África

article title

Kevin-Prince Boateng no esconde su pasado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En una entrevista realizada por Jesús Izquierdo en MARCA, Kevin-Prince Boateng se muestra más sincero que nunca sin esconder su pasado y reconociendo los fallos que llegó a cometer cuando pertenecía a la élite del fútbol mundial. El futbolista de Ghana nacido en Berlín ha defendido la camiseta de Tottenham, BVB, Schalke 04 o Milan entre otros, antes de recalar de manera sorpresiva en Las Palmas.

Boateng dejó jugosas declaraciones que merecen la pena destacar, como su pensamiento sobre jugadores como Raúl o Valerón. “No era el más rápido, ni el más fuerte… pero era muy inteligente. Es como Inzaghi”, declaró el internacional ghanés sobre el 7 que al igual que él, también jugó en Gelsenkirchen. Sobre el gran mito de su actual equipo dijo: “Era un jugador que todo lo hacía fácil, como Zidane. Parece que para Valerón era tan fácil todo que se aburría”.

 

En el repaso a su carrera, el actual delantero de la UD Las Palmas comentó quién ha sido el futbolista al que le ha resultado más difícil enfrentarse, “Makelele fue increíble. No me dejaba tocar ni una pelota. Era un futbolista muy fuerte”. Su referente de pequeño, un Rivaldo con similitudes físicas, “Tenía las piernas arqueadas como él y me decían que me parecía”. Sin embargo, para Boateng, su mejor gol ha llegado esta temporada con la elástica canaria, “Es una jugada perfecta en la que participa todo el equipo y acaba con un taconazo y una volea”.

Kevin-Prince no escondió su pasado y así habló en MARCA sobre su infancia: “En un barrio muy pobre, fue difícil crecer allí. Mi madre no tenía mucho dinero y mi padre nunca estaba en casa. No tenía la posibilidad de jugar como otros niños. Para mí era normal porque no me comparaba con nadie. En mi barrio era normal vivir así“. La transición al convertirse en una estrella mundial no fue fácil para él: “De un día a otro tienes tanto dinero que puedes comprarlo todo. En dos años me gasté todo mi dinero en coches, relojes, botas, discotecas, restaurantes y amigos que en realidad no lo eran. Para un chico como yo, que ha crecido en un barrio pobre y sin dinero, era peligroso”. Pero al igual que sucedió para mal, hubo un momento que significó un punto de inflexión en la vida de Boateng, para bien: “Después del Mundial de 2010. Vi a jugadores de otro nivel y pensé que tenía que concentrarme sólo en el fútbol para llegar a ese nivel. Tenía la mente en otras cosas que no eran importantes. Ahí decidí cambiar mi mentalidad”.

Sobre su fichaje por la UD Las Palmas, Kevin-Prince habla claro: “En la vida no siempre importa el dinero. Para mí es importante estar aquí. Nunca había jugado en España y cuando me llamaron Luis Helguera y el presidente, no me lo pensé. Quiero levantarme cada día con sol. Fue una decisión por mi vida, no sólo por el fútbol. Aquí he encontrado la tranquilidad”. La ciudad y la isla es del gusto de Boateng y eso repercute en su rendimiento: “Me recuerda mucho a Cerdeña, donde paso las vacaciones. El tiempo, la gente y la tranquilidad me gustan. La filosofía de la gente de aquí es ‘si no se puede hoy, lo haremos mañana’. No hay estrés, y eso me gusta. Trabajo tranquilo porque no hay tantas cámaras y eso me permite centrarme en mi trabajo”.

La referencia del internacional con Ghana no eran demasiadas respecto a su actual club: “Lo que me contaba mi amigo Wakaso. También vi los partidos el año pasado contra el Real Madrid y el Barcelona. Me sorprendió que le ganó la posesión al Madrid en el Bernabeú. ‘¿De dónde ha salido este equipo?’, me decía. ‘Son todos bajitos, pero más rápidos con el balón que el resto’.”

Los referentes en la vida de Kevin-Prince fueron Mandela, Ali o Michael Jackson, quienes marcaron su futuro como persona: “Muhammad Ali es una persona muy importante. Y es más inteligente de lo que todos pensamos. Admiré a Michael Jackson como músico. Y a Nelson Mandela. Lo conocí en Sudáfrica tras el Mundial. Me llamaba el David Beckham de África. Mandela habló conmigo y me dijo que me quería casar con su hija. Le dije que tenía esposa y me contestó: “Yo tengo cinco, ¿qué problema hay?”. Es una persona increíble. Ha estado en la cárcel muchos años por nada. Es una persona muy calmada, con un aura que desprende paz y fuerza”.

Entrevista completa en MARCA

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados