Costa de Marfil

article title

El infierno de Emmanuel Eboué

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

“Hay muchos días en los que no me apetece ni salir de la cama. Un día quise suicidarme. Mi familia me ha mantenido fuerte, tengo que pensar en ellos. Si hubiera estado solo, me asusta pensar en lo que podría haber hecho”. Una confesión durísima la que realizó hace unos días Emmanuel Eboué al diario inglés ‘The Telegraph’.

El costamarfileño está pasando por un auténtico infierno después de que la FIFA le sancionara el pasado mes de marzo con un año sin jugar por unas acusaciones de su agente en las que afirmaba que el lateral le debía dinero desde 2011, cuando se produjo su traspaso al Galatasaray.

Junto con la sanción, a Eboué se le unieron dos dramas familiares. En octubre, el futbolista perdió a su abuelo por culpa de un cáncer y el mismo mes su hermano N’Dri Serge falleció en un accidente de moto. “Se unió todo, me quedé sin fútbol y me vi afectado por la muerte de mi hermano y de mi abuelo. Toqué fondo y no podía liberarme jugando al fútbol”, afirma.

Un calvario que le ha llevado incluso a quedarse días encerrado en su casa como asegura. “Hay días en los que no salgo de mi habitación. Paso mucho tiempo leyendo la biblia y me pregunto: Emmanuel, ¿por qué estás haciendo esto? No es bueno para tu familia”. Pero cuando sale a la calle su drama no desaparece. “Mi hijo Mathis juega en la cantera del Arsenal y cada vez que voy a verle todo el mundo me pregunta si me he retirado o qué me pasa y eso hace que todo vaya a peor y que me deprima aún más. No me ayuda. Es, de largo, el peor momento de mi carrera, confiesa.

El jugador africano se apoya en su mujer y sus tres hijos para salir de tan delicada y complicada situación y tratar de animarle. Sin embargo, Drogba y Romaric son los únicos que han mostrado su apoyo en la selección de Costa de Marfil y llama la atención el curioso caso de Kolo Touré que también estuvo sancionado por la FIFA tras no pasar un control antidopaje y del cual confiesa sentirse algo decepcionado. “Cuando sancionaron a Kolo, hablaba con él a todas horas. Ahora tiene algún problema en el Celtic, así que entiendo que no me llame, no voy a decir nada malo de él. Aunque es normal estar un poco decepcionado, creía que nuestra amistad era más fuerte y eso se demuestra en los momentos difíciles, pero la vida es así”.

Al conocerse la sanción, el Sunderland decidió rescindirle el contrato y a sus 33 años Emmanuel Eboué se encuentra ahora entrenando con el Enfield Town, con la intención de no perder la forma para cuando finalice su sanción y con la esperanza de volver a jugar al fútbol cuando termine este infierno.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados