Se habla de:

Champions League

article title

Juventus, las finales en la Copa de Europa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La historia de la Juventus con la Copa de Europa es un relato de amor y desamor. Siempre competitiva, en los últimos 42 años ha alcanzado ocho veces la gran final del mayor torneo continental. Sin embargo, solo dos trofeos figuran en el palmarés del que, por número de ligas, es el mejor equipo de Italia, y es además el único equipo que ha vencido todos los torneos de clubes organizados por la UEFA (Copa de Europa, Copa UEFA, Recopa, Supercopa de Europa y Copa Intertoto, amén de la Intercontinental).

Ante la próxima resolución, contra el Fútbol Club Barcelona, del octavo capítulo de su idilio con la Copa de Europa, he aquí un repaso de las siete finales que, con más amargura que fortuna, ha disputado la Juventus.

1973: Contra el fútbol total

La Juventus, que venía de conquistar dos títulos consecutivos de Serie A de la mano del preparador checo Vycpálek, se presentó en su primera final de Copa de Europa tras eliminar al Derby County de Clough en semifinales. El equipo, que aunaba la experiencia de Altafini y Haller y el germen del éxito posterior -juventino y azzurro- con Bettega y Causio, además del trabajo de Anastasi, Furino o Salvadore, nada pudo hacer ante el fútbol total. El Ajax de Cruyff y Rep, que realizó el único tanto del partido ante Zoff, dominó en la final para conquistar su tercer trofeo consecutivo en el Pequeño Maracaná de Belgrado.

1983: El favoritismo no vale

La Juventus era sin discusión uno de los mejores equipos de Europa. Tras vencer en 1977 su primer torneo continental -la UEFA contra el Athletic- el equipo creado por Trapattoni alcanzó la madurez durante estos años. Tras coser la segunda estrella al pecho, a los campeones del mundo Zoff -en su último año-, Gentile, Scirea, Cabrini, Tardelli y Rossi, más Bettega, que anunciaba mientras su marcha a Estados Unidos, se unieron dos extranjeros de nivel estratosférico: Boniek y Platini. Para acabar con el reciente dominio inglés se enfrentaba al Hamburgo en Atenas. Entrenado por Ernst Happel, que alcanzaba su tercera final (tras llegar con Feyenoord y Brujas), desarboló completamente el sistema italiano, y un golazo de Felix Magath negó la gloria, como una década antes, a la Juventus.

1985: La triste noche de Heysel

Nadie recuerda la primera Copa de Europa de la Juventus. Al volver la vista atrás, a ese fatídico 29 de mayo de 1985, en la memoria solo están los 39 aficionados que fallecieron en el vetusto estadio de Bruselas, acosados por la violencia de los hooligans del Liverpool. Nadie disfrutó del partido que se disputó a pesar de la lamentable tragedia y que vencieron los bianconeri tras un penalti cometido fuera del área sobre Boniek y anotado y celebrado por Michel Platini, que lo celebró, ignorante como todos sus compañeros, de la desgracia ocurrida unas horas antes. Una noche para olvidar.

 

1996: La segunda… y última hasta ahora

Una nueva generación. Marcello Lippi había recogido el testigo de la segunda etapa de Trapattoni y devolvió el Scudetto a la Juventus nueve años más tarde. En este interludio sin participar en Copa de Europa, el equipo había ganado un par de Copas UEFA y en el retorno al torneo máximo… no perdonó el celebrar, ahora sí, con todos los honores, su segunda ‘orejona’. Tras superar a Real Madrid y Nantes, el joven Ajax vigente campeón era el último rival. Con Ravanelli, Del Piero y Vialli en ataque, Paulo Sousa y Conte en la medular y Pesotto o Torricelli en defensa, la Juventus propuso un partido físico y agresivo, en las antípodas del juego neerlandés. El empate a un gol (Ravanelli y Litmanen) se resolvió en los penaltis: el imponente Peruzzi se redimió de su error anterior, desvío dos lanzamientos y el disparo final de Jugovic firmó el triunfo en Roma.

1997: Comienza la travesía en el desierto

La ojeriza de la Juventus con las finales europeas comenzó en Munich. El equipo se había remozado con las llegadas de Zidane, Boksic o Vieri o Amoruso y la potencia era igual o mayor que un año antes. Tras eliminar al propio Ajax en semifinales, los bianconeri eran favoritos, sobre el papel, ante el Borussia Dortmund. Nada más lejos de la realidad, y como en 1983, los alemanes resultaban imbatibles para la Juventus. El doblete de Karl-Heinz Riedle y la puntilla de Lars Ricken firmaron el castigo.

1998: El gol más discutido

Tercera final consecutiva, mismo bloque, mismo dominio en las rondas anteriores… y nueva derrota. Enfrente estaba el Real Madrid, que tras eliminar al vigente campeón en semifinales conseguiría en Amsterdam su primera victoria en 32 años en la Copa de Europa. De por medio, el polémico gol de Pedja Mijatovic. Partiendo de un probable fuera de juego (¿habilitado por Pessotto?), recoge un centro cruzado de Roberto Carlos que golpea desafortunadamente en Iuliano hacia atrás y anota tras evitar a Peruzzi y Montero. La Séptima volaba a Madrid…

2003: La final italiana

Y la séptima final de la Juventus fue la quinta perdida. Y la primera que enfrentaba a dos equipos italianos en la final de la Copa de Europa. El rival, el Milan, el equipo más exitoso de Italia a nivel europeo. Los Del Piero, Trezeguet, Camoranesi, Tacchinardi o Montero perdieron, tras un tedioso empate sin goles, en los mismos penaltis que le han dado sus dos títulos a la Juventus. Shevchenko anotó el tanto decisivo para los rossoneri ante el único superviviente de ese partido, a 12 años de distancia: en busca de venganza, en la misma Berlín que le coronó campeón del mundo junto a su, antes rival y luego compañero Andrea Pirlo, Gianluigi Buffon busca culminar su palmarés con el mejor broche: la Champions League.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados