eSports

article title

Hearthstone: ¿Qué pasó con España en los Global Games?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Necesitbamos una victoria aplastante (3-0) contra Austria y esperar a que el resto de la competencia fallara estrepitosamente para meternos en una hipotética siguiente fase de los Global Games. Parece que entendimos mal. O el resto.

¿Qué ha pasado con nuestro equipo en este evento? La respuesta podría ser sencilla y, a la vez, muy complicada de responder. La respuesta corta y fácil es: nuestros aspirantes, quizás, no estaban preparados para ello. La respuesta larga es: ¿ha hecho la comunidad la elección correcta con los representantes?

Creemos que Evangelion dio un golpe en la mesa al ganar la Dreamhack de Valencia, evento de renombre contra grandes competidores de la escena como StanCifka o Crane, poniendo su Paladín N’zoth en lo más alto de las listas mundiales. Podría haber discrepancias, pero se había “ganado” el puesto en cierto modo.

Duck iba por méritos propios, ya que es el jugador español que más puntos acumuló en el circuito.

La sorpresa a nivel global fue que se quedara fuera nuestro mayor bastión a nivel internacional: AKAWonder. Los medios extranjeros no tardaron en hacerse eco y pudimos ver a varios jugadores de renombre hablando sobre su ausencia en sus respectivos canales, tanto en Twitch como en Youtube.

La incorporación de Josemi y Feelink, ambos famosos youtubers, incendiaron los foros en cuestión de minutos. Para parte de la comunidad despiertan simpatía, no cabe duda. Feelink se caracteriza por su aporte didáctico y tiene bastante “feelink” en sus medios, donde se mueve como pez en el agua. Solo faltaba ver si eran capaces de responder ante una batalla de la talla de los Global Games.

La primera ronda auguró el desastre. Jugadas mal pensadas, fallos con la organización del evento y comunicación errónea entre ellos mismos (Feelink ya justificó en su día la serie de catastróficas desdichas) ponían en boca del planeta el estrepitoso fracaso del primer día.

Para el resto de equipos, España pasaba a ser el equipo de youtubers. Poco más.

En la segunda ronda la cosa cambió para bien. Victoria aplastante que hacía pensar que la seriedad había vuelto al equipo.

A partir de ese momento, parece como si la fuerza se hubiera ido sin hacer ruido: partidas cortas, jugadas poco pensadas, fallos que se cometen bajo presión, desidia.

No hace falta que los aspirantes se justificasen ante nadie, como hizo Feelink ante la comunidad, la misma que le había dado la plaza. Le aplaudimos por el compromiso. La próxima veremos.

Nuestra reflexión es que quizás la comunidad española está confusa entre profesionales del eSport y profesionales del entretenimiento. Quizás nos merecemos lo votado. En todo caso, la diferencia es abismal.

Todos los jugadores de la selección se encuentran ahora mismo en algún equipo de nivel y la cantera poco a poco va creciendo en base. Recientemente la ESL ha anunciado la ESL Masters de Hearthstone, en la que podremos ver nuevas caras que harán que la escena española gane en calidad y, sobretodo, confianza.

Basta de complejos, aquí también somos buenos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados