Miscelánea

article title

La 'Borjamanía' se extiende por Florencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Históricamente, el éxito y los futbolistas españoles han recorrido caminos separados en Italia. Se cuentan con los dedos de una mano los jugadores que llegaron de España y triunfaron en el Calcio. La época dorada con los Suárez, Peiró y Del Sol, entre Inter, Roma, Juve y Toro en la década de los '60 son los únicos precedentes exitosos de una larga lista de fracasos deportivos y económicos y numerosos españoles que pasaron sin pena ni gloria por Italia.

En menos de año y medio como jugador de la Fiorentina, Borja Valero está camino de conseguir un impacto similar al de estos jugadores, casi medio siglo más tarde, tanto dentro como fuera del césped. Y es que la 'Borjamanía' se está extendiendo a pasos agigantados por la ciudad del Arno. Por sus características, Valero es el jugador que más se refleja en el nuevo estilo de juego que desde hace dos veranos impone la Fiorentina de la mano de Montella. La cabeza visible de una fórmula atractiva que está calando en los aficionados.

En los autobuses que van camino del estadio y en los alrededores del Artemio Franchi, lo más normal es ver a aficionados con la camiseta viola de Borja Valero con el dorsal 20 a la espalda. Giuseppe Rossi es el otro gran ídolo de la afición y habitual en las camisetas de los aficionados, gracias a sus goles, toda vez que Mario Gómez, el fichaje estrella del verano y que más ilusión hacía a la tifosería, continúa en el dique seco por lesión y no se le espera hasta el año que viene.

Pero la relación con Borja Valero es especial, destino habitual de los aplausos y signos de admiración cada vez que controla un balón o realiza un pase entre líneas. La abarrotada curva Fiesole, donde se apelotona el sector ultra de la Fiorentina, es un clamor cuando corea su nombre, en un fondo donde se puede ver alguna que otra bandera española y pancartas de apoyo al mediocampista madrileño. 


Borja Valero celebra un gol como capitán de la Fiorentina | Getty Images

El idilio con la afición y la creciente admiración de la grada por su figura la devuelve con creces Borja Valero sobre el césped. El rol del español es una de las claves del éxito de la Fiorentina de Montella. Todo el fútbol que crea sobre el campo pasa por las botas de un Valero que se multiplica para hacer funcionar el engranaje ofensivo del equipo. Colabora en el inicio de la jugada y llega al área, lanza en corto o en largo los contragolpes cuando es necesario o frena el tempo del juego si así se requiere, sus movimientos inteligentes permiten aumentar las opciones de su compañeros, generando espacios  y apoyos. El último encuentro contra el Bologna, probablemente el mejor y más completo de la temporada de la Fiorentina, es un ejemplo de la importancia capital de Borja en este equipo, culminado además con un gol -el sexto de su temporada- y una espectacular asistencia a Rossi.

La imagen con el brazalete de capitán en el partido contra el Verona, en el que dio otra exhibición, es el símbolo de la ascendencia de Borja Valero en el equipo. Habría sido difícil que Montella hubiera podido ejecutar su ideal de juego para la Fiorentina sin un jugador de sus características en la medular. Con esta base, más la sociedad que forma con Rossi, su excompañero en Villarreal, unido al rompedor Cuadrado y a la recuperación de Mario Gómez, el equipo buscará el objetivo de volver a la Champions League y avanzar en Europa League. Y por qué no, esperar la ansiada llamada para el próximo Mundial de Brasil, ya que, por sorprendente que parezca, Del Bosque todavía no ha contado con uno de los jugadores más determinantes de la Serie A. De momento, en Florencia es feliz. Y la ciudad con él.

[Sigue toda la actualidad de la Fiorentina en @ViolaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados