Miscelánea

article title

Javi Martínez: Centrocampista, central y viceversa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hadrian DISTELMAIER – Con la llegada de Pep Guardiola al Bayern el pasado verano, se especuló en innumerables ocasiones de que ya no se volvería a ver al Javi Martínez made in Heynckes, un centrocampista que se encargaba del trabajo sucio, de destruir, de guardar más la posición, de marcajes individuales cuando el partido lo requería. La idea de juego del de Santpedor choca con la mayoría de estos conceptos, ya que es más amante de la posesión de balón, del control y de no ceder la iniciativa. ¿Qué ofrece entonces Javi? ¿Qué diferencias hay entre él y Luis Gustavo, de perfil parecido y que tuvo que marcharse? ¿Cómo encaja en el sistema de Pep? 

El perfil del “Káiser de Ayegui”
El ex jugador del Athletic de Bilbao destaca por su enorme entrega, sea el minuto que sea. Lo da todo hasta el final y eso en Alemania es muy valorado, ya sea entrenadores o aficionados, que no dudan en reconocer tal virtud. Esto se combina con su gran físico, que hace que sea un muro en el centro del campo y en el juego aéreo. Pese a su envergadura, no es nada torpe con el balón en los pies, aunque no se le puede pedir mover el balón con la rapidez que lo hace Phillip Lahm, ya que eso no está al alcance de todos.

¿Por qué él y no Luiz Gustavo?
Tenían la misma función en el antiguo Bayern pero ahora se les piden otras cosas. Destaco sobre todo la polivalencia y la capacidad de adaptarse a cualquier posición a corto plazo. Esa era unas de las carencias del brasileño. Mientras que Javi en liga contra el Borussia Dortmund jugó en hasta 3 posiciones distintas, según lo requería el guion del partido, Gustavo es incapaz de salir de la posición de pivote. Sufría horrores de central cuando Van Gaal no tenía más remedio que ponerlo por las bajas que había. Tampoco nos hacemos a la idea de ver al carioca de “delantero” como el navarro en el Signal Iduna Park. El ya ex Bayern podría haber disfrutado de minutos esta temporada por la increíble plaga de lesiones en el medio campo, pero no parece que se hubiera adaptado bien al nuevo sistema.

Nueva función en un nuevo sistema
Las numerosas lesiones no hicieron que tuviera una adaptación fácil. Se perdió casi toda la primera vuelta al completo y parte de la segunda. Guardiola, mientras, buscaba su mediocentro perfecto: el que defiende y puede construir y pensar rápido. Lahm le ofrece lo segundo pero no lo primero y Javi al revés. En la mayoría de partidos, el catalán prefirió al alemán, ya que la filosofía es defenderse con el balón, no sin él. Con menos peso en el equipo que el año pasado y menos minutos, una posible marcha no parecía una utopía y a eso se le sumó un posible interés del Real Madrid. No fue una situación cómoda desde luego

La reconversión
Pep empezó a ensayar con el de defensa en pretemporada aunque no le convenció demasiado. Los jugadores no dominaban el sistema y en los contragolpes Javi sufría muchísimo dado que no es un jugador con mucha velocidad (Véase Final de la Audi Cup en verano). También lo probó en la pretemporada invernal contra el Red Bull Salzburg. En esa ocasión jugó de defensa en un 3-4-3. El Bayern perdió 3-0. En un sistema así, Javi no encajaba, pero en los actuales 4-3-3 y 4-2-3-1 sí. Hizo un mes de febrero y marzo increíble, con actuaciones destacadas ante Arsenal y Schalke. Puede ser el central que tanto buscaba Guardiola. El irregular rendimiento de Boateng y Dante hace que cada vez más ocupe ese rol y él, por supuesto, está encantado. No es descartable que pueda llegar a Brasil con más opciones de ser defensa que de ser centrocampista.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados