Se habla de:

Baloncesto

article title

Italia, destellos desde la anarquía

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La selección italiana de baloncesto dejó hace muchos años de ser la gran potencia que fue en los años 70 y 80 con los Meneghin, Marzorati, Recalcati, Riva, Bonamico, Villalta, etc. El último destello de la azzurra se produjo en los Juegos Olímpicos de 2004, en Atenas donde lograron la medalla de plata tras perder la final ante la Argentina de Ginóbili, Scola y Nocioni.

Final JJOO Atenas 2004 | Argentina – Italia

Esa última gran selección azzurra destacaba por ser un bloque unido y fuerte, compacto atrás y duro en la pintura con los Chiacig y Marconato de ‘panzers‘ y el talento individual ofensivo de Basile y Bulleri en la línea de 3, sumado al gran talento para hacer (casi) todo bien de Mancinelli, Soragna, Radulovic o Galanda.

Diez años después, Italia es una selección con el mejor talento individual, posiblemente, de toda Europa, y si no lo es, está cerca. Su problema radica en lo que a su generación predecesora le sobraba, carácter y unidad, en la actualidad es un grupo de jugadores que da la sensación de hacer la guerra por su cuenta en muchas fases de los partidos. El baloncesto de buscar posicionar mejor a los compañeros no es su estilo, y en ocasiones, por ser generoso, abusan de crearse sus propios espacios para lanzar tiros lejanos, y a menudo imposibles. Es un baloncesto que en el continente europeo no tiene cabida, y a pesar de contar con uno de los mejores técnicos del panorama europeo, Simone Pianigiani, el equipo no se adapta o no quiere adaptarse a un baloncesto donde prime el ataque organizado y que busque los espacios y las ventajas frente al rival, igual no le hace falta viendo el espectáculo ofrecido en la noche de ayer.

Llegaba Italia con dudas, con Gigi Datome fuera del torneo, con Belinelli entre algodones, con problemas tras la derrota ante Turquía (a la que España barrió el domingo). Una primera mitad igualada con un Pau Gasol extraordinario mantenía las ventajas de la selección española, Italia hacía la goma sin despegarse demasiado del marcador hasta que llegó el descanso.

Belinelli fuerza una penetración ante Sergio Llull

Belinelli fuerza una penetración ante Sergio Llull

El renqueante Belinelli se puso el disfraz de ‘SuperMarco’ tras la reanudación y arrastró a los azzurri hasta la victoria final en una exhibición de lanzamiento portentosa. El nuevo jugador de Sacramento Kings intentó 8 lanzamientos desde la línea de 3 puntos de los que anotó en 7 ocasiones. En el otro lado del aro, Pau Gasol intentaba igualar los esfuerzos anotadores, pero estaba solo, solo ante el peligro, solo ante Cusin, Bargnani, Gallinari y cualquier camiseta azul que apareciera dentro de la zona. Ni los Rudy, Chacho, Llull, Mirotic respondieron a las responsabilidades que sobre ellos recaían, el ‘Zipi, Zape’ de la pareja Pau – Navarro extrañó, hoy mas que nunca, al ‘7’ de la selección que una maldita lesión dejó en casa, lo extrañó Pau y lo extrañamos todos los demás.

Si creíamos que ‘SuperMarco’ iba a ser el único en entrar en escena estamos equivocados, la exhibición silenciosa fue obra de Danilo Gallinari, una obra de arte necesaria para él y su confianza, que se vio truncada a finales del 2013 cuando su rodilla hizo ‘crac‘ y se pasó año y medio fuera de las canchas. La exhibición ante España fue perfecta, dirigió juego, defendió las líneas de pase, ayudaba en el 2 vs 1 cuando Pau se cerraba bajo el poste italiano, y reboteó, asistió y anotó, de todas la formas posibles, esperando posición en la línea de 3, creándose los lanzamientos cuando el reloj de posesión agonizaba, en penetración y en el tiro libre, con gran efectividad.

A su lado, otros dos NBA, al menos uno, Andrea Bargnani, número 1 del draft del 2006 que ya ha visto como sus mejores años han pasado en la liga americana, firmó recientemente con Brooklyn para las dos próximas temporadas tras dos campañas decepcionantes con NY Knicks. El otro, Alessandro Gentile, hijo del mítico Nando Gentile, que ha sido seleccionado por Minnesotta, que draftea todo lo que huele a talento europeo. Ellos dos junto a Aradori completaron la anotación del cuadro italiano.

Puede ser que lo acontecido se haya producido en una tormenta perfecta, con una selección que cuando se ve abajo en el marcador pierde el norte, y Scariolo no encuentra la brújula, puede ser que hoy la varita del azar haya sonreído a los que vestían la camiseta azul, pueden ser tantas cosas que permite dudar a un servidor, si lo de hoy fue real o lo soñó, también puede ser que en la anarquía aparezcan destellos como los de ayer, y que esa anarquía se transforme en un sistema con el que Pianigiani saque y exprima lo mejor de los suyos. La solución la veremos estos días, cuando Italia se enfrente en el cara a cara en las eliminatorias por el cetro europeo.

Para tener constancia de la exhibición de Belinelli y de Gallinari aquí van sus números del #Italia – #España

Marco Belinelli.- 27 puntos [1/7 T2; 7/9 T3; 4/4 TL] + 4 rebotes + 7 asistencias; Valoración 29
Danilo Gallinari.- 29 puntos [5/7 T2; 2/5 T3; 13/14 TL] + 8 rebotes + 6 asistencias; Valoración 48

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados