Brasil

article title

Justicia ordena la recuperación de Maracaná

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una juez brasileña ordenó hoy al consorcio dirigido por la empresa Odebrecht reasumir la administración del famoso estadio de fútbol Maracaná en Río de Janeiro, en estado de abandono desde hace semanas. En caso de no cumplir con la orden judicial, el grupo Maracaná S.A. deberá pagar una multa equivalente a 62.000 dólares diarios, comunicó la Procuradoría General del estado de Río.

El consorcio liderado por Odebrecht se niega desde hace semanas a encargarse del mantenimiento del estadio debido a disputas con el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos Río 2016 por el estado en que fue devuelta la arena por estos últimos hace dos meses.

La negativa del consorcio es “incompatible con la finalidad del contrato de concesión”, determinó hoy la jueza Fernanda Lousada. La situación de abandono de la mítica arena carioca saltó a la luz hace unos días, entre otras cosas por el robo de bustos y televisores de las instalaciones.

LEER MÁS: El abandono de Maracaná

“El Maracaná está entregado a los gatos”, señaló el diario “O Globo” la semana pasada en un reportaje en el que hablaba de que gatos callejeros habían invadido la arena y en el que mostraba imágenes del césped seco por la falta de mantenimiento y de butacas arrancadas.

Entre otras cosas, el consorcio administrador reclama que la arena les fue entregada con puertas y barandas rotas tras los Juegos Olímpicos y Paralímpicos celebrados en agosto y septiembre del año pasado. Río 2016, por su parte, asegura que entregó el Maracaná el 4 de noviembre “en mejor estado” de aquel antes de los megaeventos deportivos.

En los últimos días, la Federación de Fútbol de Río de Janeiro puso incluso en duda la celebración del Campeonato Carioca en el Maracaná debido al deterioro de la que es considerada como una de las arenas de fútbol más famosas del mundo.

En su petición enviada a la Justicia para forzar la medida, la Procuradoría General de Río señalaba que no había “ninguna justificación jurídicamente plausible para que el consorcio deje de cumplir el contrato”. El grupo administrador está controlado en un 95 por ciento por Odebrecht y en el cinco por ciento restante por la empresa AEG.

Según el diario “Folha de Sao Paulo”, Odebrecht quiere deshacerse de su participación en el consorcio Maracaná S.A., por la que pide 60 millones de reales (18,6 millones de dólares).

La empresa constructora, una de las grandes compañías de Brasil, está sumida en un escándalo de corrupción por el presunto pago de sobornos a políticos en una decena de países latinoamericanos para obtener licitaciones públicas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados