article title

Informe Portugal: causas que la llevan a la repesca

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Brais TOURIÑO – Nervios. Este es el sentimiento que recorre el cuerpo de todo aficionado portugués tras saber que el nombre de su equipo nacional está en una bolita, caprichosa, en el sorteo de la repesca para el Mundial 2014.

Hace algo más de un año, el equipo luso arrancaba la Fase de Clasificación ganando 1-2 a Luxemburgo, encuadrada en el grupo F, junto con Rusia, Azerbaiyán, Israel e Irlanda del Norte. Todo parecía indicar que la primera plaza debía ser una disputa entre Portugal y Rusia, con favoritismo para el equipo de Paulo Bento, atendiendo a la exhibición contra España en las no tan lejanas semifinales de la Euro 2012, donde solo los penaltis les privaron de la final.

Pero la pregunta que hay que hacerse es, ¿qué ha llevado a Portugal a esta situación?

– DELANTERO: Desde que se retiró Pauleta tras el Mundial de 2006, su sombra ha sido alargada; no hay que olvidar que se trata del máximo goleador de la historia de la selección, a expensas de Cristiano, que debería superarle en breve.
Tras el ex del Depor y PSG entre otros, han venido delanteros con más o menos buenas rachas, caso de Nuno Gomes o Helder Postiga, pero netamente por debajo de la calidad del resto de la ofensiva lusa. Quizá Portugal con un delantero centro estrella, con un socio para Cristiano ahí arriba, capaz de aprovechar los espacios que este genera, el equipo portugués hubiese peleado de verdad por los títulos en los últimos partidos de los campeonatos, en las finales.

– CRISTIANO: Es casi temerario catalogar a Ronaldo como problema, si bien, no es un problema en si mismo, sino que su presencia, la seguridad que otorga jugar con un TOP-2 Mundial al lado, genera cierto acomodo en jugadores llamados a ser referentes en momentos puntuales, como podría ser el caso de Nani o Moutinho, que parecen a veces acomodados en el rol de muy segundos espadas. Así, cuando CR7 baja su rendimiento (inevitable estar al 100% en todos los encuentros), la seleçao está totalmente descabezada. Valga como ejemplo el partido de ayer ante Luxemburgo; ante la baja de Cristiano Ronaldo tanto Nani como Moutinho asumieron un papel clave y fueron los líderes del equipo. Es innegociable que con el de Madeira en el campo él es el líder del equipo, pero otros jugadores importantes deberían de asumir cierto protagonismo y no estar tan agazapados a la sombra del crack luso.

– FILOSOFÍA Y EFECTIVIDAD: Lanzo una pregunta, ¿a qué juega Portugal? Sabemos que España es un equipo que gusta de jugar al toque con un fútbol elaborado, que Chile es un conjunto excelso al contragolpe, pero, ¿Portugal? El conjunto de Paulo Bento, máximo responsable de este punto, toca, tiene la posesión, pero no define. Sirva como ejemplo que el pasado viernes, en un partido vital para sus opciones de ser primero de grupo, tan solo disparó siete veces a puerta. Contra Israel. En noventa minutos. Con el 62% de la posesión. En Lisboa.
De hecho, desde la llegada de Paulo Bento en 2010, cuesta recordar un gran partido de Portugal, 90 minutos completos de una gran selección mundial, si exceptuamos el arriba citado contra España en las semis de la Eurocopa, donde, ojo, habían sido segundos de grupo tras la República Checa.

– DEFENSA COLECTIVA: Claro ejemplo de que el conjunto no es igual a la suma de las individualidades. Quizá la mejor defensa que puede disponer Bento es Pereira / Bruno Alves / Pepe / Coentrao, cuatro jugadores contrastados de primer nivel. A esto, hay que sumarle un mediocampo con hombres que, sin ser pivotes posicionales, pueden hacer un buen trabajo, como son Miguel Veloso o Raul Meireles. Pese a esto, por momentos, a veces incluso por partidos, Portugal es un equipo terriblemente frágil atrás. Transmite la sensación de que cada vez que el rival llega a tres cuartos, puede ser una ocasión de gol. De nuevo echando la vista atrás, contra Israel hace unos días, dos disparos a puerta recibidos, pero un gol y una ocasión muy clara.

Con todo esto, hay que dejar claro que Portugal es una buena selección y siendo moderadamente optimistas, es muy probable que pueda acudir al Mundial (ya superó las dos repescas anteriores en 2009 y 2011 -ambas ante Bosnia-). El margen de mejora del combinado luso es muy amplio. Si Paulo Bento junta las piezas adecuadas y hace que funcionen, logrando que veamos más de un partido seguido a la ‘Seleçao das Quinas’ a pleno rendimiento, puede que en el Mundial de Brasil del próximo verano se hable portugués, pero no la variante brasileña, sino la europea.

[Sigue la actualidad del fútbol portugués en @PortugalSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados