Se habla de:

Fútbol Europeo

article title

La broma fatídica de Re Cecconi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una lesión, el aburrimiento y el karma provocaron la muerte de Luciano Re Cecconi, centrocampista italiano conocido como l’Angelo Biondo (el ángel rubio). Su desenlace final ejemplifica perfectamente lo que era Roma a finales de los 70: una ciudad marcada por la violencia. Sin ir más lejos, todos los jugadores de la Lazio estaban armados.

Todo se remonta a la fría tarde del 18 de enero de 1977. Ese día, Re Cecconi, que estaba junto a su compañero de equipo, Pietro Ghedin, y un amigo de ambos, el perfumista Roman Fraticcioli, visitó la joyería de Bruno Tabocchini. El futbolista italiano estaba recuperándose de su lesión en la rodilla izquierda que había sufrido en la tercera jornada del Scudetto frente al Bologna y el aburrimiento por no poder jugar y competir empezaba a apoderarse de él.

Al llegar al local, según la versión oficial, l’Angelo Biondo quiso gastarle una broma a  Tabocchini y gritó “Datemi tutto, questo è una rapina” (“Esto es un atraco, dámelo todo”). El joyero, sin embargo, estaba de espaldas y, cansado de que le intentarán atracar, se giró y le disparó en el pecho con su Walther 7,65. Media hora más tarde, Re Cecconi falleció a sus 28 años.

cecconi2

Re Cecconi, que debutó profesionalmente en 1967 con el Pro Patria Calcio, se había convertido con el paso de los años en uno de los centrocampistas más importantes de Italia y en uno de los futbolistas insignia de la Lazio. Convivía con sus compañeros en un vestuario que estaba totalmente dividido en dos bandos: dos grupos –  por un lado, estaba el de Giorgio Chinaglia, delantero armario conocido como Long John, mientras que, por el otro, estaba el de Gigi Martini, lateral izquierdo –, que se odiaban a muerte fuera del terreno de juego – de hecho, entrenaban por separado y no compartían nada en las concentraciones –, pero que sobre el césped no permitían de ninguna de las maneras que ningún rival osase tocar a absolutamente nadie del equipo, ya fueran de un bando o de otro. El periodista italiano, Guy Chiappaverti, explicó que “aquel era un grupo de locos, salvajes y sentimentales, simpatizantes fascistas, pistoleros y paracaidistas, jugadores de azar y bailarines de club nocturno, con dos vestuarios; quien entraba en la habitación errónea corría el riesgo de encontrarse con la amenaza de una botella rota bajo el cuello”. Pese a ello, así ganó la Lazio el Scudetto en la temporada 1973-74 y gran parte de la culpa la tuvo Tomaso Maestrelli con su liderazgo y su trabajo psicológico.

Con Italia, en cambio, Re Cecconi apenas tuvo éxito. Su enorme aportación a la Lazio campeona del Scudetto en 1973/74 le bastó para ir a la Copa del Mundo de Alemania. No obstante, no disputó ningún partido y tuvo que ser a posteriori, un 28 de septiembre de 1974, cuando debutara oficialmente con la azurra: su debut tuvo un sabor agridulce, puesto que Italia cayó en el amistoso disputado contra Yugoslavia por 1-0. En total, l’Angelo Biondo disputó dos encuentros con el combinado nacional.

Luciano Re Cecconi Bandera

Su muerte, como era de esperar, dejó una huella imborrable entre los aficionados de la Lazio y, sobre todo, en su familia, formada por su esposa y sus dos hijas, Cesarina Stefano y Francesca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados