Fútbol alemán

article title

En Kiel ya no se habla solo de balonmano

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando la Bundesliga aún no estaba ni proyectada, el Holstein Kiel fue uno de esos equipos que consiguió proclamarse campeón del país. Lo hizo en 1912, dos años después de haber caído en la final ante el mismo rival al que le ganó el título aquel año, el Karlsruher FV, ahora inmerso en la 11ª categoría del fútbol germano. Eso ya pasó hace más de un siglo. Ahora, el fútbol alemán está planteado de manera diferente. Muchos de los clubes que ganaron los campeonatos alemanes durante la primera década del siglo, o no existen, o militan en categorías muy bajas, exceptuando nuestros protagonistas y el Greuther Fürth. Sin embargo, en Kiel, una ciudad más conocida por el balonmano que por el fútbol, algo podría cambiar.

Las Cigüeñas, apodo con el que se conoce al club, están dispuestos a dar el gran salto esta temporada. Por primera vez en su historia, podrían convertirse en equipo de 1.Bundesliga y, por lo que parece, todo les viene de cara. Ya no les basta con encontrarse en Copa con equipos grandes. Quieren más. Son recién ascendidos y están dando la cara. Tanto, que al cumplirse el primer tercio de competición, mantienen el tipo cerca del líder, siendo además el equipo más goleador del torneo, marcando una media de más de dos goles por partido. Y sí, son recién ascendidos, pero a ilusión puede que no les gane nadie.

Marvin Ducksch, el goleador del equipo este año.

En Kiel tienen las cosas muy claras. Si en balonmano tienen el club más grande del país, en fútbol aún están muy lejos, pero para hacerse grande, lo primero es conseguir estar entre los grandes. Para ello, cuentan esta temporada con varios nombres destacados. El primero, un futbolista que no pertenece al equipo, que llegó en el mercado invernal de la pasada temporada y contribuyó al ascenso y a la buena situación actual que vive el club. No es otro que Marvin Ducksch, un chaval que salió de la cantera del BVB y no tuvo suerte en el primer equipo. Fichó por el St. Pauli y tampoco tuvo mucho protagonismo, lo que hizo que acabara retrocediendo otra categoría y comprometiéndose a modo de préstamo con el Holstein Kiel, equipo en el que, por así decirlo, ha vuelto a nacer y a demostrar su calidad. Tanto, que es el máximo goleador de la categoría.

Junto a Ducksch, otro que está dando muchas alegrías a la parte futbolera de Kiel este año es Dominick Drexler, un futbolista que lo más cerca que ha estado de la 1.Bundesliga ha sido entrando en dos convocatorias del Bayer 04 Leverkusen ante el Nürnberg y el Werder Bremen, quedándose en ambas sin disputar un solo minuto. Pero Ducksch y Drexler no son los únicos que se están viendo beneficiados por el buen año del Holstein Kiel. También cuentan con Aaron Seydel, una de las perlas del fútbol alemán, que pertenece al Mainz 05 y que ha sido hombre importante en los últimos partidos de la Sub21 germana. Ahí están ellos, desde la humildad. Sabiendo que el buen trabajo se hace yendo paso a paso, subiendo escalón a escalón, sin saltarse ninguno. Como se dice muy habitualmente, despacito y con buena letra.

Markus Anfang, el obrador del milagro del Holstein Kiel.

De momento, nadie les quita el mérito. Al contrario. Todo son elogios para los de Markus Anfang, un entrenador que aterrizó en la cantera del Leverkusen, club al que también perteneció como jugador en su día, pero que, como Drexler, no tuvo espacio en el primer equipo. Tras estar unos años en los banquillos de las categorías inferiores del Leverkusen, le llegó su oportunidad. En agosto de 2016 firmó por el conjunto de Kiel y ahí están los resultados. El equipo va en ascenso y todo han sido éxitos desde que Anfang cogió las riendas. El tiempo dirá si finalmente consiguen el gran objetivo o no. Lo que está claro es que lo que quieren es que, deportivamente, en Kiel se hable de algo más que el balonmano.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados