Segunda División

article title

La influencia de las segundas partes en Segunda

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El colegiado hace sonar el silbato, señalando el camino de vestuarios. Final de los primeros 45 minutos, el marcador refleja los tantos anotados en esa primera mitad y decanta la balanza hacia un posible resultado final, mas aún queda la mitad del encuentro para lograr revertir la situación.

El discurso del entrenador al descanso, esa oratoria desconocida, salvo en contadas ocasiones (quien no recuerda aquella reprimenda de Benito Floro a sus pupilos madridistas en el vestuario visitante en Lleida) puede dar un vuelco en el rendimiento de los protagonistas, los futbolistas. Puede calar el mensaje, o puede que el sosiego que provoca el descanso provoque la reacción en los futbolistas. Desconocemos el motivo que logra ocasionar extremas transformaciones en el transcurso de los encuentros tras el paso de los equipos por vestuarios, mas los datos reflejan que las metamorfosis existen. Así lo reflejaba la pasada semana Jorge Quiroga en su cuenta de twitter, en una tabla que reflejaba los puntos conseguidos o perdidos por los equipos en las segundas partes en Segunda División.

Actualizamos los datos tras la disputa de la Jornada 30 el pasado fin de semana. Variaciones mínimas, aunque existen. Si sólo tuviéramos en cuenta los puntos logrados tras el descanso, el Levante continuaría siendo el líder de la categoría y ganándose el ascenso directo. El que variaría sería su acompañante, ya que UCAM Murcia se coloca en segunda posición habiendo logrado la importante cifra de 15 puntos en dicho período. Los puestos de playoff serían para Girona, Getafe, Cádiz y Real Oviedo y el ascenso del equipo murciano dejaría al Tenerife sin opciones de ascenso. En la parte baja, serían Elche, Numancia, Zaragoza y Mallorca los equipos que más puntos se dejarían tras la renaudación de sus encuentros, ocupando las plazas de descenso. Equipos como Almería, Mirandés y Rayo Vallecano salvarían la categoría en este supuesto.

Analizar las segundas partes y los puntos conseguidos por cada equipo en dicho período nos lleva a cuestionarnos qué reflejaría la clasificación si sólo tuviéramos en cuenta los primeros 45 minutos. ¿Recuerdan los triangulares veraniegos en los que los encuentros duran sólo 45 minutos? Si los partidos finalizaran prematuramente, el panorama también variaría considerablemente. Aunque el Levante seguirían en ascenso directo, con 47 puntos, el Elche estaría igualado a puntos con el líder y también opositaría al ascenso directo.

Leer más: La influencia de las segundas partes en Primera

Por su parte, el Numancia se posicionaría a sólo un punto de ambos, el Lugo a dos y el Girona a tres del ansiado salto de categoría. El Zaragoza completaría las posiciones de playoff, ya que el Sevilla Atlético no podría ascender. Equipos como Cádiz, Tenerife, Oviedo y o Getafe conseguirían la permanencia, pero no opositarían al ascenso y quedarían fuera de playoff. En la parte baja, UCAM, Rayo, Mirandés y Nàstic serían los que descenderían de categoría. El UCAM vería penalizado su rendimiento en los inicios de partido, y sería colista. Mirandés y Rayo no evitarían la zona de descenso en la que se encuentran inmersos actualmente, algo que sí lograrían Almería y Mallorca. De hecho, el equipo insular se colocaría en mitad de la tabla.

Estos son los curiosos datos y variaciones que nos dejaría el análisis de los puntos logrados por cada equipo en Segunda División en cada uno de los períodos en los que se dividen los encuentros. Por suerte para algunos, y desgracia para otros, los encuentros de fútbol no finalizan hasta el pitido final del colegiado, incluidos los descuentos aplicados y los goles más tardíos. Es la magia y lo maravilloso del deporte rey, siempre imprevisible, espontáneo, sorprendente…

 

Imagen principal | levanteud.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados