NBA

article title

John Stockton, la Universidad y las primeras cátedras

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

John Stockton es el jugador que más asistencias ha dado y más balones ha robado en la historia de la NBA. Siendo uno de los mejores bases de toda la historia del baloncesto, tiene el honor de ser el mejor creador si nos atenemos al término de “base puro”. Su longeva carrera le ha hecho alcanzar cotas imposibles para el resto de humanos. Encontró en Karl Malone una sociedad que llevó a los Jazz a luchar por el anillo, título que perdieron dos veces ante los Bulls de Jordan en 1997 y 1998. Pese a toda la gloria posterior, cuando Stockton fue seleccionado por los Jazz en el puesto número 16º del draft de 1984, los seguidores mormones aceptaron la elección con temor y a más de uno le debió parecer que se había desperdiciado la elección de primera ronda.

John Stockton nació en Spokane, en el Estado de Washington (en el norte de la costa Oeste, a unas 270 millas de Seattle y a algo menos de la mitad de esa distancia de la frontera con Canadá) el 26 de marzo de 1962. Tras asistir al Gonzaga Prep High School, en su ciudad natal, el hecho de que su abuelo y su padre hubieran pasado por la Universidad Gonzaga  le hicieron decidirse por la oferta de esta Universidad frente a las otras dos que tenía, una de Idaho y otra de Montana.

En su primer año con los Bulldogs, Stockton jugó más bien poco, algo más de 9 minutos por partido, participando en sólo en 25 de ellos, eso sí, con un promedio de 3.1 puntos y 1.4 asistencias, añadiendo un porcentaje de tiro de casi el 58% de acierto. Sin embargo, a partir de su segundo año la situación cambió, pasando a ocupar la posición de base titular del equipo y jugando hasta 39 minutos por partido, a lo que respondió con 11.2 puntos, 2.5 rebotes y 5 asistencias de media, acercándose a su porcentaje de acierto en la campaña anterior. Estos números se incrementarían en su tercer año hasta los 13.9 puntos, 3.2 rebotes y 6.8 asistencias, para cerrar su etapa en Gonzaga con 20.9 puntos, 2.4 rebotes, 7.2 asistencias y 3.9 robos por noche en la campaña 83/84, previa al draft de 1984.

Los números de Stockton en su año senior fueron los mejores de la temporada en su conferencia, la West Coast Athletic Conference (WCC) en puntos, asistencias y robos. Fue nombrado jugador del año en dicha conferencia e incluso, obtuvo una invitación a los primeros trials con vistas a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. En el training camp, donde por cierto coincidió con Karl Malone, superó el primer corte y estuvo en el segundo listado de 20 jugadores. Finalmente, sería cortado en mayo junto a Charles Barkley, Terry Porter y Maurice Martin.

Por tanto, Stockton completó una buena etapa universitaria, llegando a destacar en la WCC en su último año, pero ocurre que Gonzaga nunca fue un equipo puntero en la NCAA y sólo en las últimas dos décadas se ha convertido en un asiduo del March Madness. Así, en 1984, Gonzaga firmó la que era su mejor temporada en casi dos décadas con 17-11 de global, resultados que no les valieron para estar en el torneo final.

John Stockton | Utah Jazz (2003). Getty Images

John Stockton | Utah Jazz (2003). Getty Images

Su pobre físico (1,85 y 79 kilos) hizo que ninguna franquicia puntera se fijase en él  al acercarse el draft. De este modo, cuando el 19 de junio de 1984 comenzó la elección, Olajuwon fue elegido en el primer puesto por los Rockets, Sam Bowie (pufazo) por Portland y Michael Jordan por Chicago Bulls en el tercer escalón del pódium. Más tarde irían siendo elegidos tipos como Sam Perkins, Charles Barkley, Mel Turpin, Alvin Robertson, Otis Thorpe, Kevin Willis o Jay Humphries.

Cuando llegó el turno de los Jazz, que habían quedado segundos en el Oeste después de los Lakers y habían caído en semifinales de Conferencia ante los Suns, les tocó elegir en el decimosexto lugar y, fuera de todas las quinielas, eligieron a John Stockton. Elección que fue recibida con poca alegría en el Salt Palace, cancha de los Jazz y lugar donde se habían congregado los aficionados del equipo para seguir el draft. La historia ha colocado a la camada de aquel año como la mejor de todos los tiempos, sin embargo, la afición de los Jazz esperaba algo más que un chico blanco, delgado y poco conocido, llegado de una Universidad sin gloria. Como su equipo hasta que llegó él. Cosas de la vida.

En 1985 los Jazz eligieron a Karl Malone, y JS se fue haciendo hueco paulatinamente en la plantilla. Hasta la temporada 87/88 no se convertiría en el base titular del equipo, pero a partir de ese momento y hasta 2003, se convirtió en uno de los mejores bases puros que ha dado el baloncesto americano. Máximo asistente de la historia de la liga con 15.806, jugador que más balones ha robado con 3.265, tercer jugador que más partidos de liga ha disputado, con 1.504, segundo jugador que más asistencias por partido ha dado en la historia de la liga, solo superado por Magic Johnson, 10 veces All Star, MVP del All-Star del 93, integrante del famoso Dream Team del 92, solo le faltó lograr un anillo con los Jazz para completar un palmarés envidiable. Y sin embargo, aquel 19 de junio de 1984, el jarro de agua fría en Salt Lake City cuando salió su nombre fue tremendo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados