Se habla de:

Real Madrid

article title

Informe Sphera: Real Madrid 2015-16

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Balance 2014/2015 – SUSPENSO: El Real Madrid se desinfló cuando todos en el club se las prometían felices. El equipo venía con la inercia ganadora tras la Décima, las aguas dejaron de estar revueltas después de años de tensión por no conseguir el objetivo y se respiraba optimismo en cada rincón blanco. La suficiencia en la victoria frente al Sevilla en la Supercopa de Europa y la fugaz adaptación de Kroos y James -que taparon la herida abierta por las marchas de Di María y Xabi Alonso- insufló más ganas aún en el club. Ni siquiera el hecho de que la Supercopa de España se escapase frente al Atlético de Madrid mermó la confianza del equipo blanco. Se consideró un accidente admisible.

Solo un insensato hubiera podido vaticinar el descalabro a final de temporada del Real Madrid. Alguien que siguiera con asiduidad los partidos del equipo de Ancelotti o que, simple y llanamente, estuviera ligeramente atento al eco popular, podría asegurar que aquel equipo estaba destinado a hacer algo grande. Todo funcionaba. El ensamblaje de los nuevos había sido inmejorable y se movían sobre el césped como si durante toda su vida hubiesen estado ensayando para aquella coreografía. Con esos mismos pasos bailaron ante el F.C Barcelona en el Santiago Bernabéu y mostraron sus credenciales como favoritos a ganar todos los títulos. La terminología triunfalista inundó los ánimos merengues. Se hablaba de ganar tres, cuatro, seis títulos como quien habla del campeonato regional de carreras de saco de su pueblo. La euforia también tiene sus recovecos oscuros.

Y el entusiasmo duró hasta que las circunstancias se volvieron en contra: Modric se lesionó, la BBC perdió fuelle, la gasolina del equipo empezaba a consumirse…y el Barça comenzó a carburar. Sobre el Bernabéu sobrevolaban la crítica, los claroscuros, y las dudas entorno al equipo. Con la humillante derrota frente al Atlético de Madrid en Copa del Rey se abrió la veda de los reproches. Algunos justificados, y otros no tanto. Casillas, Bale, Cristiano Ronaldo, Ancelotti. Casi todos desfilaron hacia el patíbulo. El aire limpio y fresco que meses atrás se respiraba se empezaba a cargar de cuestiones indeseables.

El resto es historia: la remontada en Liga del Barça y la catástrofe de la eliminación europea a manos de la Juventus, que resultó ser un caramelo envenenado. Ya no había tripletes ni sextetes. Ni buen juego ni buen ambiente. La gran muralla construida desde la consecución de la Décima terminó por ser de papel. De la forma más insospechada, al Real Madrid le tocó pasar otro año en blanco.

Spanish League 2014/15: Real Madrid vs Getafe

Perspectivas y objetivos

Sobre la misma columna vertebral del año pasado -con algún cambio de piezas obvio y necesario-, el Real Madrid centra su entusiasmo en la figura de Benítez. En el técnico pesa ahora la responsabilidad de corregir los defectos de forma que dejó -entre grandes acciones como entrenador y sobre todo como diplomático- el italiano Carlo Ancelotti. Cuestiones como la fiabilidad defensiva, la unión del equipo, el planteamiento táctico,el descanso de jugadores… Para eso se contrató a Rafa, para diseñar con escuadra y cartabón cada faceta del juego del equipo. También se espera que maneje con soltura algunas patatas calientes: la portería; los papeles de jugadores como Bale, Isco o Jesé; mantener activo a Cristiano; guiar con cautela las rotaciones del equipo, etc. Para imponer método a jugadores acostumbrados al libertinaje hace falta algo más que virtudes teóricas como entrenador. En esa gestión interna residirá el buen o mal funcionamiento del equipo.  

Tomar como punto de análisis los partidos de pretemporada siempre invita a la cautela. El deseo de pronosticar a menudo trae consigo conclusiones precipitadas. Sin embargo, hay algo seguro en la trayectoria de preparación del Real Madrid: la efectividad goleadora tiene que hacer contrapeso a la fiabilidad defensiva. El equipo blanco ha viajado entre claroscuros en la pretemporada por cierta falta de equilibrio. Apenas encaja goles, pero tampoco está fino de cara a portería. Da seguridad, pero le falta soltura en algunas fases del partido. Mucho tiene que ver el físico, sin duda, pero el Real Madrid debe combinar la fortaleza defensiva con la plasticidad ofensiva, con la verticalidad y la determinación en ataque que se presupone en una delantera con tanta chispa.

Los objetivos, sin embargo, no varían: ganar todo lo que esté en la mano. Desde esa perspectiva se vive en el Real Madrid. La filosofía del ‘partido a partido’ queda tan cerca geográficamente como lejos ideológicamente. Ir ganando en cada encuentro es más una cuestión formal, puro reglamento. Se presupone la superioridad en el 90% de los enfrentamientos, por lo que la credibilidad del equipo – y del entrenador- está en las grandes plazas. El Real Madrid tiene la obligación de despejar las dudas cuanto antes. El aficionado madridista experimenta un cierto escepticismo cuando piensa en que ha habido pocos fichajes (y ninguno de verdadera enjundia) y que se deberá tirar básicamente con lo que había. Toca demostrar que la base desde el año pasado  ya era buena y que solo precisa de algunos retoques.

Audi Cup 2015 - FC Bayern München v Rela Madrid

Altas

Danilo (Oporto) – 31M€

Casemiro (Oporto) – Vuelve tras cesión

Cherysev (Villarreal) – Vuelve tras cesión

Asensio (Mallorca) – 3,9 M€

Kiko Casilla (R.C.D. Espanyol) – 6M€

Lucas Vázquez (R.C.D. Espanyol)  – 1M€

Bajas

Casillas (Oporto) – Libre

Khedira (Juventus) – Libre

Chicharito (Manchester United) – Vuelve tras cesión

FUSSBALL - Rafa BENITEZ neuer Trainer bei Real Madrid

XI ideal

(4-2-3-1): Keylor; Danilo, Varane, Ramos, Marcelo; Kroos, Modric; James, Cristiano, Bale; Benzema.

Rafa Benítez

La tarea del entrenador madrileño no es sencilla. Tiene que demostrar que su metódico conocimiento del fútbol y su voluntad de armar un equipo muy físico dan sus frutos. En sus manos está que la idea de fútbol que tiene en su mente no solo gane partidos y consiga títulos, sino que además convenza al respetable público del Bernabéu. En el Real Madrid importa tanto o más la forma que el fondo. Ganar sin brillar es un peligroso equilibrio sobre el barranco.

A sus espaldas tiene luces y sombras. Aunque, por el momento, la buena imagen -en líneas generales- del Real Madrid en pretemporada está calmando la incertidumbre que generó al no ser capaz de meter al Nápoles en Champions.

Proyecta calma y seguridad, como si cada contratiempo lo tuviera apuntado de antemano a boli rojo en su inseparable bloc de notas. Incluso, ha sabido reaccionar en las fases en las que el Real Madrid anduvo torpe o descordinado. Tiene una misión complicada pero excitante y sabe que en el club blanco fallar está severamente penalizado.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados