Se habla de:

La Liga

article title

Historias de la Liga (jornada 7)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un italiano en la Liga

No es fácil que un jugador transalpino triunfe en España, aunque se han visto casos. En el Valencia, sin ir más lejos, un Amadeo Carboni que disputó más de 200 partidos con la camiseta che. No hace mucho, sin embargo, de una época oscura con Claudio Ranieri de entrenador y una plantilla con hasta seis futbolistas con la nacionalidad italiana, incluyendo una delantera formada por Marco Di Vaio y Bernardo Corradi.

El primero sí logró dejar buena impronta en Mestalla, con 11 goles en Liga. Moretti fue habitual en las alineaciones y Fiore no cumplió con las expectativas, al igual que Corradi. Ranieri dejó al equipo en séptima posición un año después de la conquista de la Liga y la Copa de la UEFA, y por ello fue destituido. La llegada de Quique Sánchez Flores revolucionó el club y la llegada de Villa (25 goles esa temporada) dejó a Di Vaio en tercer plano, marchándose al Mónaco en invierno con apenas cinco partidos disputados.

 

 

Desde entonces, son pocos los italianos que han pasado por la capital del Turia (nadie quiere recordar a Francesco Tavano). La llegada de Simone Zaza el pasado mes de enero no creó demasiadas expectativas, pero su golazo al Real Madrid despertó ilusión. Acabó la segunda vuelta con seis goles, los mismos que lleva este curso en apenas siete jornadas. Esos 12 tantos superan los 11 de Di Vaio y le colocan como el italiano más goleador de la historia del club. Con Marcelino se ha convertido en la gran referencia de un Valencia que no contaba con un goleador desde Roberto Soldado. Parece haberlo encontrado.

Tres ¿random? para España

La Selección ha perdido este fin de semana tres jugadores para la última jornada de la fase de clasificación al Mundial 2018: Carvajal, Iniesta y Morata. Tres hombres clave, casi siempre titulares y que tienen toda la confianza de Lopetegui. En su lugar, el técnico vasco ha optado por hombres sin glamour, futbolistas que no copan portadas pero que siempre muestran un rendimiento notable. Muy diferentes entre ellos, cada aportará ciertas habilidades al grupo.

El primero es Álvaro Odriozola, el lateral derecho más prometedor de la Liga. Su impacto la temporada pasada, titular indiscutible en el carril diestro de una Real Sociedad que alcanzó puestos europeos, fue sorprendente. Lo más parecido a Jordi Alba en la otra banda, cuenta con una velocidad endiablada que despista a sus rivales, para luego tomar siempre la mejor decisión a pesar de su juventud (21 años). Habitual con la sub-21, logra su primera convocatoria con la absoluta cuando hace tan solo un año zigzageaba por los campos de Segunda División B.

 

 

Más diferentes son los casos de Jonathan Viera y Aritz Aduriz. El primero, a sus 27 años, ha vivido una montaña rusa desde que se convirtió en una promesa en Las Palmas hace ya cinco años. En ese tiempo se estrelló en Valencia, sufrió en Vallecas y vivió una rara aventura en Lieja. Volvió a las islas y recuperó su nivel: Siete goles y ocho asistencias el pasado curso. En estas primeras siete jornadas, el canario es el jugador que más acciones ofensivas crea de la Liga y el que más regates completa de los cinco grandes campeonatos europeos. Con Aduriz hay menos debate: Su edad (36 años) no le impidió ir a la Eurocopa ni seguir anotando goles como churros. Lleva siete en 13 partidos, y ha igualado a Gainza como octavo máximo goleador de la historia del Athletic. Pocos merecen estar con la Roja más que él.

El goleador de la Real

No es Willian José, ni Juanmi, ni Agirretxe, ni Vela. La Real tiene una nómina espectacular de delanteros, y no es que lleven pocos goles precisamente (17 ha anotado el equipo de Eusebio en este inicio de Liga), pero por encima de todos sobresale un Diego Llorente que, actuando desde el centro de la zaga, acumula cinco tantos entre Liga y Europa League. Sus certeros remates de cabeza y su instinto para estar en el lugar y momento indicados en los saques de esquina le hacen ser un arma letal en las jugadas a balón parado.

 

 

Sin embargo, al ex del Real Madrid todavía le falta contundencia en defensa, su principal cometido. La Real está encajando muchos goles (los mismos que anota) y no celebra una victoria desde el 14 de septiembre ante el Rosenborg. Ante el Betis, un 4-4 que ejemplifica la facilidad que el cuadro guipuzcoano tiene para anotar y también para encajar.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados