Miscelánea

article title

HSV: nueva temporada, mismos problemas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El HSV es ahora mismo colista y no ha marcado ni un gol en cinco jornadas. Un año más, y ya se está convirtiendo en rutina por lo que parece, el HSV sigue comenzando la temporada sembrando dudas entre los aficionados. La jornada 5 acaba de finalizar y el equipo marcha colista, con 0 goles a favor y con 6 en contra. Además de eso, Slomka, que llegó con la labor de salvador del equipo allá por el mes de febrero, fue cesado tras solo 3 partidos de liga. En el aspecto deportivo, el equipo no es ejemplo de regularidad ni de fiabilidad. Tampoco podemos obviar el hecho de que institucionalmente, el club ha mejorado de forma considerable. El proyecto HSV Plus contó con el apoyo casi masivo de todos los socios y ha sido el encargado de llevar a cabo las reformas estructurales, desde la cantera hasta los directivos. Beiersdorfer es una de las caras más conocidas y el que se ha ocupado de llevar a cabo los fichajes mientras se encuentra a un director deportivo adecuado. El alemán ha respondido a las expectativas y ha realizado fichajes de nivel para el equipo, tales como Behrami, Nicolai Müllerm Holtby, Ostrzolek o Julian Green. Resumiendo: Se mejoró la estructura interna del club, pero los malos resultados deportivos no se consiguen corregir.

Tras la destitución de Mirko Slomka, el primer nombre en salir a la palestra para ocupar su puesto fue Joe Zinnbauer, que hasta ese entonces era técnico del HSV II y con el que lideraba la Regionalliga Nord de forma autoritaria: Ganó todos los partidos de la temporada (9) y lleva un balance de 31 goles a favor y solo 6 en contra. Había ciertas dudas cuando se oficializó que sería el entrenador del primer equipo, puesto que no había tenido experiencia en el primer nivel como entrenador y esa situación iba a ser completamente nueva para él y la presión que trae consigo el puesto del equipo en liga. A eso se le añade que se le pasa a él la patata caliente, un “regalo envenenado” o más coloquial si se quiere “el marron” de tener que lograr resultados cuando estaba comandando con éxito el filial. A un servidor se le recuerda al caso de Schneider el pasado año en Stuttgart: Buenos resultados con el filial a lo largo de su carrera, exigencia de resultados cuando llega al primer equipo, posición delicada en liga y presión por no lograr puntos. El resultado es de sobra conocido: fue despedido y Huub Stevens recogió el testigo. Y para terminar con la comparación, ambos entrenadores llegaron al puesto después de que sus predecesores fueran despedidos tras solo tres jornadas disputadas.

Volviendo al tema de Zinnbauer, la patata caliente subió de temperatura cuando encima se tenía que enfrentar al mismísimo Bayern que en las últimas dos temporadas había estado vapuleando al equipo del norte de Alemania sin oposición, como por ejemplo aquel 9-2 en el Allianz en 2013. Rompiendo todos los pronósticos, el equipo logró un trabajado y valioso empate a 0 y desactivó durante un buen rato al campeón alemán. Parecía un golpe de moral para los jugadores, pero solo 4 días después se volvió a perder tirando una sola vez a puerta en 90 minutos. Tiene trabajo por delante el técnico alemán, tanto en ataque como en defensa.

Curiosidad: Pep Guardiola, al no tener informes de él por ser “desconocido”, mandó a analizar partidos de Zinnbauer con el HSV II en Regionalliga Nord para preparar el duelo.

Inquilinos del banquillo en un futuro ¿próximo?

Si finalmente el HSV decide prescindir de Zinnbauer, los hanseáticos podrían llegar a contactar con los siguientes técnicos:

Thomas Tuchel: El mismo ex entrenador del Mainz ha reconocido que Beiersdorfer había contactado con él en verano pero que rechazó la oferta y que deseaba tomarse un año sabático. Se confirma así que Slomka no era del gusto del directivo alemán, algo con lo que especuló la prensa. Sería el candidato ideal, pero con el que no podrán contar hasta finales de temporada si se da el caso, porque pretendientes no le faltarán.

Felix Magath: Fue recientemente despedido por el Fulham tras no logar muy buenos números y no poder salvar al equipo ni arrancar con buen pie en la segunda división inglesa. Tras haber dejado en la cuneta al equipo la temporada pasada, no me imagino que se piense demasiado en él como relevo.

Huub Stevens: El holandés es un hombre experimentado en la Bundesliga. Su época más exitosa se remonta a fínales de los 90’ y a principios de milenio, con una Copa de la UEFA y dos DFB Pokal. La temporada pasada logró salvar al Stuttgart del descenso con holgura. Está actualmente en el paro y como solución de emergencia es más que valido, pero supongo que desde la dirección deportiva del club se quiere alguien que lleve el proyecto a medio o largo plazo y el holandés ya supera los 60 años.

Los cambios deportivos del HSV se han dado, quizás, con demasiada rapidez, puesto que Slomka solo había disputado 3 jornadas, aunque, como comento antes, que no fuera del gusto de Beiersdorfer ha influido en la decisión. Zinnbauer tendrá que implantar su filosofía a marchas forzadas en las próximas semanas y empezar a lograr resultados. Ya han pasado 5 jornadas y solo ha sumado 2 puntos. Menos de 15 puntos en la primera vuelta puede ser lapidario para el proyecto (Nürnberg logró 11 la temporada pasada y terminó bajando).

Tiempo, todavía, y ganas, tiene.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados