Champions League

article title

La bárbara victoria bávara

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hay partidos que al empezar, ya podemos imaginar que no tendrá mucha historia. Sin embargo, a medida que pasan los minutos y comienzan a caer goles del cielo, nos vamos dando cuenta que hablaríamos de otra historia. La historia de los récords. El Bayern de Pep propinó un serio correctivo a un equipo que en esta edición de Champions League, había sido capaz de ganar por 7-0. Precisamente, el equipo muniqués venció por la misma diferencia que los ucranianos ganaron al BATE Borisov.

 

Pero no fue algo casual. El Bayern ya había ganado esta temporada anotando 7 goles en Champions y en el último mes ha sido capaz de meterle 8 goles al HSV y 6 al Paderborn en competición local. Una auténtica apisonadora. La despiadada victoria en octavos de final es un golpe en la mesa del equipo dirigido por Pep Guardiola. La brutal goleada es la mayor victoria de la historia de la Champions en fase eliminatoria, únicamente igualada por el mismo Bayern en 2012 cuando también le metió 7 tantos al Basilea. Tras tal exhibición, el Bayern se convierte en el máximo favorito en la competición que más exalta al viejo continente.

La voracidad por el gol es uno de los síntomas de este Bayern. La gula por anotar no sólo es cosa del delantero. De los 7 goles anotados ante el Shakthar, 6 goleadores diferentes. El único que repitió fue Thomas Müller, autor del gol que abrió el marcador tras transformar un penalti en el minuto 4 de partido. Defensas, centrocampistas, extremos, delanteros y hasta hombres menos habituales, son asiduos al gol en este Bayern. Sin dudas, una de las virtudes del club bávaro. El gol puede llegar en cualquier momento, desde cualquier lugar.

El Bayern decidió hacer historia y Thomas Müller, también. El insaciable jugador nacido en Weilheim igualó con sus 2 tantos la mejor cifra goleadora de un alemán en Champions League. En Europa, el único teutón que le supera es el Torpedo Müller. Un apellido que bien podría significar ‘GOL’. Gerd Müller llegó a conseguir 34 tantos en Copa de Europa y con 25 años, el récord está al alcance de la mano de Thomas. O más bien, del pie. Pero hay una circunstancia, que si bien no significa un récord, si deja claro el dominio del Bayern München en cada partido. La posición de Manuel Neuer durante muchas fases del encuentro no fue otra que la del círculo central. Sí, el círculo central. El trozo de césped del área bávara quedó impecable tras el pitido final. Ni tan siquiera el portero la había pisado. El jugador número 11 de Pep Guardiola vivió gran parte del partido fuera del hábitat natural de cualquier guardameta.


Los de München tienen la Bundesliga a tiro y en DFB Pokal, su rival será el Bayer 04 Leverkusen en cuartos de final. Pero la bárbara victoria bávara muestra cuál es el objetivo de este Bayern en 2014/2015. Ganar la 6ª Copa de Europa es el principal objetivo de un equipo que no tiene techo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados