso jordano Ahmad Abughaush, que terminaría coronado con el oro. El español, dos veces campeón mundial y europeo, había ganado su primer combate ante el croata Filip Grgic por 4-3. Después venció por 7-4 al mongol Temuujin Purevjav y cayó en semifinales por 12-7 ante el jordano. Después de lidiar con lesiones durante cuatro años, González Bonilla dijo que todo parecía alineado para frustrarle una nueva medalla olímpica.

“He pasado cuatro años muy duros, la verdad, sólo mis familiares y amigos han sabido lo que he sufrido el día a día. Nunca se sabe si volverás a unos Juegos Olímpicos. He cogido las fuerzas y las ganas para decir: es un combate, son seis minutos, olvida la rodilla, si se rompe ya se operará otra vez”. Joel González.

González dijo que esta medalla no le sabe “mejor ni peor que Londres” porque se trata de una competencia y una circunstancia totalmente diferentes. En 2013 empezó a tener problemas en la rodilla, estuvo más de un año sin competir y en diciembre pasado recayó y tuvo que ser operado. Aun a riesgo de lastimarse otra vez, decidió que tenía que dejarlo todo en el tatami.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados