La Liga

article title

Historias de la Liga (jornada 6)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El reloj de Jorge Molina

Muchos decían que solo valía para Segunda División. Que cuando fue el máximo goleador de la categoría de plata en las filas del Elche no conseguiría hacer lo propio con el Betis en Primera. Pero su rendimiento bajo la sombra de Rubén Castro todavía se recuerda con cariño. Cuando nadie dio un duro por él, Jorge lo dio todo. La del alicantino es una historia entre dos aguas. Fue clave en dos ascensos béticos (18 goles en la 10/11 y 19 en la 14/15) y sobrevivió a las tempestades de Primera, a veces con bravura (13 goles en la 12/13), otras con sufrimiento (minutos residuales en la 15/16).

 

 

Tras más de 200 partidos con el Betis, en mayo de 2016 se despidió entre lágrimas en sala de prensa. Ya contaba con 33 años y no le llovían las ofertas. Muchos creyeron que estaba a las puertas de su retirada. “Me gustaría seguir vinculado al fútbol, si puede ser en el campo, pero eso lo decidirá el míster”. El descendido Getafe apostó por él y Molina sorprendió con una de las mejores temporadas de su carrera. 20 goles, actuaciones clave en el play-off y otro ascenso. Con 35 años sigue en Primera, como capitán de un equipo azulón cuyo inicio de curso es más que esperanzador. Ante el Villarreal marcó su primer gol en la Liga desde diciembre de 2015. Y no creemos que vaya a ser el último. El reloj de Jorge sigue teniendo mucha cuerda.

El marcaje a Messi

Más allá de la victoria del Barça en Girona (0-3), la nota más reseñable estuvo en la decisión de Pablo Machín de realizar un marcaje individual a Messi. La misión fue encomendada a un Pablo Maffeo que sudó una barbaridad y que a los 23 minutos ya contaba con una amarilla. No dejó respirar al argentino, que no pudo mostrar su mejor fútbol. Leo no completó ni un regate ni una sola acción en el área rival en toda la primera parte. Y Maffeo se marchó a casa sabiendo que uno de los mejores jugadores del mundo (y que llegaba al partido con nueve goles en cinco jornadas) apenas había tirado dos veces a portería sin prácticamente recibir una falta.

¿Es la mejor forma de parar a Messi? En este caso, fue un defensa quien le marcó, y el argentino aprovechó ese hecho para sacar al jugador catalán de su posición habitual y dar mayores espacios a sus compañeros. Mejor le salió a Zidane en el Camp Nou convirtiendo a Kovacic en su sombra (si bien no de forma tan descarada). Ya no se hacen tantos marcajes al hombre (la defensa en zona se impuso hace ya mucho) pero todo indica a que esta temporada veamos más decisiones de este estilo para frenar a un jugador que parece imparable.

De cabeza a soñar

El beticismo está de enhorabuena. La revolución en el pasado mercado de fichajes parece haber producido su efecto, y tras ganar en el Santiago Bernabéu el miércoles, el equipo de Quique Setién  ha hecho disfrutar al Benito Villamarín ante el Levante con un espectacular 4-0. Son quintos, han ganado 12 de los 16 puntos en su juego (solo derrotas en el Camp Nou y el Estadio de la Cerámica) y la ilusión se desborda en cada rincón.

 

 

Además, el Betis puede presumir de contar con un dato brutal: Es el segundo equipo de las cinco grandes ligas que más tantos anota con la cabeza, solo superado por el Mónaco de Radamel Falcao (7). Los tantos de Sergio León ante Celta y Villarreal, los de Sanabria ante Real Madrid y Levante, y los de Feddal (Celta) y Joaquín (Deportivo) hacen que hasta seis de los 11 goles marcados por el cuadro verdiblanco en esta Liga sean con la testa. Un recurso muy efectivo que está dando su fruto en estas primeras jornadas.

Leer más: Amor de verano

La realidad Soler

Marcelino sabe. Sabe mucho. No es casualidad que el Valencia haya empezado como un bólido, logrando los mismos puntos que antes del parón navideño de la pasada temporada (12) en apenas seis jornadas. Tampoco que canteranos como Lato o Nacho Vidal se hayan hecho un hueco en el equipo y sean importantes. Y tampoco que Carlos Soler sea la piedra angular por la que gira un proyecto cada semana más ilusionante.

 

 

La primera decisión del asturiano nada más aterrizar en Mestalla fue pedir la renovación del centrocampista, la única buena noticia en una campaña pasada que muchos quieren olvidar. A sus 20 años y sin experiencia en Primera, Soler se echó el equipo a la espalda y firmó actuaciones tan brillantes como ante el Villarreal, en el día de su primer gol en la élite. Hoy es internacional sub-21, el máximo asistente de la Liga (4) y el jugador más clarividente de un equipo que ya sueña con los puestos altos de la tabla.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados