Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Informe Sphera: Hamburger SV 2015-16

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Balance 2014/2015 – SUFICIENTE: Cuando un equipo como el HSV logra la permanencia, por segundo año consecutivo, en la Promoción, está claro que la temporada ha de ser calificada de todo menos positiva. Y si a eso le añadimos todos los condicionantes que concurren en el caso de un equipo como el hanseático (historia, tradición, inversión económica realizada…), resulta claro que el curso 2014/15 ha resultado horripilante para su fiel hinchada. Sin embargo, y habida cuenta de lo que hubiese significado un primer descenso en 128 años de historia y 52 ediciones de la Bundesliga, hemos optado por concederle al menos el aprobado al conjunto dirigido por Bruno Labbadia, toda vez que el equipo siempre pareció desahuciado, tanto en las últimas jornadas ligueras como en la decisiva eliminatoria ante el Karlsruher SC, pero nunca dejó de creer en sus opciones, y eso también es de alabar.

Tras una temporada ciertamente irregular, el HSV se fue complicando su existencia a medida que fueron transcurriendo las jornadas. El rendimiento de los jugadores que había llegado en verano (Ostrzolek, Holtby, Nico Müller, Green, Behrami…) distó mucho de ser el deseado, al tiempo que el banquillo tampoco ofreció demasiada estabilidad: Mirko Slomka inició la temporada ya con la soga al cuello; Joe Zinnbauer lo intentó pero la plantilla nunca creyó de verdad en un técnico inexperto como él; lo de Peter Knäbel simplemente resultó ser una “broma de mal gusto”; y por fin, con Bruno Labbadia llegó un técnico capacitado, meticuloso, con experiencia y con la capacidad necesaria para hacer creer en el milagro a un grupo de jugadores que estaba hundido.

Perspectivas y objetivos

Este verano la dirección técnica del HSV ha optado por llevar a cabo una renovación profunda de la plantilla, con la salida de varios de los “pesos pesados”, lo que ha permitido rejuvenecer el equipo y, de paso, abaratar el coste económico del mismo. Sin los Westermann, Rajkovic, Behrami, Jansen o van der Vaart, a los que se han unido otros como Beister o Tah, este último por deseo propio, el HSV ha optado por otro perfil de jugador más joven y con deseos de demostrar cosas en la Bundesliga, tal es el caso de Michael Gregoritsch o Albin Ekdal, o bien por jugadores a los que un cambio de aires podría suponerles un nuevo estímulo en sus carreras, como Gotoku Sakai o Sven Schipplock. El único que se sale de estas directrices es Emir Spahic, cuya calidad y experiencia deben ayudar a dotar de mayor solvencia a la zaga del equipo.

Con estos ingredientes, más algún otro que pudiera llegar antes del cierre del mercado estival, el HSV debe aspirar cuanto menos a ser un equipo más regular y cumplimentar una temporada lejos de los apuros de los tres últimos años. Ello incluye un mayor equilibrio entre los goles anotados y encajados, ofrecer un mejor fútbol a sus aficionados y una mejora del rendimiento de aquellos jugadores con calidad para aportar mucho más sobre el campo. En otras palabras: el objetivo inicial pasa por desarrollar una campaña que devuelva al equipo a la “normalidad”, y eso se traduce en finalizar en la zona intermedia de la tabla.

 

Altas

 

  • Lewis Holtby (Tottenham) – 6,5M€ *
  • Kerem Demirbay (Kaiserslautern) 0M€**
  • Gotoku Sakai (VfB Stuttgart) 0,7M€
  • Batuhan Altintas (Bursaspor) – 0,4M€
  • Emir Spahic (Bayer Leverkusen) – 0M€
  • Andreas Hirzel (FC Vaduz) – 0,1M€
  • Albin Edal (Cagliari) – 4,5M€
  • Michael Gregoritsch (VfL Bochum) – 2,7M€ + 0,3M€
  • Sven Schipplock (Hoffenheim) – 2,5M€
  • Aaron Hunt (Wolfsburg) – 3M €
  • *Estaba cedido con opción de compra
  • **Regresa tras su cesión

 

Bajas

 

  • Johnatan Tah (Bayer Leverkusen) – 8M€ + 2M€
  • Valon Behrami (FC Watford) – 3,5M€
  • Maxi Beister (Mainz 05) – 0M€
  • Rafa van der Vaart (Real Betis) – 0M€
  • Lasse Sobiech (St. Pauli) – 0M€
  • Slobodan Rajkovic (sin equipo) – 0M€
  • Heiko Westermann (Real Betis) – 0M€
  • Alex Brunst-Zöllner (Wolfsburg II) – 0M€
  • Marcell Jansen – retirado
  • Matti Steinmann (Chemnitzer FC) – Cesión
  • Julian Green (FC Bayern München) – Estaba cedido
  • Jacques Zoua (GFC Ajaccio) – 0M€

 

XI Ideal

Adler – Sakai (Diekmeier), Spahic, Djourou, Ostrzolek – Ekdal (Kacar), Díaz (Jung), Holtby (Demirbay) – Gregoritsch (Müller), Lasogga (Schipplock) e Ilicevic.

Bruno Labbadia

Junto al Chelo Díaz y su ya legendario gol al KSC, no cabe duda de que Labbadia es en buena medida el responsable de que el HSV afronte su 53ª temporada ininterrumpida en la Bundesliga. Llegó a un equipo roto y se atrevió a asumir un reto que ni siquiera Thomas Tuchel quiso afrontar. Ya se sabe que en esas situaciones extremas es dónde de verdad se ve al entrenador que vale. Ahora, y de cara al nuevo ejercicio liguero, ha tenido la opción de poder construir un equipo más afín con su estilo de juego, aunque siempre dentro de unos márgenes económicos limitados.

Con Labbadia es de esperar que el HSV vuelva a tener una identidad en el campo. De entrada, ha optado por implantar un 4-3-3 ofensivo y dinámico, basado en el toque rápido, el juego por las bandas y las llegada frecuentes a la portería rival. Lo más original quizás pueda ser la implantación de un “trivote” con un 6 defensivo y dos mediocentros con capacidad para presionar y distribuir al mismo tiempo. Además, en esta pretemporada el equipo se ha mostrado más solvente en la parcela defensiva, lo cual hace albergar la esperanza de que –por fin- podamos ver un HSV equilibrado en ambos lados del campo.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados