Real Madrid

article title

James Rodríguez, ¿quedarse o partir?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Quiero empezar este artículo aclarando que soy colombiano y escribo este texto con el corazón en la mano y con el cariño que todos los que nacimos en este país tenemos hacia el diez blanco. James Rodríguez es uno de los mejores jugadores del mundo, su excepcional golpeo de balón con la pierna izquierda y su excelente lectura de juego lo respaldan. Sin embargo, para nadie es un secreto que esta muy lejos de su mejor nivel y atraviesa por el peor momento de su carrera.

Su primera temporada en el Real Madrid fue fantástica. Logrando 17 goles y 17 asistencias en 46 partidos jugados, mostrando un nivel superlativo, el mejor de su carrera y llegando a ilusionar a los hinchas merengues, quienes vieron en él a un nuevo ídolo. Sin embargo, su rendimiento fue bajando gradualmente y poco a poco fue perdiendo protagonismo, hasta que finalmente fue relegado a la banca, lugar de donde sólo sale para disputar encuentros de poca relevancia para el equipo.

No soy fanático del Real Madrid, pero no es necesario serlo para entender que es uno de los clubes más grandes del mundo y que por esta razón la exigencia es máxima. Para vestirse de blanco hay que ser el mejor y hay que rendir en casi todos los partidos, no hay espacio para las irregularidades. Por lo que es perfectamente entendible que no haya lugar en el once titular para él. Zinedine Zidane muchas veces ha expresado que para él James es una ficha importante y que es parte fundamental de su proceso, sin embargo de la teoría a la practica hay una diferencia abismal y en la mayoría de los casos a decidido depositar su confianza en jugadores como Asensio o Mariano.

Aunque estadísticamente no es una temporada mala para el colombiano (dos goles y ocho asistencias en 16 partidos jugados), hemos visto su peor versión. Un James ansioso e impreciso que toma malas decisiones en la mayoría de los casos y que se ha dejado afectar por la gran presión mediática. Esto sumado a la falta de minutos hace que la situación de James Rodríguez en el Real Madrid se haya convertido en una completa pesadilla. Sus últimas declaraciones no han sentado muy bien en el equipo, ya que deja la puerta abierta a un posible traspaso en busca de la regularidad y los minutos que tanto necesita para volver a ser el mismo. Lo cierto es que James debe tomar una decisión, quizá la más importante de su carrera: ¿quedarse o partir?

En lo personal me gustaría hacerle una petición a James, mi ídolo; aunque bien sé que nunca llegará a leer esto; le pido que abandone el Real Madrid. Que lo abandone no como quien huye de un reto, sino como quien entiende que no es el momento ni el lugar. Y que si bien decide no irse, le pido que haga lo que ha hecho siempre, darlo todo y jamás perder la esperanza, porque cuando más oscuro está es que pronto va a amanecer.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados