Fútbol italiano

article title

Higuaín se viste de Champions

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Como buen soñador que soy, nunca dejé de creer, mientras Higuaín estaba en campo, confiaba en el tercer Scudetto del Napoli en su historia, el primero de Sarri y el primero como aficionado napolitano. Pero, aquella roja de un amargo domingo de principios de abril, quedó recordada como un desafortunado pero maravilloso incidente. Era el principio del fin, el trayecto llegaba a su fin y la belleza con él. Higuaín sancionado 3 partidos y un Scudetto que se alejaba hacia los brazos de la Vecchia Signora.

Cuando sueñas con algo y lo haces con fuerza, miras hacía arriba y lo que te queda por ganar y nunca, por jamás de los jamases, hacía abajo, entonces no estarías soñando estarías asustado, lo que pierdes y quien viene por detrás. Eso le pasó al Napoli, la gente hubo días que se lo creyó y miro hacía arriba, muy arriba. Luego, no solo perdió el Scudetto sino que vio peligrar la segunda plaza hasta la última jornada por una Roma de Spalletti que hizo un último tramo de temporada, espectacular.

 

Sueños rotos y lejanos, una quimera solo pensarlo. Fueron bonitos y me alegro de haberlos tenido. Pero los sueños, sueños son. La Juventus no solo ganó su quinto Scudetto consecutivo, lo hizo modo apisonadora. Con el récord de más puntos en una vuelta, consiguiendo 52 de los 57 posibles. En esta segunda vuelta, consiguió 17 victorias en 19 partidos y en el global de la temporada, solo encajó 20 goles en Serie A. Y el Napoli que se atrevió con esto, valiente iluso.

En definitiva, repuestos del golpe y con ganas de certificar el objetivo inicial a principios de temporada, el Napoli debía ganar en casa al Frosinone para ser equipo de Champions. Lo mismo debía hacer la Roma si quería tener alguna oportunidad. La Roma empezó ganando en San Siro mientras que el Napoli con superioridad tras expulsión de Gori, jugador del Frosinone antes del minuto 15 de partido, no podía abrir el marcador. Asediaba el Napoli e Higuaín lo intentaba, a dos goles tenía el récord de igualar a Gunnar Nordahl como máximo goleador de la Serie A en una temporada con 35 goles.

Fue Hamsik al filo del descanso tras una buena incursión de Ghoulam, quien abrió el marcador. El eslovaca hacía historia, al igualar a Maradona en goles en Serie A con 81 tantos anotados. El Napoli se marchaba por el túnel de vestuarios, con la victoria momentánea que le aseguraba la participación en la próxima edición de la Champions League pero Higuaín no había anotado y el ambiente estaba crispado, no todos los días se tiene la oportunidad de semejante hazaña.

Lo bueno vino en la segunda mitad, en no más de veinte minutos. Anotó el primero en su cuenta anotadora y el segundo de la noche tras una excelente entrada de Allan desde atrás tras sortear varios rivales que Higuaín solo tuvo que indicar al esférico por donde debía seguir su camino. Pase de la muerte y adentro. Higuaín llamaba a la puerta de la historia. El argentino recogía el balón del fondo de las redes, quería más. En diez minutos, la historia le abrió la puerta. Higuaín tras centro de Hysaj, hacia su décimo doblete en el campeonato e igualaba a Gunnar Nordahl con 35 tantos en un año, como máximo anotador en una temporada en Serie A.

Le quedaban más de 25 minutos con un Frosinone vendido y en inferioridad, para ser el mejor goleador de la historia. Y no duden, lo hizo. A falta de veinte minutos para el final, un balón que levantó Mertens, Higuaín lo acomodó con el pecho para firmar la mejor obra de arte de la temporada. Tumbaba de un porrazo la puerta de la historia. El gol te abría las puertas del cielo. Rey de Napoli, historia del Calcio. La chilena del argentino le hacía ser el mejor delantero de la historia en una temporada en Serie A con 36 goles anotados, en 35 partidos que jugó.

No había mejor manera de cerrar el cuento. Sonó el pitido final y se dio por finalizada una temporada de ensueño, que seguramente costará de repetir aunque yo no paró de pensar en el comienzo de la próxima. Por quinta vez en su historia, tercera participación en los últimos 6 años, El Napoli es equipo de Champions, séptima temporada consecutivo que el club partenopeo jugará competición europea. Acabó la temporada con un San Paolo imbatido, único estadio de las cinco grandes ligas junto al Signal Iduna Park, donde el equipo local no conoce la derrota en competición doméstica. El Napoli solo empató 3 partidos (Sampdoria, Roma y Milan) a lo largo de la temporada. Fue el mejor Napoli de la historia (con 3 puntos) por puntos conseguidos en una temporada (82), victorias en un mismo año (25) , victorias consecutivas (8) y goles marcados (106).

 

Una alegría inmensa. Récord de todos, le debo tanto a Sarri. Esta ciudad merecía la Champions” eran las palabras del héroe al término del encuentro. Mientras, Sarri agradecía a la afición el apoyo incondicional durante toda la temporada, una afición campeona. El presidente, Aurelio De Laurentiis entre festejos, confirmó el fichaje de Tonelli para la próxima temporada, siendo el lunes, el día de la oficialidad. Acabó la temporada de los bonitos sueños, de la quimera y aún sancionado y apartado, Higuaín fue el mejor, hizo historia y cuando le dieron por muerto, apareció. Un hombre que nos hizo llorar de emoción y reír de ilusión, se marchó a hombros del San Paolo, aplaudido por toda una ciudad. Ésta vez, cogió pluma y papel, no para ahogar las penas sino para escribir en la historia, su nombre. Un tipo duro nos hizo creer lo imposible. Gracias Higuaín.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados