Real Madrid

article title

Idealizar el pasado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Somos así. Pensamos en el pasado y la nostalgia nos disfraza de buenos recuerdos lo vivido. Quizás tiene que ver con el deseo de tener una existencia plena. Nos aferramos a la memoria selectiva positiva para convencernos de que estamos cumpliendo el objetivo. Con el fútbol pasa igual. Los de mi generación veneramos el fútbol de los 90 porque fue el primero que descubrimos. Y nada se idealiza más que la infancia. Nos sale una sonrisa al recordar el fútbol de aquella época, aunque fuese bastante peor que el actual. Los campos estaban peor preparados, se abusaba del pase en largo y de los centros a la olla, los espacios estaban mucho peor ocupados que ahora, no había portero que no metiera un patadón para sacar de puerta… El fútbol ha ido aumentando la exigencia y el nivel. Hoy en día, un preparador físico fustiga a un jugador por unos gramos de grasa de más, mientras que antes jugaban con barriga.

 

En este deporte tendemos a juzgar por los resultados finales. El Dream Team de Cruyff pasó a la historia y resulta que ganó tres Ligas en la última jornada porque los rivales pincharon. Cuesta pensar que de haber ganado tan sólo una Liga, hoy estuviera en el ránking de mejores equipos de siempre.

Con el Madrid del año pasado estamos ante el mismo caso. Si no llega hacer el doblete, nadie diría ahora que este Madrid no es el de hace un año. Pero sí lo es. Porque el equipo de Zidane del curso pasado era gris y plano como éste. Fue en abril, a partir de la eliminatoria contra el Bayern de Múnich, cuando arrancaron dos meses antológicos que culminaron con la segunda parte de la final de Cardiff. Pero hasta entonces, el madridismo no había hecho otra cosa que perder pelo. 

 

Animo a los que leen esto a que repasen los partidos del año pasado. Bueno, les ahorraré tiempo y les expondré un extracto a continuación (analizaremos sólo hasta el mes de diciembre, es decir, cómo había sido la temporada del Real Madrid a estas alturas) con las siguientes conclusiones:

 

– El Madrid se fue al Mundial de clubes sin conocer la derrota y con 6 puntos de ventaja sobre el Barça.
– En quince jornadas, cedió cuatro empates (tres consecutivos en las jornadas 5, 6 y 7, y otro contra el Barça en el Camp Nou).
– De las 11 victorias conseguidas, en 3 de ellas consiguió marcar el gol de la victoria pasado el minuto 80.
– Contra el Barça, consiguió el gol del empate en el tiempo de descuento.
– En la victoria frente al Sporting, 2-1, vio cómo los gijoneses fallaban un penalti en el 78′.
– En la Champions, fue segundo de grupo por detrás del Dortmund. Ganó tres partidos y empató otros tres (uno de ellos contra Legia, que consiguió empatar en el 85′). Las dos victorias frente al Sporting de Portugal llegaron con goles a partir del minuto 87.
– En el Mundial de clubes, ganó la final en la prórroga al Kashima.

Leer más: Un Real Madrid sin confianza

En resumen, el Madrid se abonó a las victorias épicas del último minuto. Ganó 8 puntos en Liga y 6 en Champions con goles en los últimos diez minutos. Convirtió las remontadas en un modo de vida, nada sano por cierto, entre otras cosas porque a veces el susto no es subsanable.

Con esto quiero explicar que idealizamos el Madrid del doblete porque ganó y jugó muy bien al fútbol durante los dos últimos meses. Eso es lo que ha quedado en nuestra memoria (selectiva positiva). Sin embargo, el juego del Madrid de hace doce meses era exactamente el mismo que ahora. Lo único que ha cambiado es la puntería de los minutos finales. 

 

Y para terminar, recordaré quiénes marcaron los goles pasado el minuto 80 y que acabaron dando puntos (desde principio de temporada hasta el Mundial de clubes): Ramos (2), Morata (2), Cristiano (1), Benzema (1), Kroos (1), Kovacic (1), Mariano (1). Uno de esta lista lleva 10 goles en Inglaterra. Otro suma 12 goles en Francia. No hay más preguntas, señoría.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados