Se habla de:

Málaga

article title

Juanmi y el don de la oportunidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Dicen los que le conocen, desde las categorías inferiores del Málaga, que Juanmi siempre sabe estar en el momento justo, en el sitio adecuado, para conseguir lo que mejor sabe hacer, anotar goles. Y en esta ocasión su don le ha valido para que Vicente del Bosque haya apostado por él para vestir la camiseta de la Selección española ante la baja de Diego Costa por lesión.Sus buenas actuaciones y los siete goles que lleva anotados en la Liga BBVA este año, han provocado que este niño prodigio de Coín, vaya a tener la oportunidad de demostrar sus virtudes en el combinado nacional.

Malagueño de nacimiento, Juanmi siempre se ha caracterizado por ser una persona humilde y por batir récords de precocidad en todas las categorías por las que ha pasado en el conjunto de La Rosaleda. Vive a 37 kilómetros de distancia de la Ciudad Deportiva del club y desde pequeño tuvo que recorrer ese camino para poder hacerse un nombre.

En la actualidad no ha cambiado de domicilio y sigue cerca de su familia, con los pies en el suelo, procurando ser consciente de que el gran año que está firmando no es producto de la casualidad, sino del trabajo y la constancia. En el año 2010 logró convertirse en el jugador más joven de Primera División en marcar dos goles en un mismo partido. Tenía 17 años y 115 días. A pesar de demostrar ser un jugador con un futuro prometedor, en el mercado invernal de 2013 tuvo que hacer las maletas para buscar minutos en el Racing de Santander.

Tras su breve paso por tierras cántabras, Juanmi volvió a la Costa del Sol decidido a quedarse. Su capacidad goleadora estaba fuera de toda duda. Participó en los dos títulos continentales de la Selección Sub19 conseguidos en 2011 y 2012 y su amistad con Isco fue clave para que el jugador, ahora madridista, acabase fichando por el Málaga. Vicente del Bosque ya le había elogiado en alguna ocasión y ahora le ha llegado el momento de hacerse mayor y derribar la puerta de la Selección.

Un oportunista del gol, un jugador de esos que nunca dan un balón por perdido y que puede correr sin pausa los noventa minutos esperando su momento. España recibe en su vestuario a un jugador enamorado del gol y al que algunos comparan con Raúl González Blanco por su hambre insaciable a la hora de ver el balón alojado, sea como sea, en las redes de la portería rival.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados