Se habla de:

CONCACAF

article title

Inicio de una Copa Oro descafeinada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La Copa Oro iniciará mañana en tierras estadounidenses con las principales selecciones de Concacaf mermadas en sus convocatorias y con jugadores entusiasmados por llenar el ojo de sus técnicos rumbo al Mundial de Rusia 2018.

A partir de este viernes y hasta el próximo miércoles 26 de julio, 11 equipos de la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe) buscarán hacerse con la Copa Oro y arrebatarle a México, campeón defensor, el título.

Será en el último turno de la primera jornada, el próximo domingo, cuando la selección alternativa de México, principal candidato a pesar de las circunstancias, debute ante El Salvador después de un cuarto lugar en Copa Confederaciones que tuvo un sabor agridulce.

El colombiano Juan Carlos Osorio, entrenador de México, tendrá una rápida revancha de la mano de 22 futbolistas de la liga local y uno de la MLS, Érick “Cubo” Torres, que sustituirá a Alan Pulido, fracturado del brazo derecho.

“El techo es el Mundial”, sostuvo Rodolfo Pizarro. “Venimos con ganas de ganar el campeonato”, completó el mediocampista mexicano, pero sabe que “son oportunidades importantes” para ser visto por el técnico con la esperanza de ser convocado para jugar en Rusia 2018.

Estados Unidos, otro de los candidatos que tampoco presentará a sus mayores estrellas, debutará ante Panamá el sábado. El conjunto de las barras y las estrellas no contará ni con Christian Pulisic, del Borussia Dortmund alemán, ni con sus habituales figuras que participan en eliminatorias, como Michael Bradley, Clint Dempsey o Jozy Altidore.

Es una oportunidad para dejarlo todo, voy a hacer el mayor esfuerzo posible porque es una oportunidad para toda la plantilla de buscar un puesto en el Mundial del próximo año”, señaló el defensor estadounidense Eric Lichaj, del Nottingham Forest.

A pesar de ello, y por el contexto de la zona, los pupilos de Bruce Arena son candidatos a pelear por el título. Pero enfrente estará una generación panameña que sueña con mantener su buena racha de resultados en la competición.

En las últimas tres ediciones de la Copa Oro, Panamá llegó siempre a semifinales, consiguiendo un subcampeonato y un tercer lugar, pero en esta ocasión sufrirá las bajas de jugadores de renombre, como Blas Pérez, Luis Tejada y Felipe Baloy, que prefirieron no participar.

Nos gustan los jugadores que llevamos, la Copa es importante porque nos permite estar más tiempo con ellos. Vamos a intentar llegar lo más lejos posible”, aseguró el seleccionador panameño, el colombiano Hernán Darío “Bolillo” Gómez.

La competición iniciará este viernes con un clásico centroamericano entre dos seleccionados con diferentes realidades. Honduras y Costa Rica medirán sus fuerzas en busca de levantar el máximo trofeo de la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe).

Encabezados por su capitán, Bryan Ruiz, Costa Rica luce como el equipo que tiene el plantel más completo de todos, aunque el portero tico del Real Madrid, Keylor Navas, no participará en la justa.

Los ticos, campeones en tres ocasiones, la última fue en 1989, buscarán acercarse a los cinco títulos de Estados Unidos con ocho futbolistas que militan en el fútbol europeo. “Vamos paso a paso, pero uno de los principales objetivos del equipo es ganar esta Copa. Le dije a Óscar (Ramírez, técnico de Costa Rica) que quería participar porque no es un secreto que estoy entrando en una etapa en que no sé cuánto (tiempo) más tendré”, declaró Ruiz a los medios. “Tenemos buenos jugadores y ganas de hacerlo bien, pero no quiere decir que nos sentimos favoritos”, agregó el mediapunta.

Por su parte, Honduras llega sin sus mejores hombres, algunos por decisión personal y otros por lesión, y con una racha negativa. Penúltimo en eliminatorias rumbo al Mundial 2018, los dirigidos por Jorge Luis Pinto intentarán dar un buena imagen a pesar de los contratiempos.

Pinto aseguró que se encuentra “optimista” con sus jugadores, que tienen “fe y ganas” de estar en el torneo. “Nuestra aspiración es buscar los primeros lugares del cuadrangular (grupo)”, expresó el entrenador colombiano.

Los seleccionados de Canadá (campeón en el 2000) y Guayana Francesa, un debutante del torneo, completan al Grupo A, llamado “Grupo de la muerte” junto a Honduras y Panamá.

El grupo B, considerado el más débil, tiene a Estados Unidos, Panamá, Martinica y Nicaragua, quien obtuvo su clasificación vía repesca.

El Grupo C lo completan Jamaica, que supo ser finalista en 2015 después de eliminar a los estadounidenses en su propia casa, y Curaçao, que ganó hace unas semanas su primer título en la historia, la Copa del Caribe.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados