Se habla de:

NBA

article title

Historia de la NBA. Capítulo XIII – 2001/2005

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegamos al siglo XXI. Ese que adelantó Tim Duncan. Toca repasar una década en la que los Spurs se consolidan como franquicia ganadora, los Lakers se hacen con 4 anillos, en Boston vuelven a ganar y somos testigos de actuaciones individuales y colectivas asombrosas. Empezamos con el primer lustro y el dominio de la conferencia Oeste, solo interrumpido por los Pistons de Larry Brown.

Temporada 2000-01. Allen Iverson se había convertido en una de las sensaciones de la liga desde su llegada. Los 76ers, apoyados en su talento, se hicieron un hueco entre los candidatos del Este. El cénit de ese grupo llegó pronto, cuando el denominado mejor jugador libra por libra del mundo tenía tan solo 25 años. Larry Brown, un maestro de la retaguardia, conformó un bloque que se cimentaba en el muro que formaban Dikembe Mutombo y Theo Ratliff, quienes se combinaban para superar los 6 tapones de media por encuentro, y dependía en ataque de la capacidad de “The Answer”. Primeros de conferencia (56-26). La alternativa en ese lado del mapa estaba representada por los Milwaukee Bucks de Ray Allen, Glenn Robinson y Sam Cassell, quienes garantizaban 60 puntos en cada partido convirtiéndoles en el único equipo del Este que alcanzaban los 3 dígitos. Aparte de esas dos escuadras, solo Miami Heat llegaría a los 50 triunfos. El Oeste era otra cosa: hasta 10 equipos superaron el 50% de victorias. San Antonio, a partir de la defensa, acabaría con el mejor balance de la competición (58-24). Otras 6 plantillas alcanzarían los 50 partidos ganados: los Lakers de Phil Jackson, los excitantes Kings, grupo talentoso que habían ido creciendo y practicaban el juego más atractivo de la competición, los veteranos Jazz, Dallas, Phoenix y Portland. Entrados en playoffs los Lakers no darían opción en el Oeste, firmando la mejor actuación de la historia (3-0 a Portland y 4-0 a Sacramento y San Antonio). El Este tuvo más emoción. En las 2 semifinales de conferencia se llega a los 7 partidos: Milwaukee apartaría a Charlotte y Philadelphia a Toronto, con aquel controvertido viaje relámpago de Vince Carter a su universidad antes del choque definitivo, decidido por tan solo 1 punto. Y la final, más de lo mismo: otros 7 duelos a cara de perro que se llevaría el conjunto con ventaja de campo. En las finales había un claro favorito, pero por un momento pareció que los Sixers podrían hacer frente a los todopoderosos Lakers. Fue en el primer partido de la serie, en el cual Allen Iverson se iría a los 48 puntos para asaltar el Staples Center en la prórroga. Una ilusión. Shaquille O’Neal firmaría una serie sobrenatural y los de amarillo ganarían los 4 siguientes duelos, repitiendo título. Los mejores del año fueron: Allen Iverson (Philadelphia), MVP; Shaquille O’Neal (L.A. Lakers), MVP de las finales y premio IBM; Mike Miller (Orlando), rookie del año; Dikembe Mutombo (Philadelphia), mejor defensor y ciudadano; Aaron McKie (Philadelphia), sexto hombre; Tracy McGrady (Orlando), mayor progresión; Larry Brown (Philadelphia), entrenador; Geoff Petrie (Sacramento), ejecutivo; David Robinson (San Antonio), deportividad. El primer equipo lo formaron Allen Iverson, Jason Kidd, Tim Duncan, Chris Webber y Shaquille O’Neal, mientras que el quinteto defensivo estaba compuesto por Tim Duncan, Kevin Garnett, Dikembe Mutombo, Gary Payton y Jason Kidd. En la estadística mandaron Allen Iverson (puntos y robos), Dikembe Mutombo (rebotes), Jason Kidd (asistencias), y Theo Ratliff (tapones). En el anecdotario apuntar que esta sería la última temporada de los Grizzlies en Vancouver, y una sobre tendencias: la liga permite los pantalones hasta las rodillas.

El 27 de junio de 2001, David Stern pronunciaría las siguientes palabras: “con el número 3, Atlanta Hawks, selecciona a Pau Gasol”. No era el primero (el malogrado Fernando Martín formó parte de los Trail Blazers en la campaña 1986-87), ni sería el último, pero Gasol es, sin lugar a dudas, el jugador español más importante en la mejor liga de baloncesto del mundo. Sus derechos serían traspasados a Memphis Grizzlies a cambio de Shareef Abdur-Rahim, y ahí comenzaba una historia de amor con la élite que a día de hoy se prolonga en el tiempo. También Raül López sería elegido en primera ronda, con el número 24, por Utah Jazz. Antes de comenzar la campaña, la liga modifica algunos aspectos en su reglamento, destacando la posibilidad de defender en zona y la infracción de 3 segundos defensivos. El 25 de septiembre, la gran noticia de la pretemporada: Michael Jordan, ahora presidente de operaciones de los Washington Wizards, anuncia su regreso a las canchas, a sus casi 39 años. Pero, a pesar de promediar casi 23 puntos por partido y superar los 5 rebotes y asistencias de media, no logró clasificar a su equipo para la post temporada en una conferencia, de nuevo, muy pobre, en la que solo New Jersey y Detroit alcanzaron las 50 victorias. En el Oeste los pujantes Sacramento Kings registran el mejor balance global (61-21), ya con Mike Bibby en sus filas en lugar de Jason Williams. Con el equilibrio del nuevo base, pero manteniendo el estilo de ofensivo de Rick Adelman, y con Chris Webber y Peja Stojakovic como principales ejecutores, los californianos eran tan vistosos como efectivos. Detrás, nuevamente los Lakers, los Spurs, y unos Dallas Mavericks que iban creciendo a medida que lo hacía un alemán destinado a grandes hitos en el futuro. En playoffs los sorprendentes Celtics de Pierce y Walker alcanzan la final de conferencia, donde esperan los New Jersey Nets. Estos no tienen excesivos problemas con los de Boston y se deshacen de ellos en 6 encuentros. El Oeste fue otra cosa. San Antonio no parece enchufado y sufre ante Seattle para superar la primera ronda. En la siguiente serie, los Lakers confirmarían los presagios y les vencerían en 5 duelos. En la penúltima eliminatoria les esperaban los Kings. Y esa serie tiene mucha miga. Robert Horry igualaría una eliminatoria que estuvo a punto de ponerse 3-1 para Sacramento, y después, con 3-2, un sexto partido cargado de polémica (Tim Donaghy, uno de los colegiados del encuentro, reconocería más tarde que en las jugadas controvertidas los Lakers salieron favorecidos) colocaría de nuevo las tablas. Y en el séptimo, prórroga. Los Angeles Lakers volvían a las finales, aunque el verdadero rival quedaba atrás. Los Nets no serían rival para los angelinos, quienes les barrieron sin contemplaciones. Los premios del año se los llevarían Tim Duncan (San Antonio), MVP y último galardón IBM; Shaquille O’Neal (L.A. Lakers), MVP de las finales; Pau Gasol (Memphis), mejor rookie; Ben Wallace (Detroit), mejor defesor; Corliss Williamson (Detroit), sexto hombre; Jermaine O’Neal (Indiana), mayor progresión; Rick Carlisle (Detroit), mejor entrenador; Rod Thorn (New Jersey), ejecutivo; Alonzo Mourning (Miami), ciudadano; Steve Smith (San Antonio), deportividad. Los mejores quintetos fueron estos: Tracy McGrady, Tim Duncan, Shaquille O’Neal, Kobe Bryant, Jason Kidd (ideal) y Tim Duncan, Kevin Garnett, Ben Wallace, Gary Payton, Jason Kidd (defensivo). La estadística individual para Allen Iverson (puntos y robos), Ben Wallace (rebotes y tapones), y Andre Miller (asistencias). Para el recuerdo: los Hornets jugarían su última temporada en Charlotte, antes de marcharse a New Orleans. Dallas estrena pabellón y San Antonio se despide del Alamodome. Por último, este año sería el último en el cual la primera ronda de playoffs se disputa solo a 5 encuentros, pasando a 7 a partir de la 2002-03.

Llegamos a la 2002-03. La NBA introduce la “Instant Replay” para ayudar a los árbitros a tomar decisiones comprometidas. En los playoffs de la pasada campaña, las imágenes televisivas mostraron varios errores de peso que pudieron condicionar partidos y series (especial mención a la que enfrentó a Kings y Lakers). Michael Jordan anunciaría su retiro definitivo y posteriormente también harían lo propio David Robinson y John Stockton. Trío de jugadores que formaron parte del Dream Team original y que fueron imagen de la liga durante mucho tiempo. Entrados en competición, decir que el Este sigue siendo una conferencia muy barata. Solo Detroit es capaz de sumar 50 triunfos, aventajando a New Jersey, Philadelphia e Indiana. El Oeste continúa siendo salvaje. Spurs y Mavs firman un 60-22, mientras que Sacramento se queda a tan solo un partido de ellos. Los Lakers acaban quintos de conferencia, y empezaban a asomar los problemas de ego de sus dos grandes figuras. Kobe Bryant buscaba cada vez más protagonismo en detrimento del factor determinante los años anteriores, Shaquille O’Neal. Sin embargo, llegados los playoffs parece que pueden ser de nuevo candidatos a todo, tras vencer a unos Wolves que habían ido mejorando cada año y que disponían del factor campo en la eliminatoria. Pero en semifinales de conferencia les esperaban unos Spurs sedientos de revancha. En 6 partidos los texanos apartarían a los angelinos del sueño de encadenar 4 anillos de manera consecutiva. En la otra semifinal de conferencia, Dallas aprovecharía la baja por lesión de Chris Webber (solo jugaría los 2 primeros encuentros) para apartar a los Kings en 7 partidos de la final de conferencia. Una vez ahí, no podrían oponer resistencia a los Spurs. En el Este, los Nets no tuvieron rival; tras vencer a Milwaukee en 6 enfrentamientos, barrieron a Celtics y Pistons antes de plantarse en la final. San Antonio Spurs había ganado sus 3 eliminatorias anteriores por 4-2. Las finales no iban a ser diferentes. Con un Tim Duncan imperial, bien secundado por Parker, Robinson, Jackson y Ginobili, los Spurs volvían a saborear la gloria 4 años después. David Robinson firmaría 13 puntos y 17 rebotes en el último partido de su vida y Duncan sellaría un triple doble para despedir la temporada. Era el mejor jugador de baloncesto del momento. Los galardones irían a las manos de Tim Duncan (San Antonio), MVP y MVP de las finales; Amare Stoudemire  (Phoenix), rookie del año; Ben Wallace (Detroit), mejor defensor; Bobby Jackson (Sacramento), mejor sexto hombre; Gilbert Arenas (Golden State), mayor progresión; Gregg Popovich (San Antonio), entrenador; Joe Dumars (Detroit), ejecutivo; Ray Allen (Seattle), deportividad; David Robinson (ciudadano). Los mejores quintetos fueron los formados por Kevin Garnett, Tim Duncan, Shaquille O’Neal, Kobe Bryant y Tracy McGrady (ideal) y Tim Duncan, Kevin Garnett, Ben Wallace, Doug Christie y Kobe Bryant (defensivo). Los líderes: Tracy McGrady (puntos), Ben Wallace (rebotes), Jason Kidd (asistencias), Allen Iverson (robos) y Theo Ratliff (tapones).

Siempre se habla de 3 drafts importantes en la historia de la competición. El primero, 1984; el segundo, 1996; el tercero sería el de 2003. LeBron James, Carmelo Anthony, Dwyane  Wade, Chris Bosh… Estrellas absolutas de la NBA en los últimos lustros. A ellos hay que sumarles a otros jugadores de renombre como T.J. Ford (lástima sus lesiones), David West, Leandro Barbosa, Boris Diaw o Kyle Korver. Buena hornada de talentos, sin duda. En la que sería la última temporada con solo dos divisiones por conferencia, el movimiento del verano lo protagonizaría Los Angeles Lakers. Gary Payton y Karl Malone se unirían a los californianos para formar un Big Four temible que les convertía directamente en los máximos favoritos al anillo. Dos movimientos importantes en los banquillos serían decisivos en esta campaña. El primero llevaría a Rick Carlisle desde Detroit a Indiana. El segundo, a Larry Brown a Detroit, plaza que quedaba libre. Los Pacers ya no eran el equipo de Reggie Miller, salvia nueva con muchos jugadores menores de 25 años impulsaban a la franquicia. El balance, 61-21, el mejor de la liga. En una conferencia en la que 2 equipos se clasificaron para las eliminatorias por el título con un porcentaje de triunfos inferior al 50%, el registro les colocaba muy por encima del resto. El Oeste seguía siendo una jungla. Hasta 6 franquicias ganan 50 partidos o más, siendo los Minnesota Timberwolves los primeros de conferencia. El trío formado por Kevin Garnett, Sam Cassell y Latrell Sprewell ganrantizaba puntos y defensa. San Antonio, Lakers, Dallas y Sacramento seguían siendo alternativas pese a que estos últimos solo pudieron contar con Chris Webber en 23 partidos. En playoffs se cumplen los pronósticos en primera ronda en ambas conferencias, pasan todos los cabezas de serie. En el Oeste, Minnesota y Sacramento libran una batalla que les lleva al séptimo choque, en el que los locales se imponen por apenas 3 puntos de diferencia, dando al traste con la posiblemente última oportunidad de unos Kings que enamoraban de pelear por el anillo. Mientras los Lakers apartaban a los campeones Spurs en 6. En final de conferencia los angelinos roban la ventaja de cancha en el primer encuentro y no ceden en el Staples. Estaban en disposición de recuperar el trono. En el Este, Detroit aparta a New Jersey en una serie que agotaría los duelos y que ponía fin a los grandes años de los Nets. El siguiente obstáculo, los Pacers. En una serie de marcadores bajísimos y defensas asfixiantes, los de Michigan impondrían su ley. Para el recuerdo aquel tapón de Tayshaun Prince a Reggie Miller en el segundo partido de la eliminatoria. Y en las finales, lo improbable. La defensa de Detroit minimiza el acierto de Kobe Bryant (38% de acierto), Karl Malone (33%), Gary Payton (32%) y Derek Fisher (30%). Solo Shaquille está a la altura, pero no basta. Chauncey Billups bordaría el juego, y con Hamilton como principal baza ofensiva y los Wallace imponiéndose bajo los tableros, los Pistons volvían a lo más alto tras casi tres lustros. Los mejores del curso: Kevin Garnett (Minnesota), MVP; Chauncey Billups (Detroit), MVP de las finales; LeBron James (Clevaland), rookie del año; Ron Artest (Indiana), mejor defensor; Antawn Jamison  (Dallas), mejor sexto hombre; Zach Randolph (Portland), mayor progresión; Hubie Brown (Memphis), entrenador del año; Jerry West (Memphis), ejecutivo; Reggiel Miller (ciudadano); P.J. Brown (New Orleans), deportividad. En el 5 ideal estaban Kevin Garnett, Tim Duncan, Shaquille O’Neal, Kobe Bryant y Jason Kidd. Los nombres del quinteto defensivo fueron Ron Artest, Kevin Garnett, Ben Wallace, Bruce Bowen y Kobe Bryant. Los mejores en la estadística: Tracy McGrady (puntos), Kevin Garnett (rebotes), Jason Kidd (asistencias), Baron Davis (robos) y Theo Ratliff (tapones). Apuntar que Portland Trail Blazers y Utah Jazz no jugarían playoffs por primera vez en 21 y 20 años, respectivamente.

Muchos movimientos antes del comienzo del curso 2004-05. La convivencia entre Shaquille O’Neal y Kobe Bryant se hizo imposible y esto provocó la salida del pívot rumbo a Miami Heat, que pasaban a ser desde ese momento aspirantes a lo máximo. Mientras, los Phoenix Suns se hacen con el agente libre Steve Nash, y Phil Jackson abandona el banquillo de los Lakers, siendo sustituido por Rudy Tomjanovich. Y en la propia liga, más novedades. Charlotte vuelve a tener equipo en la ciudad, bajo el nombre de Bobcats (posteriormente recuperarían el de Hornets, una vez New Orleans habían cambiado el suyo a Pelicans) y con 30 equipos se crea una nueva división por conferencia. Cuando apenas se llevaban semanas disputadas, en Detroit tiene lugar la pelea más fea de la historia de la NBA: Ben Wallace y Ron Artest encenderían la mecha y todo se descontrola a falta de menos de un minuto para el final del partido con faltas durísimas en uno al otro. Esto provoca el enfrentamiento entre equipos, pero el momento clave llegaría cuando a Artest le arrojan desde la grada un vaso de refresco. El jugador salta a por el espectador y comienza una batalla campal que termina con la suspensión de Artest para el resto de la temporada y sanción de 30, 15, 6, y 5 partidos para Stephen Jackson, Jermaine O’Neal, Ben Wallace y Anthony Johnson, respectivamente y 1 para Reggie Miller, Chauncey Billups, Derrick Coleman, Elden Campbell y David Harrison, además de multas económicas, servicios a la comunidad y terapias para el autocontrol. A día de hoy, sigue siendo el episodio más aberrante vivido nunca en la liga. La competición es dominada por los Suns de D’Antoni y Steve Nash, practicando un baloncesto vertiginoso y efectivo a la vez. El 62-20 registrado por los de Arizona es la mejor marca de la liga. Con los Lakers desaparecidos sin O’Neal, los otros candidatos del Oeste son San Antonio, Dallas y Seattle. En el Este, Miami acaba primero (59-21) y solo Detroit puede seguir su ritmo. Los Sixers, buscando volver a ser importantes, consiguen vía traspaso a Chris Webber en febrero, pero solo pueden acabar séptimos. Miami comienza los playoffs en modo apisonadora, con dos barridos ante New Jersey y Washington, antes de encontrarse con los Pistons en final de conferencia. Estos, previamente, se habían vuelto a ver las caras con los Pacers, equipo con el que tuvieron la pelea de principios de campaña. En 6 duelos los apartaron del camino. La última eliminatoria del Este sería una guerra. Los Heat llegarían a estar 3-2 por delante, pero los por entonces campeones pudieron dar la vuelta a la serie y alcanzar su segunda final consecutiva. Allí les esperaban los Spurs, que se desembarazaron de Denver, Seattle y Phoenix sin excesivos problemas. La serie entre ellos sería de las más duras que se recuerden. El momento cumbre, durante el quinto partido. En la prórroga, con los de Texas perdiendo por 2 puntos, un triple de Robert Horry a falta de 5 segundos daría la victoria a su equipo. Robert Horry, una vez más. En el séptimo, Tim Duncan y Manu Ginobili se combinarían para llevarse el triunfo y dar a los Spurs su tercer anillo en 6 años. Los mejores del curso fueron: Steve Nash (Phoenix), MVP; Tim Duncan (San Antonio), MVP de las finales; Emeka Okafor (Charlotte Bobcats), rookie del año; Ben Wallace (Detroit), mejor defensor; Ben Gordon (Chicago), sexto hombre; Bobby Simmons (L.A. Clippers), mayot progresión; Mike D’Antoni (Phoenix), entrenador del año; Bryan Colangelo (Phoenix), ejecutivo; Grant Hill (Orlando), deportividad; Eric Snow (Cleveland), ciudadano. El mejor 5 de la temporada lo formaron Tim Duncan, Allen Iverson, Steve Nash, Dirk Nowitzki y Shaquille O’Neal, mientras que en el quinteto defensivo estaban Bruce Bowen, Tim Duncan, Kevin Garnett, Larry Hughes y Ben Wallace. En el apartado estadístico brillarían Allen Iverson (puntos), Kevin Garnett (rebotes), Steve Nash (asistencias), Larry Hughes (robos) y Adréi Kirilenko (tapones). Dos momentos para el recuerdo: la retirada de Reggie Miller, uno de los mejores tiradores de todos los tiempos, y aquellos mágicos 35 segundos de Tracy McGrady ante San Antonio, remontando él solo una desventaja de 8 puntos.

Repasa las anteriores entregas de la historia de la NBA
Inicios NBA – Cap I
NBA 1946/1950 – Cap. II
NBA 1951/1955 – Cap. III
NBA 1956/1960 – Cap. IV
NBA 1961/1965 – Cap. V
NBA 1966/1970 -Cap. VI
NBA 1971/1975 -Cap. VII
NBA 1976/1980 -Cap. VIII
NBA 1981/1985 -Cap. IX
NBA 1986/1990 -Cap. X
NBA 1991/1995 – Cap. XI
NBA 1991/1996 – Cap. XII

 

Los mejores del lustro

 

Franquicias

1 Los Angeles Lakers (2 campeonatos, 1 final)

2 San Antonio Spurs (2 campeonatos)

3 Detroit Pistons (1 campeonato, 1 final)

 

Primer equipo

Kevin Garnett (Minnesota Timberwolves)

Kobe Bryant (L.A. Lakers)

Shaquille O’Neal (Los Angeles Lakers – Miami Heat)

Tim Duncan (San Antonio Spurs)

Jason Kidd (Phoenix Suns – New Jersey Nets)

 

Segundo equipo

Chris Webber (Sacramento Kings – Philadelphia 76ers)

Dirk Nowitzki (Dallas Mavericks)

Ben Wallace (Detroit Pistons)

Tracy McGrady (Orlando Magic – Houston Rockets)

Allen Iverson (Philadelphia 76ers)

 

Tercer equipo

Paul Pierce (Boston Celtics)

Vince Carter (Toronto Raptors – New Jersey Nets)

Jermaine O’Neal (Indiana Pacers)

Ray Allen (Seattle Supersonics)

Steve Nash (Dallas Mavericks – Phoenix Suns)

 

Equipo defensivo

Kevin Garnett (Minnesota Timberwolves)

Tim Duncan (San Antonio Spurs)

Ben Wallace (Detroit Pistons)

Bruce Bowen (San Antonio Spurs)

Kobe Bryant (L.A. Lakers)

 

Mejor entrenador

Larry Brown (Philadelphia 76ers – Detroit Pistons)

 

MVP EQUIPO NBA DE SPHERA

Juanan Mota (@juanan_mt): Tim Duncan

Iván Libreros (@IvánLibreros95): Tim Duncan

Jacobo Correa (@JacoCorrea): Tim Duncan

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados