Se habla de:

Tenis

article title

El día en que el odio venció al deporte

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ariane FERREIRA | En tiempos en los que se lucha por más tolerancia y respeto, el deporte surge como exponente principal de ejemplo de grande logros por méritos, no por superioridad de color, raza o religión. Sin embargo, ese mismo deporte puede llegar a sufrir las debilidades más humanas y mundanas.

Después de incontables episodios de racismo en diferentes deportes y en la misma semana en la que Serena Williams finalmente venció al racismo en su propio país y anunció su retorno a Indian Wells tras 14 años de ausencia, el tenis ha sido el escenario de un acto en que ha salido victorioso el antisemitismo.

Todo pasó en la primera ronda del ATP 250 de Montpellier, en Francia, el pasado miércoles. Allí el tunecino Malek Jaziri, 65º del ranking de la ATP, se retiró de un partido alegando sufrir una lesión en el codo cuando iba ganando en 6-3 ante al uzbeko Denis Istomin. Mientras tanto, en el curso de ese primer set Jaziri no había demostrado estar sufriendo dolores. Lo que ha despertado las sospechas que su decisión ha sido el hecho que el tunecino tenía conocimiento que de haber ganado a Istomin, se enfrentaría en la segunda ronda del torneo francés al israelí Dudi Sela.

Jaziri nació y vive en Túnez. Fue en el país africano donde se originó la “Primavera Árabe” y tiene una mayoría islámica además de un acérrimo e histórico posicionamiento contra Israel. Hay que remontarse a mediados de los años 80, cuando Túnez decide apoyar la causa palestina y se caracterizó por convertirse en el anfitrión de los combatientes de la Organización para la Liberación de Palestina.

Con esa atmósfera social, Jaziri tiene en su histórico profesional una retirada en el Challenger de Tashkent, en Uzbeskistán, en 2013 poco antes de enfrentar a otro tenista israelí, Amir Weintraub. Aquel abandono fue ordenado por la federación de tenis de su país, la TTF, que le envió un carta: “Tras una reunión esta tarde con el Ministerio de Juventud y Deportes, tenemos el inmenso lamento informarle de que se le ordena no jugar contra el jugador israelí’.

La expulsión de la Copa Davis

Conocido como un ‘buen tipo’ en el tour, Malek Jaziri abandonó indignado en la primera ocasión mientras su hermano y agente, Emir, hizo publica la carta de la federación tunecina. En ese momento, el ministro local confirmó la orientación pero argumentó que la decisión final era de la TTF.

Después de la denuncia de los Jaziri, el equipo tunecino fue vetado de la Copa Davis en 2014 por la Federación Internacional de Tenis, la ITF. “No hay lugar para los prejuicios de cualquier tipo en el deporte o en la sociedad. El Consejo de la ITF decidió enviar un fuerte mensaje a la Federación de Tenis de Túnez que este tipo de acción no será tolerado por ninguno de nuestros miembros”, se leía en el comunicado firmado por Francesco Ricci Bitti.

En Francia, se dice que lo mismo ha pasado ahora a Malek Jaziri, que a los 31 años vive el mejor momento de su carrera con el puesto 65 y tiene claras posibilidades de llegar a los JJOO de Rio de Janeiro. Sin embargo, para ello es necesario cumplir los requisitos, que incluyen buen ranking, estar entre los cuatro mejores de su país y haber jugado en la Copa Davis al menos tres veces durante el ciclo olímpico, una de las cuales entre 2015 y 2016.

Jaziri, que había abandonado en Francia bajo amenazas de no ser convocado para la Copa Davis 2015, también se retiró en dobles dónde jugaba con el español Marc López y enfrentaría a la pareja conformada por el israelí Jonathan Erlich y el checo Cermak Frantisek.

Otra nota triste del antisemitismo en el circuito de tenis es que en países árabes, los jugadores israelíes o de origen israelí, sin excepción, son molestados o increpados por parte del público. En la mayoría de los casos sus partidos son programados para jugar en canchas menores y en los horarios con poco público.

La Asociación de los tenistas profesionales, ATP, afirmó en un comunicado enviado a agencia Associated Press que investigará el caso: “Teniendo en cuenta un incidente previo que involucra federación nacional del jugador en 2013, estamos buscando ampliar la información sobre su retirada como una cuestión de prudencia”.

Es necesario que se investiguen este y otros casos, pues muchos son los ejemplos del uso del deporte para diferentes intereses sectarios y de parte, pero la descrita es una interferencia que sólo predica el odio y borra cualquier deportividad en algo tan hermoso como es el tenis.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados