Se habla de:

Fútbol ex-soviético

article title

Informe y notas sobre la Liga rusa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Finalizado el campeonato regular en la Liga Rusa, procede hablar de lo que ha sucedido a lo largo de los últimos 10 meses. Un destripamiento al puro estilo Jack “The Ripper”, por partes, y con sus respectivas puntuaciones.

 

Spartak: 9

El Spartak se alzó con el título liguero tras 16 años de sequía, dirigidos por un Massimo Carrera que puso el toque futbolístico y la regularidad que le había faltado a los rojiblancos en las últimas épocas. Siempre ayudado por un Fernando que se convirtió en su cerebro dentro del campo y un Quincy Promes que fue la gran estrella con el diez a la espalda. El holandés recogió el número al terminar la pasada campaña con el propósito de permanecer en el equipo y llevarlo a Europa, aunque será difícil verle por Moscow en la 2017/18 ya que le sobran novias, en especial en la liga inglesa, donde es seguido desde hace un par de temporadas. Como ya analizamos previamente en Sphera, hablando de las cinco claves de la consecución del campeonato, el Spartak fue el mejor.

 

CSKA: 7

El CSKA firmó una temporada dividida en dos- Una primera parte muy mala, quedando fuera de Europa a las primeras de cambio, viendo como una de sus estrellas, Roman Eremenko, era sancionado por dopaje, y Leonid Slutsky dimitía en diciembre tras perder la confianza del vestuario. Una segunda parte donde Goncharenko cogía los mandos del equipo, instalando el 5-3-2 que tan bien le funcionó en el Ufa, con la recuperación de Vasin, que junto al veterano Ignashevich y los hermanos Berezutski, recuperó la seguridad defensiva perdida anteriormente.

Tosic y Dzagoev (Getty)

Dzagoev dejó atrás las lesiones y su irregularidad para dar paso al jugador que todos queremos ver (no, era broma, se volvió a lesionar y probablemente se pierda la Copa Confederaciones), acompañado por un Golovin que crea luz en el futuro del fútbol ruso. El mediapunta no demostró estar a la altura en la pasada Eurocopa, pero esta campaña sumó experiencia y mejoró a nivel futbolístico, otro de los que podrían abandonar la liga en busca de un fútbol más competitivo. Antonio Conte podría encontrarle sitio en su esquema como futbolista suplente. La otra gran noticia la puso Fedor Chalov, delantero de 18 años y que se afianzó en la línea titular, al lado de un Vitinho que volvió en enero para quedarse. El brasileño mostró una notable mejoría con respecto a lo que habíamos visto antes de haber salido cedido al SC Internacional.

Zenit: 5

Mircea Lucescu se estrenó en el banquillo del Zenit, donde quizás no vuelva a sentarse. La tercera plaza no es suficiente para una exigente directiva que confeccionó una plantilla preparada para ganar el campeonato. No obstante, Lucescu no supo colocar correctamente las piezas de un puzzle demasiado grande para una liga con tan pocas jornadas. La plantilla era demasiado amplia, y trabajar con jugadores con tanta personalidad y potencial siempre es difícil. Los grandes perjudicados fueron los propios jugadores nacionales, que pese a la regla del 6+5 que obliga a tener a cinco jugadores nacionales sobre el tapete, solo Yusupov y Artem Dzyuba lograron cierta regularidad de minutos, el ariete volvió a pelear entre los máximos anotadores con 13 goles.

Lucescu se va y Mancini será el entrenador del Zenit (Getty)

Smolnikov y Anyukov se repartieron el lateral derecho, aunque el primero, que a sus 28 años debería haber firmado una buena temporada, tampoco estuvo a la altura de su nombre. Otros como Shatov, Ryazantsev, Zhirkov, Kerzhakov o Novoseltsev no llegaron a contar con toda la confianza del técnico. Sin noticias positivas una temporada más de Kokorin, este año teniendo bastantes minutos como extremo, pero siempre lejos de su mejor versión. El cancerbero Lodygin fue sin duda la gran mancha en el historial, hasta el punto de que en la segunda vuelta el titular fue el recién fichado Andrey Lunev. La nota positiva la puso un Giuliano que ha sido convocado con Brasil tras su excelente rendimiento. Robert Mak fue de más a menos, al contrario de Danny, que tras recuperarse por completo recuperó la titularidad.

FC Krasnodar: 7

Los toros de Krasnodar no estuvieron a la altura del in crescendo de las últimas temporadas. Por otra parte, llegaron aún más lejos en Europa League que el pasado año, donde quedaron eliminados en octavos ante un gran Celta de Vigo. La lesión de Smolov en este tramo de la temporada supuso un duro palo para un equipo que vive necesitado de sus goles (15 en liga y seis en la Europa League, además de uno en copa). A sus 27 años y tras dos temporadas como máximo anotador del campeonato ruso, podría abandonar -y debería- en busca de una liga de primer nivel. La irregularidad de los Laborde, Joaozinho, Wanderson, Bystrov, Pereyra  o Claesson no ayudaron a sobreponerse ante las bajas de Mamev, que se perdió gran parte del año por lesión, o Kabore, cuando el centrocampista de Burkina Faso faltó, el equipo también se vio muy mermado. La cuarta posición será suficiente, pese a haber sido lograda en la última jornada y sobre la bocina, pero con la continuidad en competiciones europeas, el proyecto seguirá creciendo. El nuevo estadio merece un equipo a la altura, veremos cómo se confecciona el equipo de los toros y si el bueno de Fedor Smolov continúa, en caso negativo, Ari ha sido el segundo máximo anotador del Krasnodar y el máximo goleador del Lokomotiv, donde estuvo cedido desde enero.

Terek Grozny: 8

En el quinto lugar y a solo un punto del Krasnodar, finalizó su buena temporada el Terek Grozny de Rashid Rakhimov. La reconstruida ciudad chechena, perteneciente al Distrito del Cáucaso Norte, sigue viviendo un regular crecimiento del fútbol local, de la mano del nuevo estadio, el Ajmat Arena, construido en 2011. Aunque el primer tramo de la temporada fue mejor que el segundo, los capitaneados por Rizvan Utsiev pueden estar orgullosos de lo logrado. La nota negativa se la damos a un Bekim Balaj que anotó ocho goles hasta diciembre, y solo uno con la reanudación del campeonato. Aunque en cifras podríamos catalogarla como buena, la campaña del ariete nos dejó con ganas de ver más de lo primero y menos de lo segundo. El Terek notó esto, y es que probablemente con el acierto del Balaj invernal, Grozny sería destino turístico para la Europa League 17/18. Otros puntos negativos que nos dejó este Terek fueron las escasas participaciones de Ozdoev e Ivanov, el primero llegó cedido tras no encontrar acomodo en el Rubin Kazan de Javi Gracia, el segundo, que la pasada campaña se ganó sus primeras convocatorias con la selección absoluta, no estuvo bien ni física ni futbolísticamente hablando. El cambio de esquema no favoreció al gran Oleg Ivanov. Mohammadi, de 23 años, fue uno de los jugadores que salió reforzado del cambio de esquema. A él le siguieron otros nombres más contrastados como Berisha, Grozav o Mitrishev. Anrey Semenov se volvió a consagrar como uno de los mejores defensas centrales de la liga, lo cual le ha valido para entrar en la lista previa para la Copa Confederaciones, y ganarse más de un pretendiente.

 

FK Rostov: 8

El Rostov de Danilantis, Kirichenko y Kurban Berdyev llegó más lejos que nadie en Europa, pero en su camino se cruzó el todopoderoso Manchester United, al cual le hicieron frente y llegaron a arrinconar en Old Trafford forzando una prórroga que decidiría Marcus Rashford. La nota negativa está en la liga, donde perdieron la plaza europea en la última jornada ante un Orenburg que se jugaba el descenso. La salida de Berdyev y su doble relevo, además de la baja de Ivan Novoseltsev, no supuso el bajón que se preveía a principios de temporada, y es que jugadores como Erokhin o Dmitry Poloz siguieron mejorando su rendimiento para tirar del carro. Christian Noboa fue de nuevo el box to box que se echa el equipo a la espalda y puede con el peso de todo el centro del campo, aunque la llegada tardía de Pavel Mogilevts y las molestias musculares de Vladimir Granat empeoraron el rendimiento de un plantel corto y veterano. No obstante, la temporada fue muy positiva, y se espera con ganas lo que venga de ahora en adelante, sobre todo con la construcción del nuevo estadio. Dmitry Poloz fue el mejor de la temporada, dando cinco asistencias y anotando siete goles. La nota negativa la puso Azmoun, que pese a sus también siete tantos y dos asistencias, no progresó como se esperaba. El iraní tiene es un diamante en bruto, aunque esta campaña se ha visto manchada por la denuncia del Rubin Kazan a la FIFA por su ficha, los de Kazan exigían que el futbolista les pertenecía y el Rostov, que fue el que se llevó la razón, defendía que Sardar era suyo a cambio de 2,3 millones de euros. Alexandr Bukharov vive desde hace unos meses una segunda juventud, anotando goles importantes como el del 1-1 ante el Manchester United. Medvedev tuvo el duro trabajo de sustituir a un Dzhanaev que cayó lesionado… y vaya si cumplió. EL joven guardameta de 22 años batió un récord de imbatibilidad de hacía 17 años. En el año 2000 Ruslan Nigmatullin estuvo 939 minutos sin anotar un gol, Medvedev logró aguantar 952.


Ufa: 9

Sin Goncharenko, pero con Semak. El Ufa perdió en diciembre a su cabecilla, el joven técnico bielorruso abandonó el club para firmar con el CSKA y sustituir a Slutsky. En ese momento, todos pensaron (y pensamos) que Ufa bajaría considerablemente su nivel, pero Sergey Semak, con un perfil similar al de VIktor, joven, apasionado por su trabajo y con ganas de triunfar, consiguió mantener la positiva línea del equipo de la República de Baskortostán. Poco negativo se puede decir de un equipo que año tras año se supera a sí mismo, teniendo el objetivo de salvarse en mente, y logrando ser uno de los equipos más rudos de la Russian Premier League. La falta de calidad la suplen con intensidad y trabajo, manteniendo el esquema con tres zagueros y dos carrileros que el propio Goncharenko impuso. Al sólido bloque que ya había hecho una muy buena campaña en la 15/16, se le sumaron fichajes que refrescaron, como Aleksandr Putsko que, aunque no tuvo muchos minutos, cumplió cuando jugó. El ex del Villareal, Bojan Jokic, se reafirmó tras haber pasado unos meses muy malos de lesión en lesión donde no disputó ni un minuto en el Villareal de agosto a febrero. Tras su llegada a Ufa, ha disputado 12 partidos, de 14 posibles. Sly volvió a ser uno de los jugadores referencias del equipo, apoyado por Vyacheslav Krotov, al que todavía le queda mucho camino por recorrer, y Kehinde Fatai, que anotó seis goles en 22 encuentros. El joven de 18 años, Ivan Oblyakov, fue la gran noticia en cuanto a los jóvenes, destapándose como un centrocampista con mucho futuro tras sus 22 partidos disputados.


Lokomotiv: 7

El Lokomotiv de Moscow finalizó la campaña en octava posición, un bagaje liguero muy pobre para las exigencias del equipo y la calidad de la plantilla. Yuri Semin consiguió salvar la temporada con el campeonato copero, donde llegaron a la final ante el Ural y lograron levantar el trofeo, clasificándose así a la UEFA Europa League. Ari fue el gran bote salvavidas en una plantilla que desde que perdió a Niasse en el mercado invernal de 2016, no tuvo un delantero realmente goleador. Igor Denisov y Dmitri Tarasov formaron a lo largo de la temporada un doble pivote que fue de lo poco regular en el conjunto de la locomotora, escoltando a una línea de tres donde solo Miranchuk y Manuel Fernandes consiguieron ofrecer algo distinto, aunque no fue suficiente para que Semin apostase por ellos día sí, día también. El caso de Aleksey Miranchuk es quizás el más curioso, el joven mediapunta de 21 años se erigió como el mejor jugador del equipo, siendo la gran referencia en la posición del 10, ganándose más de una novia, pero no la titularidad indiscutible. Sí, fue titular y clave con un gol en la final de la copa, pero a lo largo del año dio la sensación de que no terminaba de contar con la confianza total del técnico. La llegada de Ari le proporcionó un aliado que antes del mercado invernal no había tenido. La falta de pegada del Loko fue una de sus mayores bazas, y es que en el primer tramo en campeonato vimos a centrocampistas actuar como delanteros ante la falta de una referencia clara en la posición del nueve. Portnyagin, que había sido el fichaje en esa zona, solo disputó cinco partidos anotando un gol. El de Vladivostok estuvo lesionado durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero desde el regreso de la competición en marzo, no entró en ninguna convocatoria Skuletic, con diez encuentros a sus espaldas, anotó tres tantos.


Rubin Kazan: 4

La novena plaza la ocupó el Rubin Kazan de Javi Gracia. Realmente pueden dar las gracias por haber acabado entre los diez primeros, porque la temporada fue lamentable. La continuidad del técnico español está en el aire tras un fracaso estrepitoso en un año donde la cuarta plaza se cerró con 49 puntos, es decir, barata. En la 15/16 el Krasnodar finalizó cuarto con 56 puntos, siete más que esta temporada. Posición aparte, el juego de posesión de Gracia no se ha convertido en fútbol de victorias.

Javi Gracia en Kazán (Getty)

De los ocho equipos que tiene por encima, solo Ufa ha anotado menos goles (22 ante los 30 del Rubin). Goles a parte, la imagen dada por los de Kazan ha sido penosa, lamentable… casi incalificable. Se han paseado por los campos de la liga rusa siendo incapaces de superar la decena de victorias en 30 partidos del campeonato liguero. Lo único positivo de la estancia de Javi Gracia en Rusia es que Kanunnikov sigue en buena forma, actuando como “9”, de mediapunta o de extremo. Por lo demás… un equipo sin alma que necesita un profundo análisis y, sobretodo, dejar de tirar el dinero en jugadores extranjeros que antes de jugar en Kazan tuvieron que buscar dónde quedaba (República de Tartaristán).

Amkar Perm: 6

La décima plaza se la agenció un Amkar Perm que fue de más a menos, dejando la salvación lograda en el primer tramo de la temporada, y viviendo de rentas durante todo el 2017. No se les puede culpar, en el mercado invernal el Spartak les robó a Selikhov y Djikia, portero y zaguero titular hasta ese momento. Gadzhi Gadzhiev, que cogió al equipo en diciembre de 2014, finaliza contrato esta temporada, veremos si la directiva decide renovar a un entrenador que, hasta el momento, lo ha hecho muy bien, aunque a sus 71 años quizás le haya llegado el momento de retirarse. La defensa de tres se ha puesto de moda, aunque los de Perm quizás fueron los pioneros en esto, incluso por delante del Rostov de Berdyev, ya que el 5-3-2 ha permitido al Amkar volver a alejarse de la zona de descenso, y mostrar también la calidad de la zona de arriba, en especial Darko Badul, el austríaco anotó cinco goles y regaló cuatro asistencias.

FC Ural: 8

El Ural de Ekaterimburgo sigue creciendo poco a poco. Este año con el atractivo de tener en su plantilla a toda una leyenda del fútbol ruso como es Roman Pavlyuchenko. Los de Tarkhanov lograron el objetivo con 30 puntos, algo apresurados pero suficientes para que, pese a estar empatados con el Orenburg y el Anzhi, se quedasen por encima de los puestos de Play Off de descenso. Además, la competición copera les permitió firmar un año de ensueño, donde llegaron a la final de Sochi, aunque ahí cayeron 2-0 ante el Lokomotiv. La nota negativa se la llevan algunos de los jugadores más consagrados de la plantilla, Manucharyan regresó en invierno, pero no terminó de entrar en los planes del técnico. Pavlenko o Kulakov bajaron sus prestaciones, yendo de más a menos a lo largo de la temporada. Bicfalvi, que llegó en diciembre procedente del Tom Tomsk, consiguió hacerse un hueco en un centro del campo donde Emelyanov, ya sin Sapeta ni Ryazantsev, se consagró como la referencia en el juego. Christian Lungu sigue haciendo crecer su caché tras anotar tres goles y dar cinco asistencias. Por encima de él solo estuvieron Roman Pavlychenko y Vladimir Iljin (cuatro goles. No obstante, y pese al buen recuerdo dejado entre la afición, la directiva no renovará su contrato y tendrá que buscar de nuevo un equipo donde seguir haciendo crecer su figura.

FC Anzhi: 5

En Makhachkala siguen más pendientes de los problemas extradeportivos que de la liga, aunque con suerte para ellos ya se ha terminado, porque si llega a durar un par de jornadas más quizás estaríamos hablando del descenso del Anzhi, que se libró por los pelos. No obstante, y teniendo en cuenta los enormes problemas económicos que sufre este equipo, y donde todo sigue siendo una casa sin barrer, salvarse en una liga tan competida como ha sido la de esta tempo rada se puede tildar de suficiente. Los fichajes no fueron acertados nuevamente, aunque el mercado de invierno fue satisfactorio, de nuevo jugadores como Pavel Yakovlev o Prudnikov no supieron estar a la altura. Svyatoslav Georgievski sigue creciendo como futbolista, y si nadie se lo roba, podría ser una de las futuras piezas clave del equipo de Aleksandr Grygorian. Tiene futuro, veremos si consiguen sacar su máximo potencial futbolístico.

FC Orenburg: 4

Robert Evdokimov no fue capaz de hacer encajar las piezas en el Orenburg. El conjunto de Gazovik no estuvo a la altura a lo largo de la temporada, y la clasificación así lo demostró. Decimoterceros tras una campaña irregular, aunque es cierto que la plantilla carecía del talento necesario para evitar los puestos de descenso, la temporada debió haber terminado en alegrías. No obstante, el Orenburg se enfrentó por una plaza en primera al cuarto de la segunda división rusa, el SKA Khabarovsk, un rival muy inferior que le arrebató la plaza. El proyecto de Gazprom en la zona fronteriza con Kazajistán da un paso atrás tras haber logrado en 2016 un ascenso muy codiciado. Ahora, volver, se antoja clave para que el proyecto no desfallezca. Pocos jugadores han estado a la altura en la tierra de Alexander Schmorell, Georgiev fue el máximo anotador con seis goles, lo cual habla muy mal de los delanteros, pues ninguno de los que vistieron la camiseta azul alcanzaron los dos goles. Quizás la falta de gol haya sido uno de los grandes problemas. Pavel Nekhajchik fue una de las pocas noticias positivas, y es que el extremo izquierdo fichado en enero recuperó cierto nivel perdido en sus últimas etapas en Tom Tomsk o Bate Borisov. Mikhail Kerzhakov llegó para poner estabilidad en la portería, pero una lesión en abril provocó que se perdiese el tramo más importante de la temporada.

Arsenal Tula: 5

Distinta suerte sufrió un Arsenal Tula que, pese a tampoco haber firmado una buena temporada, consiguió lograr el objetivo al superar al Yenisey en la fase de descenso/ascenso. Andrey Kozlov logró un objetivo que en enero se antojaba complicado, y es que los problemas del Tom Tomsk permitieron al Arsenal reforzarse con algunos fichajes provenientes de Siberia, como el del interior derecho Kirill Kombarov, indiscutible en el carril derecho dentro del 3-5-2. Otro de los grandes aciertos de mercado fue el ariete argentino Federico Rasic, que llegó cedido en enero por Gimnasia y Esgrima, anotó seis goles en doce partidos. Quizás si Rasic hubiera estado toda la temporada no hubiera hecho falta sufrir hasta el final. Destacable el papel de Vladimir Gabulov, el veterano cancerbero ejerció de líder en el vestuario y sus buenas actuaciones le han permitido regresar a la selección rusa, por delante incluso de Artem Rebrov (campeón ruso). Que Cherchesov fuera el seleccionador también ayudó. Maksim Belyaev se favoreció del esquema de cinco defensas, y logró una considerable evolución que le ha añadido a nuevas agendas telefónicas. Equipos como el Krasnodar o el Rostov podrían tantearle. Ademá,s es ruso. Lo negativo fue la tremenda irregularidad y la poca destreza técnica de la plantilla, que requiere una revisión de cara a la siguiente temporada.

Krylia Sovetov: 4

Ya dentro del descenso directo encontramos a un decepcionante Krylia Sovetov. El conjunto de las “Alas de los soviets” firmó una temporada mediocre y conformista que acabó de la peor manera posible. Con un descenso directo. Por debajo de Arsenal y Orenburg acabó un equipo recién ascendido, que tendrá mucho trabajo por delante se quiere regresar a la élite. La temporada fue muy floja, Kornilenko, a sus 33 años, fue el máximo goleador con unos destacables ocho goles en 26 partidos. Cifras respetables para el delantero del segundo peor equipo -datos en mano- de la liga. Cierto es que lograron los mismos 28 puntos que el Arsenal Tula, pero la sensación es que en Samaras se desperdiciaron muchos futbolistas que podrían dar un nivel mucho mayor, además de haber tirado numerosos puntos con partidos flojos. La lesión de Ali Gadzhibekov desinfló mucho una zaga que hacía aguas. El ex del Anzhi llegó en enero a Krylia en un movimiento sorprendente, ya que Ali contaba con multitud de titularidades en Makhachkhala. Sin embargo, tras cuatro partidos de competición en la segunda fase del campeonato, cayó lesionado. El bajo nivel de futbolistas de calidad como Milan Rodic, Cristian Pasquato, Sergey Tkachev y la desaparición de Alexandr Hleb, fichaje mediático, pero no eficaz, fueron una losa para un equipo que bien es cierto que tenía potencial ofensivo, pero la defensa hacía aguas por todas partes. La baja de Yohan Mollo no fue sustituida, pese a la llegada del joven Zuev, una de las grandes perlas del fútbol ruso, que fue de más a menos.

Tom Tomsk: 5

El Tom Tomsk ocupó el farolillo rojo. Colista pero condecorado con honores. El club siberiano rozó la desaparición en enero, y perdió a prácticamente todo el plantel. Sancionado por impagos y sin poder inscribir, tuvieron que jugar con los canteranos, que dieron más de un susto y demostraron tener talento. No se puede pedir más aun equipo plagado de niños que se encontraron una situación donde solo seis futbolistas superaban los 25 años. Los seis que decidieron permanecer pese a todo. Los demás, por unas u otras, abandonaron el barco antes de tiempo. Chapó para los jóvenes del Tomsk, que no tienen nada que envidiar a “sus mayores”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados