Fútbol italiano

article title

Juventus 1-0 Monaco, ventaja mínima

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ya lo advertía Allegri en la víspera. No iba a ser un partido fácil para la Juve, porque si el Monaco está en cuartos de final de la Champions tras eliminar a equipos como Benfica, Zenit o Arsenal, no es por casualidad.

Así lo demostró anoche en el Juventus Stadium, donde sorprendió a más de uno con un juego muy concreto, sabiendo en todo momento lo que hacer, sin complejos ni miedos, con el que puso en más de un apuro a una Juventus que, durante buena parte del encuentro, no las tuvo todas consigo.

Allegri mandaba al campo el once esperado con la principal novedad de la vuelta de Pirlo a la titularidad tras más de 40 días parado por lesión. Sin embargo el Maestro no tuvo ayer su mejor noche. Se le veía lento, errático e incluso hasta fatigado en algunos tramos, algo entendible visto el largo periodo fuera de los terrenos de juego. De ello se aprovechó el Monaco con una presión constante en la salida de balón bianconera que propició varios errores que, gracias a Buffon, no fueron a más.

Y es que la Juve tuvo más el balón, algo habitual en los bianconeri, pero, salvo en ocasiones contadas, no consiguió penetrar y hacer daño a una línea defensiva monegasca siempre muy ordenada y concentrada que, liderada por un rejuvenecido Carvalho y el tunecino Abdennour, anticipaba cada acercamiento bianconero. Armas como la velocidad de Morata, la movilidad de Tévez, las llegadas desde atrás de Pereyra o las subidas por banda de Lichtsteiner quedaron anuladas por un Monaco al que hay dar los méritos que merece.

Sobre todo al comienzo, la maniobra bianconera era lenta, los movimientos previsibles, y el Monaco se sentía cómodo porque la Juve no le ponía en verdaderos apuros. Tévez lo intentaba a los 5 minutos con un disparo desde la frontal que no sorprendía a Subasic, pero ésta sería prácticamente la única ocasión de los bianconeri en la primera media hora de partido. Porque el Monaco se fue haciendo con el mando y, gracias a la presión que comentábamos, en el 9′ disfrutaba de la ocasión más clara tras una galopada por la izquierda de Martial, quien la dejaba para Ferreira-Carrasco que, libre en el punto de penalti, disparaba a bocajarro, pero un gran Buffon adivinaba la intención y salvaba a la Juve de lo que habría sido un durísimo golpe. Dos minutos más tarde, de nuevo Carrasco hacía trabajar a Buffon esta vez con un disparo desde la frontal que el portero azzurro desviaba a córner.

No fue casi hasta la media hora cuando la Juve empezó a despertar y a hacerse con el mando del partido. En el 26′ llegaba una de las más claras para los bianconeri cuando Marchisio la ponía al segundo palo para Tévez, que golpeaba de primeras pero centrado a manos de Subasic. En el 40′ era Pereyra quien desbordaba por banda derecha, entraba en el área y la ponía atrás, pero su centro no encontró rematador y finalmente Evra la mandaba a la grada. Pero, sin duda, la más clara fue la de Vidal en el 44′: Tévez asistía al chileno con un pase espléndido con el exterior dejándolo solo ante Subasic, pero Arturo quiso ajustar tanto la mira que terminó mandándola fuera.

La segunda parte comenzaba con un guión parecido a como lo terminó la primera. La Juve buscando el gol y el Monaco sin pasar grandes apuros, defendiéndose con orden y buscando contragolpear. Así fue la ocasión que en el 53′ volvía a acercar a los visitantes al gol: córner de la Juve que atrapa Subasic, quien saca rápido para Ferreira-Carrasco; éste, a toda velocidad, monta la contra, supera a dos jugadores de la Juve y toca para Bernardo Silva en la izquierda, quien entra en el área, dispara potente y ajustado al palo pero una mano de Buffon desvía el peligro a córner.

Y tan solo un minuto más tarde, en el 54′, llegaba la jugada de la polémica: Pirlo baja a recibir hasta campo de la Juve, levanta la cabeza y asiste a Morata en el área con un pase largo marca de la casa. Tras un forcejeo con Carvalho, Álvaro termina en el suelo y el árbitro señala penalti. Viendo las repeticiones, la falta es dudosa y, en caso de serlo, parece fuera del área. Por lo tanto error determinante del árbitro y de sus asistentes. No obstante el penalti ya había sido señalado y era Vidal quien se iba a encargar de transformarlo y poner el 1-0 con un disparo ajustadísimo a la escuadra, imposible para Subasic.

En este punto Jardim movió ficha y metió a Berbatov por Raggi, a lo que respondió Allegri quitando a Pirlo y metiendo a Barzagli, pasando así un 3-5-2 más conservador para no pasar apuros al final. El búlgaro disfrutó de una ocasión clara para igualar el partido, cuando remataba fuera por muy poco un córner visitante. Aun así, ésta fue la ocasión más destacable hasta el final por parte de los visitantes, tocados tras el gol de Vidal. Por su parte, la Juve pudo ampliar distancias con un disparo de Morata que terminó en el lateral de la red.

Al final 1-0 para la Juve, que parte con una buena ventaja de cara al partido de vuelta del próximo miércoles en el Louis II. Aunque, visto lo visto anoche, habrá que luchar fino alla fine.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados