NBA

article title

Jimmy Butler, presente y futuro de los Bulls

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Jimmy Butler anotó hace dos noches 53 puntos en la victoria de los Chicago Bulls sobre los Philadelphia 76ers. Es el tope de puntos anotados por un jugador esta temporada (empatado con los 53 que anotó Curry contra los Pelicans), además de su récord de anotación como profesional, y otra muestra más de que su irrupción la pasada campaña no fue cuestión de un buen año. Butler está aquí para quedarse, y para intentar ganar el anillo con los Bulls. Hace un par de semanas batió el récord de la franquicia (en poder de Michael Jordan) al anotar 40 puntos en solo 2 cuartos contra los Toronto Raptors.

Butler no lo ha tenido fácil para llegar hasta donde está. Jimmy se crio en la localidad texana de Tomball, y como tantos otros talentos de la liga, su familia estaba bastante desestructurada. Su padre le abandonó desde que era un bebe, y su madre lo echó de su casa a los 13 años. “No me gustan tus pintas. Tienes que irte”. Esa fue la última frase que la madre del escolta le dedicó antes de expulsarlo para siempre de su vida. Butler se refugió en el baloncesto para huir de su situación, y en las casas de amigos de la infancia para poder pasar la noche bajo un techo. Todo cambió el día que conoció a Jordan Leslie, que también era un jugador de baloncesto de la zona. Leslie le retó a un concurso de triples y a raíz de ahí se hicieron grandes amigos. Butler pasaba cada vez más tiempo en casa de Leslie, y también creó una muy buena relación con los hermanos de éste.

La madre de Leslie, Michelle Lambert, aceptó acoger a Butler como uno más de su familia. La vida de Jimmy cambió radicalmente a partir de aquel momento. Se convirtió en la estrella de su equipo del instituto, pero al no jugar en uno de los grandes institutos del país, pasó desapercibido y tuvo que jugar su primer año universitario en una universidad menor. En el Tyler Junior College fue donde el nombre de Jimmy Butler empezó a sonar a algunos de los grandes ojeadores de la liga. Hizo una temporada espectacular, con varias actuaciones de más de 30 puntos. A su puerta llamaron varias de las mejores universidades del país, entre ellas Kentucky, Clemson, Mississippi State o Marquette (universidad de Dwayne Wade y Wesley Matthews entre otros), por la que se acabó decantando.

En Marquette no lo tuvo nada fácil en su primer año. Eclipsado por el mencionado Wesley Matthews, Butler apenas tuvo minutos en su primera temporada. Supo darle la vuelta a la situación, y en las 2 temporadas que siguieron se convirtió en un jugador muy importante en la rotación de Marquette. Su versatilidad y capacidad defensiva hicieron que todos los scouts de la NBA se fijaran en él. Fue seleccionado en la posición número 30 del draft, por el que ha sido su único equipo hasta ahora en la liga, los Chicago Bulls.

Butler tampoco contó con la confianza de su entrenador durante su año de “rookie”, en el que promedió tan solo 8 minutos por partido en 42 partidos disputados. Tenía por delante de él a nombres tan importantes como Richard Hamilton o Kyle Korver. Fue en la temporada 2012-2013 (la primera que Derrick Rose se perdió por lesión) cuando Jimmy Butler empezó a labrar su reputación de gran jugador. Sus Bulls, con todas sus estrellas lesionadas, consiguieron llevarse en 7 partidos la serie de primera ronda de playoffs que les enfrentó a los Brooklyn Nets. Butler jugó el séptimo y decisivo partido completo, como también haría en todos los de la siguiente ronda contra los Heat de LeBron James.

La progresión de Butler ha continuado en los últimos 2 años, y el año pasado fue galardonado con el premio a la mayor progresión. Butler fue el máximo anotador del equipo, ya con un recuperado Derrick Rose en la plantilla. Cuando Chicago fue eliminado por los Cleveland Cavaliers la pasada temporada, empezaron a surgir rumores de que la relación entre las 2 estrellas era mala. Los Bulls eran el equipo de Derrick Rose, y este no estaba dispuesto a compartir su papel protagonista con nadie.

Jimmy Butler con el trofeo al Most Improved Player de la temporada 2014-15

Jimmy Butler con el trofeo al Most Improved Player de la temporada 2014-15

Butler renovó este verano con la franquicia de Illinois, y no está tan claro que Rose vaya a hacer lo propio este verano. En pretemporada, el base hizo unas declaraciones en las que manifestó su deseo de firmar por el máximo dinero posible el próximo verano, ya que la seguridad financiera de su familia era lo prioritario para él. Cuando preguntaron a Butler sobre estas palabras, el escolta declaró: “Que hable de unicornios y arcoíris si quiere. Pero que nos ayude a ganar partidos este año”. Desde verano parecía claro quien estaba más centrado en ayudar a la franquicia, y por ahora los números lo confirman. Butler es el máximo anotador del equipo, promediando más de 23 puntos por partido, mientras que Rose no llega a los 15. Los problemas físicos siguen lastrando al base, que parece difícil que pueda volver a alcanzar el nivel que le llevó a ser MVP en el 2011.

Siempre quedará la sensación agridulce de lo que pudo ser Derrick Rose, uno de los jugadores más espectaculares de los últimos años. Esa fatídica lesión en los playoffs 2012 contra los 76ers nos ha privado de ver hasta donde habría podido llegar. Pero si Chicago quiere construir un equipo ganador a corto plazo, el líder debe ser Jimmy Butler. A base de trabajo se ha ganado un lugar entre las estrellas de la liga. Jimmy no ha dejado de progresar desde aquel día que su madre le echó de casa, y no va a detenerse ahora. En su mano está devolver a los Bulls a donde los llevó Michael Jordan.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados