Granada

article title

Informe Sphera: Granada C.F. 2015-16

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Balance 2014/2015 – DECEPCIONANTE: Con una plantilla casi para soñar con puestos europeos, la realidad puso al Granada CF los pies en la tierra sobre cuáles deben ser sus objetivos. Cuatro entrenadores pasaron la pasada campaña por el banquillo rojiblanco. El mayor varapalo, sin duda, llegó de la mano de Joaquín Caparrós, el que figuraba como el mejor fichaje del club granadinista para el último curso y que fue despedido tras catorce jornadas consecutivas sin ganar. Tras el breve interino Joseba Aguado, Abel Resino tampoco consiguió levantar el vuelo del equipo, y sus quince partidos en su segunda etapa como entrenador nazarí se saldaron con sólo dos victorias y una andadura de principio a fin en puestos de descenso. Quien sí hizo los deberes fue José Ramón Sandoval. Cogió las riendas de un equipo agonizante con todos los síntomas apuntando a Segunda división y le dio lo que ninguno de los anteriores había conseguido: fe y diez puntos en cuatro jornadas. El último día -como acostumbra este equipo, por otro lado-, una especie de pacto de no agresión con el Atlético acabó en empate a cero en Los Cármenes y con una salvación inesperada.

Perspectivas y objetivos

Visto lo visto, no cabe pensar en otra cosa que no sea luchar por la permanencia. Sin experimentos, sin perder la cabeza y asumiendo que este equipo no puede aspirar a corto y medio plazo más que a darse codazos con otros clubes modestos por no descender. Siempre figura en las quinielas como favorito para perder la categoría y, con mucho de suerte y bastante de trabajo, ha conseguido ya plantarse en su quinta temporada consecutiva en Primera división. La afición nazarí pide un deseo cada principio de campaña: no sufrir hasta el último minuto. Pero ya se ha asumido que eso va implícito en el ADN rojiblanco.

La entidad ha devuelto a Sandoval el favor de la salvación en forma de confianza y le ha encomendado el proyecto de consolidar al equipo un año más en la élite. Para ello, cuenta con un bloque que se conoce, pero también ha perdido algunos emblemas. El portero Roberto y el lateral Nyom han dejado el Granada tras 5 y 6 años en el equipo, respectivamente. Tampoco estarán Manuel Iturra, la brújula del centro del campo en los últimos tiempos, ni Jeison Murillo, un central ‘galáctico’ para un equipo como éste. A cambio, el conjunto rojiblanco incorpora a un cancerbero de altura como Andrés Fernández, pone sus esperanzas en René Krhin para dar un salto de calidad en el centro del campo, suple la baja del internacional colombiano con un más que avalado central: David Lombán, y suma un nuevo delantero, Thievy, para cubrirse las espaldas con los habituales problemas de sequía goleadora. Para cerrar la plantilla, se ha hecho un esfuerzo por Rubén Pérez y para renovar la cesión de Robert Ibáñez, dos futbolistas que dieron un gran rendimiento al equipo la pasada temporada.

Presentacion-Ruben-Perez-y-Nico-Lopez-AlexCamara-4-958x538

Altas
Andrés Fernández (Porto) – Cesión
Irondu Musavu King (Caen) – Libre
Edgar Méndez (Almería) – Libre
Nabil Jaadi (Udinese) – Cesión
Salva Ruíz (Valencia) – Cesión
René Krhin (Inter) – 1,3M€
Nico López (Udinese) – Cesión
Miguel Lopes (Sporting Portugal) – Cesión
David Lombán (Elche) – Libre
Robert Ibañez (Valencia) – Cesión
Rubén Pérez (Atlético) – Libre
Thievy (Espanyol) – Cesión

Bajas
Jeison Murillo (Inter) – 8M€
Manuel Iturra (Udinese) – Libre
Juan Cala (Getafe) – Libre
Roberto Fernández (Lugo) – Libre
Lass Bangoura (Rayo) – Regresa tras cesión
Juan Carlos (Sporting Braga) – Regresa tras cesión
Adrián Colunga (Brighton) – Regresa tras cesión
Allan Nyom (Watford) – 4M€
Darwin Machís (Huesca) – Cesión
Alfredo Ortuño (Las Palmas) – 1M€
Mohammed Fatau (Almería) – Cesión
Borja Gómez (Oviedo) – Libre
Diego Buonanotte (AEK Atenas) – Libre

XI Ideal
(4-2-3-1): Andrés Fernández; Foulquier, Babin, Lombán, Salva Ruíz; Rubén Pérez, Fran Rico, Piti, Rochina, Robert Ibáñez; El Arabi.

José Ramón Sandoval
El técnico madrileño logró la pasada campaña lo que ningún otro entrenador había conseguido con el Granada desde que ascendió a Primera en 2011: encadenar tres victorias consecutivas. Convenció con juego y hasta goles y logró salvar a un equipo desahuciado. Sólo estuvo en el banquillo cuatro partidos, suficientes para alcanzar el objetivo, sumar diez puntos de doce posibles y ganarse la confianza del club para repetir este curso como entrenador nazarí. Su objetivo vuelve a ser el mismo que le encomendaron en el mes de mayo: la permanencia. Pero ahora cuenta con todo un curso por delante para transmitir su idea de fútbol, ensamblar un equipo competitivo y contagiar una mentalidad fuerte ante las adversidades que, a buen seguro, van a encontrarse a lo largo de la temporada.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados