Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Informe Sphera: AFC Bournemouth 2015-16

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Balance 2014/15PERFECTO: Con un equipo confeccionado para mantenerse sin dificultades en Championship, los ‘cherries’ trabajaron día a día, semana a semana, y en plan hormiguita, lograron un ascenso tan sorprendente como merecido a la Premier League, en una temporada que sirvió para refrendar, entre otras cosas, la calidad en la media de la dupla Surman-Arter, la clase y talento de Matt Ritchie por el extremo derecho, el hambre insaciable del delantero Calum Wilson, acompañado en sus labores por el experimentado Yann Kermorgant, o la solidez defensiva de un conjunto que todavía hoy mantiene el bloque que subió a Championship solo tres años atrás (con la misma línea de cuatro en defensa: Francis, Elphick, Cook y Daniels). Dirigidos por el ídolo local Eddie Howe desde el banquillo, y por el cuanto menos controvertido Artur Boruc en portería, el club de la ciudad de Frankenstein se labró un ascenso más que trabajado y justo, en una temporada  en la que compitieron sin miedo a nada ni nadie, en la que supieron hacer frente al vértigo en los momentos clave, y que sirvió al mito del fútbol inglés modesto Ian Harte para retirarse por todo lo alto.

PERSPECTIVAS Y OBJETIVOS

Como no podía ser de otra manera, Howe ha seguido dando continuidad al bloque que subió a la Championship en su momento, y que ahora ha ascendido a Premier, con algunos ligeros retoques, en especial de jugadores ansiosos de una oportunidad para poder demostrar su valía y en los que se ha desembolsado una buena cantidad de dinero. Son los casos del atacante Joshua King, otrora valor en ciernes del Manchester United, la sempiterna promesa Christian Atsu, los laterales zurdos Tyrone Mings y Joe Bennett (que hará las veces de extremo), el meta Adam Federici, los delanteros Lee Tomlin y Glenn Murray, o los jovencísimos Filippo Costa y Tomás Andrade. A ellos hay que sumarles al veterano central Sylvain Distin, y al fichaje estrella Max Gradel, el más caro de la historia del club y que llega del Saint-Étienne galo, donde era clave y con el que ha rehusado jugar Europa League para cumplir su segunda etapa en Bournemouth (aunque acaba de romperse el ligamento cruzado y no podrá jugar hasta 2016).

Con ello, se ha logrado retener a todos los titulares del pasado año (ninguno de los jugadores importantes ha salido), y se ha conformado un equipo compensado y competitivo que debería tener como objetivo real el salvar la categoría antes de poder soñar con cotas más altas. Quizá el principal pero sea la falta de experiencia en Premier de gran parte del núcleo, aunque cierto es que la pasada etapa también había muchos jugadores que apenas habían competido en Championship, y a la vista está lo que importó.

Aunque Howe tendrá que lidiar durante los primeros meses de competición con varios contratiempos, todos ellos en forma de lesión. A la ya mencionada de Max Gradel, que estará de baja mínimo hasta el próximo mes de marzo tras romperse el cruzado en la jornada 4 ante el Leicester, hay que sumar al principal arquitecto del equipo, el ‘play-maker’ Harry Arter. El mediocentro se lesionó de la cadera a finales de la pasada campaña, curiosamente en el partido de su debut internacional con la selección de Irlanda tras una temporada de ensueño, y todavía no ha podido volver a las órdenes de un Howe que ha tratado de paliar su ausencia con Gosling y O’Kane.

A ellos dos, por su parte, hay que añadir a Tyrone Mings, lesionado asimismo de la rodilla en el encuentro frente al Leicester (donde también acabó en la enfermería con problemas en la rodilla el lateral zurdo titular Charlie Daniels), y que no podrá jugar durante los próximos meses.

Sin embargo, el técnico confía en la solidez de su conjunto y en la veteranía de los Pugh, Elphick, Gosling, Kermorgant, Distin, Boruc, Francis, Surman y compañía para que den un paso adelante y tiren de un grupo más que compacto y que tiene muchas ganas de seguir sumando y creciendo.

ALTAS:

Max Gradel (Saint-Étienne) – 11 M€
Tyrone Mings (Ipswich Town) – 11 M€
Glen Murray (Crystal Palace) – 5’4 M€
Lee Tomlin (Middlesbrough) – 4 M€
Artur Boruc (Southampton) – Libre
Sylvain Distin (Everton) – Libre
Joshua King (Blackburn) – Libre
Adam Federici (Reading) – Libre
Christian Atsu (Chelsea) – cedido
Joe Bennett (Aston Villa) – cedido
Tomás Andrade (River Plate) – cedido
Filippo Costa (Chievo Verona) – cedido
Matt Butcher (Bournemouth U21)

BAJAS:

Ian Harte – retirado
Brett Pitman (Ipswich Town) – libre
Lee Camp (Rotherham United) – libre
Josh McQuoid (Luton Town) – libre
Joe Partington (Eastleigh) – libre
Mohamed Coulibaly (Racing de Santander) – libre
Miles Addison – libre
Benjamin Büchel – libre
Darryl Flavahan – libre
Ryan Fraser (Ipswich Town) – cedido
Stéphane Zubar (York City) – cedido
Harry Cornick (Yeovil Town) – cedido
Josh Wakefield (Yeovil Town) – cedido
Josh Carmichael (Torquay United) – cedido
Joe Quigley (Torquay United) – cedido
Jayden Stockley (Portsmouth) – cedido
Josh O’Hanlon (Chester FC) – cedido

XI IDEAL (4-4-2)

Boruc; Francis, Elphick, Cook, Daniels; Ritchie, Surman, Arter, Gradel/Pugh; Wilson y Murray

EDDIE HOWE Sin duda, el principal artífice del sueño ‘cherrie’. Pese a su juventud (37 años), ya es historia viva en Bournemouth, club en el que se formó como futbolista y donde jugó nada menos que catorce temporadas en dos etapas distintas. Al terminar la última, en 2007, colgó las botas con solo 29 años al no lograr superar una dura lesión de rodilla, y se hizo cargo del segundo equipo del club. La siguiente temporada, el entonces técnico ‘cherrie’, Jimmy Quinn, le reclutó como segundo entrenador. Quinn fue destituido en Navidades, y Howe se hizo cargo del equipo, al que ascendió a League One. Tras ello, en 2011, y con el conjunto en puestos de promoción en la temporada de su ascenso, el Burnley le dio la oportunidad de entrenar en Championship con solo 33 años. Pero Howe, un técnico muy metódico, vio que su sitio estaba en casa, y dos años después volvió. Ascendió al Bournemouth a Championship en 2013 (con una plantilla muy similar a la de hoy), y solo dos años después le ha llevado hasta la Premier. El pasado mes de abril, fue nombrado Mejor Entrenador de la Década en los Football League Awards. Un galardón que le confirma como lo que es: uno de los mánagers con más futuro del planeta futbolístico. En Hampshire es un ídolo, un icono, un hombre enamorado de un club al que poco a poco y trabajando en silencio, ha llevado hasta la gloria.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados