Fútbol inglés

article title

Cuando Aleksandar encontró a Josep

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el fútbol hay múltiples casos de jugadores que, cuando se cruzan con un nuevo entrenador, su rendimiento, inexplicablemente, mejora de forma considerable. Uno de estos ejemplos es el del futbolista serbio, Aleksandar Kolarov. La llegada de Pep Guardiola, al banquillo del Manchester City, el pasado verano ha sido el causante.

En toda su trayectoria Kolarov ha jugado en varias posiciones, ocupando todo el carril izquierdo, aunque la función de lateral, por esa misma banda, es donde ha disputado más minutos. Es su demarcación natural y favorita. Su estancia en el Lazio, durante los años 2007 y 2010, le hizo empezar a despuntar con buenas actuaciones. Con el conjunto italiano, Kolarov disputó 104 partidos y marcó 11 goles durante las tres temporadas que estuvo en la escuadra romana. Sus buenas actuaciones no pasaron desapercibidas por los grandes equipos europeos. El Manchester City, que en el 2010 estaba en pleno salto cualitativo con el dinero de los jeques, se fijó en él  y pagó 22 millones de euros al Lazio para hacerse con sus servicios.

Kolarov, en los 6 años que lleva en el conjunto citizen ha tenido altos y bajos en su rendimiento. En sus primeras temporadas fue un hombre importante para Mancini en el lateral izquierdo. Cuando el entrenador italiano se fue del Manchester City en el año 2013 y lo sustituyó Manuel Pellegrini, Kolarov siguió contando dentro de los planes del chileno.

Las últimas temporadas, ya con Pellegrini como entrenador, Kolarov se repartió los minutos en el lateral izquierdo con el francés Gaël Clichy. Ninguno de los dos era el titular por encima del otro y jugaron a partes iguales. El año pasado el rendimiento de Kolarov fue correcto, pero se esperaba algo más de él.

Dan Mullan / Getty Images

La llegada de Guardiola el verano pasado al Manchester City hizo que se hicieran listas de jugadores que, probablemente, no contarían para el técnico de Santpedor. Kolarov, como gran parte del equipo, se incluyó dentro de los nominados. Pero Guardiola quiso quedárselo y Kolarov continuó.

 

Fue una gran decisión. Guardiola valora mucho que sus jugadores sean versátiles y puedan ocupar varias posiciones dentro del terreno de juego. Kolarov es de esos jugadores que gustan al técnico español, ya que había demostrado anteriormente durante su trayectoria, que se amolda a distintas funciones.

Guardiola ha probado, y con buenos resultados, a Kolarov en una posición en la que nunca había jugado, la de defensa central. Su perfil de marcador zurdo, una característica codiciada en el mercado, y su buen toque de balón para salir con la pelota jugada desde atrás son las cualidades que vio el ex técnico del Barça y del Bayern de Munich para colocar al futbolista serbio en el eje de la zaga. Además, la ausencia de Kompany al inicio de temporada por lesión, hacía que el Manchester City solo tuviera dos centrales natos como son Otamendi y Stones. Así que Kolarov podía descargarles de minutos de juego.

En el conjunto citizen, en este incio de curso, es un inamovible, ya sea desde el lateral izquierdo o como defensa central. Siempre ha mostrado un gran rendimiento en ambas posiciones. Incluso Guardiola llegó a probar a Kolarov, de mediocentro defensivo, en el partido de ida de la previa de Champions que disputó el Manchester City en el campo del Steaua de Bucarest. Por lo tanto el jugador de 30 años se ha convertido en un futbolista multiusos y importante en los esquemas del entrenador.

El salto cualitativo de Kolarov esta temporada es evidente. Su rendimiento se ha visto beneficiado con el estilo de juego que ha impuesto Guardiola. Parece como si el futbolista serbio haya estado esperando toda la vida que un técnico, como el español, se cruzara en su trayectoria deportiva.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados