Fútbol inglés

article title

Juventud, sacrificio y colectivo: las claves del Tottenham

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un proyecto ganador requiere paciencia y, por tanto, tiempo. Los Spurs lo saben y, por ello, no perdieron la cabeza tras las ventas de Modric y Bale: apostaron por una política coherente de recaptación de talento que tan buenos resultados les está brindando. Pese al talento individual, el Tottenham es ese equipo en el que prevalece el conjunto.

Pocos equipos pueden decir con autoridad que son capaces tanto de dominar un partido como de ceder el balón y contragolpear según las necesidades. El Tottenham es uno de ellos: la presión y la pelota juegan un papel clave. Liderado por Pochettino desde el banquillo y Dele Alli sobre el césped, los Spurs se han convertido en uno de los equipos más rocosos de la Premier: equipo generoso defensivamente y liberado en ataque. Wanyama se ocupa del trabajo sucio, mientras que Kane/Janssen se desmarcan constantemente con el fin de crear espacios para la llegada de jugadores de segunda línea.

Para soñar hay que creer y quién mejor que los jóvenes para ello. El Tottenham, consciente de ello, lleva años realizando una gran labor en este sentido. Pochettino, desde su llegada en 2014, ha ido perfilando una plantilla joven y talentosa capaz de competir contra cualquiera, y eso en una Liga tan disputada como la Premier es un gran baluarte. La temporada pasada le pasó factura la falta de experiencia en según qué partidos a la hora de cerrarlos y este factor acabo por condenarle.

No obstante, la evolución habla por sí sola y el partido ante el City de Guardiola no hace más que confirmarlo. El Tottenham pasó claramente por encima de su rival, al realizar una primera parte de 10 y tan solo sufrir a partir del minuto 70 cuando empezó a acusar el esfuerzo. La presión de jugadores como Wanyama o Son fue determinante.

¿Está, por ende, capacitado este Tottenham para ganar la Premier esta misma temporada? Rotundamente sí. Al fin y al cabo, es el único equipo invicto con 5 victorias y 2 empates. No en vano logró un pleno de triunfos en septiembre. Todo se traduce en una palabra: solidez. Si vamos más allá y buscamos la última derrota de los Spurs en Premier tenemos que irnos al 15 de mayo – el 8 de mayo si es como local. De hecho, la última vez que el Tottenham arrancó tan bien fue en la temporada 1960/61 bajo las órdenes de Bill Nicholson. ¿Cuál fue el desenlace entonces? Doblete: liga y copa. Más allá de ello, tan solo Bayern y Atlético (2 cada uno) han encajado menos que el Tottenham (3) y, de todos es sabido, que una buena defensa es el mejor ataque.

Plantilla amplia, joven, sacrificada y sólida. El Tottenham lleva años haciendo las cosas bien en los despachos y demostrándolo sobre el terreno de juego, por lo que merece que, como mínimo, se le tenga en cuenta. Gane o no el campeonato, lo que está claro es que nos harán gozar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados