Celta

article title

La bestia celeste

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Fútbol Club Barcelona es uno de los mejores equipos de España, Europa y de los clubes más laureados en la última década. Su juego de posesión, su enorme capacidad ofensiva y las individualidades mágicas han sido temidas y sufridas en todo el continente.

Primero fue el Barça de Ronaldinho y Eto’o quien aterrorizó defensas y puso el punto de partida a un ciclo ganador cuyo límite aun no se vislumbra. Un joven entrenador de Sampedor de ideas revolucionarias y métodos ortodoxos, Pep Guardiola, elevó el juego azulgrana a la máxima potencia y conquistó todo lo conquistable exhibiendo un fútbol difícilmente repetible. Xavi, Iniesta, Messi, Villa, Henry… una galaxia de estrellas. Cuando todo parecía acabado, cuando el final se apresuraba y el tiki-taka parecía reservado a unos cuantos vídeos con los que llorar en momentos de debilidad, llegó Luis Enrique a lomos de la MSN para devolver la ilusión y mantener el terror instaurado en occidente.

Excepto en un lugar. Un bastión inexpugnable dispuesto a resistir a base de trabajo, entrega y buen fútbol, un fútbol de calidad excelsa, por instantes sometiendo al Barça sobre la lona. Vigo. Hogar de Luis Enrique antes de entrenar al club catalán, casualmente. Los caprichos del fútbol. Lucho dejó el banquillo de Balaidos por el del Camp Nou en el año 2014 y desde su llegada se ha enfrentado en 5 ocasiones con su ex equipo con un balance de 3 victorias celestes por solo 2 azulgranas. La bestia celeste del Barça de Luis Enrique.

Temporada 14-15

Su primer enfrentamiento tuvo lugar en noviembre de 2014 en el Camp Nou de donde el Celta se llevó la victoria de gracias a un solitario gol de Larrivey tras magistral asistencia de Nolito con un taconazo. En la segunda vuelta de esa temporada los esfuerzos blaugranas para llevarse los tres puntos de Balaidos fueron incesantes y un cabezazo de Mathieu lo hicieron posible pero no hubo otro equipo que jugase mejor contra el que sería campeón de liga que el club gallego.

LEER MÁS: Aprender a vivir sin Leo

Temporada 15-16

El primer choque también llegó pronto. En la jornada 5, septiembre de 2015, el Celta pasó por encima del Barça como un rodillo comandado por Nolito e Iago Aspas. El resultado final fue de 4-1. Ningún otro equipo goleó al Barcelona de forma tan bestial en el resto de curso. La vuelta en el Camp Nou fue mucho más complicada para el Celta. No solo por el campo, cuyo contexto te advierte de la dificultad, sino por el excelente momento de forma del equipo local que incluso se atrevió a marcar un penalti indirecto en la goleada por 6-1. Aquella batalla era imposible de ganar.

Temporada 16-17

Sumergidos en un aparente déjà vu, el Celta aplastaba al Barça por 3-0 al descanso y Balaidos disfrutaba con la goleada de su equipo y su eterno capitán Iago. Tras el intermedio, Gerard Piqué fue el artífice de atisbar una remontada culé que hubiera sido histórica pero que no pudo culminar. El resultado final ha sido 4-3 a favor de los locales. Como mínimo, el calendario nos tiene preparado otro apasionante Barça – Celta si la Copa del Rey no nos brinda encuentros extra.

Lo más probable es que el Barcelona se imponga por ser el equipo local pero empatar a tres victorias con uno de los mejores Barças de la historia es un hito alcanzable por muy pocos equipos. Y en la forma en que el Celta lo ha conseguido; sobrepasando futbolísticamente al Barcelona en muchos instantes, jugando al fútbol como los ángeles, desactivando a los astros culés y haciéndolo parecer pequeño con su propia medicina, el buen fútbol, ningún otro lo ha conseguido.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados