Tenis

article title

La adaptación de la arcilla a la hierba

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace apenas unos días estábamos viendo a Rafael Nadal levantando su octavo trofeo de Roland Garros cuando el calendario nos hace cambiar radicalmente de tercio. De la lenta arcilla de Paris pasamos a las rápidas pistas de Queen’s y Halle, antesala del tercer Gran Slam de la temporada, Wimbledon.

Tras varios meses de torneos en arcilla (Montecarlo, Conde de Godó, Madrid, Roma o el gran Roland Garros entre otros), los tenistas tiene que adaptar sus condiciones a una superficie totalmente diferente, cambios que en muchas ocasiones producen lesiones. Estos primeros días de los torneos de Halle y Queen’s hemos podido comprobar como muchos jugadores caían constantemente en su hierba. La frenada, la velocidad de la superficie y la aclimatación en general es diferente, y no todos la aguantan.

Rafa Nadal, David Ferrer o Novak Djokovic, finalistas y semifinalista de Roland Garros respectivamente, han decidido no comparecer en esta primera semana de torneos de hierba. El manacorí, habitual del torneo de Queen’s, pidió perdón de antemano por no ir a uno de ‘sus torneos’ del año. Tras un agotador ciclo en arcilla, el cambio a la hierba del torneo inglés podría ser demoledor para su recuperada rodilla. Tiempo, eso es lo que necesitan las grandes raquetas para llegar a punto a Wimbledon. Y es que solo dos semanas separan Roland Garros del Grand Slam que se celebra en Londres.

Los movimientos  en estas dos superficies son totalmente diferentes. La arcilla es una superficie lenta, en la que se producen largos peloteos y donde la bola tiene botes altos. En cambio, en hierba el juego es más rápido, la pelota no bota, sino que resbala, provocando que los jugadores tengan que jugar con sus rodillas más flexionadas, con el desgaste que ello conlleva. La dirección de la bola es más irregular y los peloteos no abundan, por lo que un buen saque y una buena volea son fundamentales en estas pistas.

Durante este mes de junio y el próximo de julio, no acostumbraremos a ver este estilo de juego. Un cambio drástico al que muchos jugadores les cuesta, pero a los que otros beneficia. A tener en cuenta en estas pistas nombres como los de el del habitual trío de campeones, Nadal, Federer y Djokovic, además de Murray, Tsonga, Kohlschreiber o Cilic, y veteranos del gremio como Hass o Hewitt.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados