FC Barcelona

article title

Iniesta siendo Iniesta

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No muchos futbolistas envejecen como el buen vino, pero Iniesta es una excepción. Tras atravesar un bache bajo las órdenes del Tata Martino, el interior azulgrana ha recuperado su mejor versión con Luis Enrique. Y eso que el Barça ha pasado de ser ‘el Barça de los centrocampistas’ al ‘Barça de los delanteros’.

Dice el periodista y escritor español Manuel Jabois que “cuando Iniesta da dos pasos, da dos pasos adelante el equipo y dos pasos atrás el rival”. En efecto, el manchego es quién controla el tempo, marca las diferencias cuando se le necesita: genera desequilibrios y superioridades en ataque, mientras que se sacrifica defensivamente si el partido así lo requiere.

Iniesta, pero, ya empieza a tener una edad, en términos estrictamente deportivos. A sus 32 años y teniendo en cuenta su historial médico, quizá sería interesante que su rol empezará a cambiar. A resumidas cuentas, jugar menos con tal de durar más. De esta forma, Luis Enrique podría dar entrada con mayor frecuencia o bien a jóvenes como Rafinha o Denis Suárez o bien a un jugador experimentado como lo es Arda, mientras que Iniesta se reservaría para los momentos cumbres. Al fin y al cabo, de 60 partidos de media que el Barça suele disputar por temporada importantes no habrá más de 10-15, por lo que el manchego con completar 30-35 partidos se ahorraría una carga que en un futuro puede devenir clave. Y, evidentemente, de toda esta situación la selección española se beneficiaría.

 

Contiene un palmarés único y difícilmente igualable, lo ha ganado todo, está entre los tres mejores del mundo en su posición (si es que no es el mejor), pero Iniesta, no por ello, deja nunca de lado el factor humano: es humilde y casi nunca se queja. Y ello le engrandece aun más y hace que sea incluso querido por aficiones rivales.

Los años pasan e Iniesta cada día está más cerca de su retirada. Todavía le queda un trecho, pero probablemente sea el más difícil. Aguantar físicamente bien cada vez es más complicado, por lo que para que Iniesta siga siendo Iniesta quizá lo mejor sea hacerle rotar y que esté siempre fresco. Al fin y al cabo, todos firmaríamos ver menos a Iniesta pero durante más tiempo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados