NBA

article title

Kevin Durant y la opción de dejar de ser un segundón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Redención es una palabra que no quiere escuchar Kevin Durant. Y aunque en todo el mundo de la NBA se habla de la posibilidad de que finalmente logre espantar algunos de los fantasmas que aquejan a uno de los mejores jugadores en la actualidad, la estrella de los Golden State Warriors sólo piensa en disfrutar del momento y en seguir manteniendo lo que denomina su paz interior.

Pero cuando mañana empiecen las finales de la NBA ante los Cleveland Cavaliers, está claro que a Durant le tocará mirar de frente el pasado, el pretérito que trata de alejar y que en algún momento le hirió el alma.

Al otro lado del campo lo espera LeBron James, un viejo conocido que, sin quererlo, ha torturado a Durant a lo largo de su carrera. Fue LeBron el que le impidió ganar su primer título en la liga, cuando en 2012 Miami Heat se impuso al Oklahoma City Thunder. “Fue muy doloroso para él. Estaba muy lastimado”, recordó Wanda Durant, la madre del jugador.

LeBron también le agujereó el corazón en los títulos individuales, ya que las tres veces que ha quedado Durant segundo en el premio al MVP, el ganador fue la hoy figura de los Cavaliers.

He sido segundo toda mi vida“, dijo Durant en 2013 a “Sports Illustrated”. “Fui el segundo mejor jugador de la escuela. Fui tomado segundo en el draft. He sido segundo al premio del Jugador Más Valioso tres veces. Quedé segundo en las finales. Estoy cansado de ser segundo. No me voy a conformar con eso”.

Quizás por ello tomó la controvertida decisión de abandonar a los Thunder y fichar con los Warriors, buscando lo mismo que se le había esquivado a LeBron cuando decidió partir de Cleveland para firmar con el Heat en 2010, la corona de campeón.

Y ahora tiene la oportunidad de matar dos pájaros de un mismo tiro, ganar el ansiado título y devolverle un poco de su medicina a LeBron. Hay muchas posibilidades para ello, según consideran los analistas, que ubican a los Warriors como claros favoritos para imponerse en la instancia decisiva. Precisamente Durant es una de las razones que ilusionan a Golden State.

LEER MÁS: Tenemos que hablar, Kevin

En la final pasada, por ejemplo, los Cavs lograron aislar a Stephen Curry, pero esta fórmula no tiene sentido para la edición de 2017 debido a la presencia de Durant. Porque si logran enmarañar a Curry ahí estará Durant, y viceversa.

De hecho, a lo largo de la postemporada, en la que los Warriors exhiben un balance de 12-0, Durant ha promediado 25.2 puntos. Además ha logrado 56 por ciento en disparos de campo y 42 por ciento desde la larga distancia, con 7,8 rebotes y 3,7 asistencias.

“Es uno de los tipos más peligrosos que hay, uno de los mejores del mundo”, reconoció LeBron. “Y se vuelve aún más peligroso cuando lo unes a todo ese talento y toda la habilidad que tienen los Warriors”.

Aún no está claro si Tyron Lue, entrenador de los Cavs, utilizará a LeBron para marcar a Durant, pero lo cierto es que cuando ambos se enfrentaron en la temporada regular fue un duelo mano a mano.

Pero ahora serán cuatro duelos como mínimo. Durant tiene un aliado en Curry. Ambos, unidos, son una pesadilla para cualquiera, incluso para el mejor jugador del planeta. No hay duda, su decisión de abandonar Oklahoma City parece estar rindiendo frutos.

Gane o pierda sé que tomé la decisión correcta al haberme venido a los Warriors. Siento que este es el lugar donde debo estar“, le dijo Durant a ESPN. Pero un anillo, está claro, le dará la razón y, aunque no lo diga, también la tranquilidad de certificar que nunca más será un segundón.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados