Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Juventud y polivalencia ofensiva en la Lazio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La polivalencia. Un concepto harto extendido en el mundo del fútbol del que la Lazio de Pioli hace un uso frecuente con un objetivo fundamental: atacar más y mejor. El conjunto capitalino ya hizo gala de un gran catálogo de permutas ofensivas durante el curso pasado y el mercado estival no ha hecho sino reforzar esa misma idea. Una movilidad, por momentos imprevisible e impredecible, que alcanza su mayor representatividad cuando la Lazio decide jugar sin un nueve o se ve obligada a ello, como es el caso actual ante las lesiones de corta duración de los dos delanteros centro del plantel: Klose y Djordjevic.

En apenas dos partidos oficiales de la actual temporada, ya habido tiempo suficiente para corroborar el afán renovado de Pioli por la movilidad de sus hombres de ataque, si cabe, más enfatizado que nunca. Especialmente visible fue en el estreno liguero ante el Bologna, en el que brilló sobremanera el recién llegado Ricardo Kishna, al que vimos actuar por todo el ancho del césped y hacer prácticamente de todo: desde ayudar al centro del campo a la construcción, pasando por regatear y centrar con criterio y precisión pegado a la cal, hasta tomar el carril central para combinar y/0 llegar desde atrás para pisar área. Movimientos variados y recursos pulidos que Pioli exige de todo su frente ofensivo.

De Biglia hacia delante –aunque el capataz argentino también es capaz de sumarse desde segunda línea- el equipo se basa en estos pilares para sustentar una idea de juego de mando y proposición, en el sentido vertical del término, que se evidencia ya desde los interiores, con el adalid de la polivalencia Senad Lulic -lateral, interior o extremo indistintamente- y el llegador Parolo como primeras opciones en este inicio de campaña. Todo el ataque de la Lazio da muestra fehaciente de lo que Stefano Pioli busca de los suyos: calidad técnica, circulación rápida, ida y vuelta, achique tras pérdida, frescura de movimientos y ritmo elevado. Y para ello se ha rodeado de una colección de dinámicas piezas de categoría que permiten hacer fluir la fase ofensiva a su gusto y hacer confluir todas ellas entre sí en un incesante maremágnum de opciones para llegar al arco rival: punto objetivo de todo el armazón biancoceleste al que puede llegarse de mil maneras posibles desde las decenas de posiciones intercambiables que en tres cuartos de cancha puede afrontar un mismo jugador.

 

Además, el conjunto romano ha conseguido que la juventud vertebre su método. A los consagrados Biglia, Lulic, Parolo, Candreva o Klose; la Lazio ha venido sumando un puñado de nombres de prospectiva pero de óptimo rendimiento inmediato con los que se ha asegurado mirar con seguridad al futuro, al mismo tiempo que lograr esbozar un proyecto de lindo presente. Todo un lujo y una muestra de buen hacer. Onazi (22 años), de Vrij (23), Keita Baldé (20), Felipe Anderson (23), Cataldi (21), llamado a sustituir a Biglia como manija ante la baja de un mes del argentino, el atacante y joya de la cantera Chris Oikonomidis (20) y los recién llegados Kishna (20) y Milinkovic-Savic (20) conforman una de las generaciones jóvenes mejor implantadas en una plantilla de Serie A y aseguran un futuro a medio plazo de gusto por el fútbol ofensivo a través de su descaro y hambre.

De esta forma, la idea base de Pioli se refuerza y gana enteros aun cuando no disponga de un finalizador de área al uso en la alineación. Si las lesiones respetan a los laziali esta temporada -algo que no ha empezado con buen pie-, de Vrij no tiene ni un rasguño en nueve meses, el técnico logra asentar a un compañero fijo a su lado en el centro de la zaga (Mauricio lo hizo bien ante el Bayer 04 en Roma antes de salir lesionado), y no pesa demasiado el esfuerzo de la Champions League, donde buscarán dar batalla a cualquiera si certifican su pase en Leverkusen tras el 1-0 de la ida, la Lazio puede demostrar que su tercer puesto del curso anterior en la Serie A no es una hazaña puntual sino un recorrido ascendente y ambicioso. Como su proyecto y su propuesta de fútbol.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados