Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Los cuatro solistas del Inter

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El juego del Inter de Mancini hasta ahora se ha caracterizado por no ser atractivo. Aun así se ha vuelto a aupar a lo alto de la clasificación. Su estilo parece basado en la superioridad de la suma de individualidades y no de un juego de equipo. Contra el Genoa, otro conjunto que fue a San Siro a cerrarse, las acciones de jugadores cómo Biabiany o Ljajic produjeron espacios para crear ocasiones de gol. Una elección que seguramente sea la más adecuada vista la plantilla nerazzurra.

Sin Icardi pero con Palacio y Jovetic. El preparador del Inter ordenó sus fichas en un 4-2-3-1 muy móvil tras caer en San Paolo contra el Napoli del gigante Higuaín. Nuevo sistema y nueva victoria por 1-0 (la octava de la temporada). En esta ocasión el partido se desbloqueo gracias a una jugada a balón parado, un centro-chut de Ljajic al que Perin no pudo llegar por quedarse debajo de su portería. Quitando el único tanto del encuentro, lo más destacado fue una nueva versión de ataque de la Beneamata.

A estas alturas de la temporada parece claro que el equipo de Mancini no tiene jugadores en medio del campo capaz de hacer ‘girar’ al equipo. El doble pivote MedelFelipe Melo es seguramente, junto la pareja MirandaMurillo, el gran adalid para que el actual líder de la Serie A sea el equipo menos goleado: 10 veces han mantenido la portería a cero y solo 9 dianas recibidas en 14 jornadas (0,64 goles recibidos por cada 90 minutos). Esto demuestra que son grandes destructores de juego pero que no tienen la capacidad de producir juego.

 

La gran evolución táctica de los nerazzurri en este partido fue jugar sin una punta fija en medio del área. Salir con un jugador como Palacio, acostumbrado a realizar diagonales y estar en continuo movimiento, beneficia a la velocidad de balón. Con este planteamiento se busca ganar en profundidad. Juego directo y balones a la espalda de una defensa de tres que además tiene que sufrir a dos hombres veloces en bandas: Biabiany y Ljajic. Por detrás, con espacio generado gracias a los movimientos del tridente ofensivo, Jovetic tiene tiempo para inventar.

Cuatro solistas en ataque que en su disciplina pueden brillar. Biabiany hace daño por su banda (7 dribbling exitosos, 4 centros y 2 ocasiones creadas), Ljajic con sus disparos (5 tiros), Palacio con su trabajo en la presión (5 recuperaciones de balón en salida) y Jovetic, con un rendimiento más bajo, con la creatividad (3 pases claves). En total el, Inter verticalizó 212 balones en el partido y robó 78 balones contra el Genoa, un récord en lo que va de temporada para el equipo.

 

Sin Icardi y con Palacio, quedó demostrado que a los nerazzurri les cuesta menos entrar en el área. Así lo destacan los números, ya que el argentino tocó 39 balones, de los cuales sólo perdió cinco. Cabe destacar el gran sacrificio mostrado, algo que se aprecia en las tres faltas recibidas. Tan claro lo vio el técnico local que ni siquiera dio minutos al capocannoniere del año pasado. Mauro ha pasado de ser la única solución de un equipo incapaz de ganar a tener una media de un tiro por cada 47 minutos en el líder. Sus cuatro goles pesan demasiado poco en uno de los máximos favoritos al Scudetto.

En general, la impresión es que este Inter mejora en el momento que no da un punto de referencia arriba. Ya sea organizado en 4-4-2 o 4-2-3-1 las estadísticas demuestran que son capaces de generar más peligro cuándo hay movilidad. El balón se mueve más rápido entre los pies de los ‘cuatro solistas’ y esto favorece las triangulaciones y los espacios. Este es el Inter que está diseñando Mancini, en el que cada pieza de ataque aporta su voz y en el que Icardi, por el momento, no acaba de encajar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados