NFL

article title

Hasta siempre, Peyton

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El 18 de abril de 1998 comenzó a cambiar la historia de la NFL. Con el número 1 del draft, los Indianapolis Colts seleccionaban a un tal Peyton Manning, de la universidad de Tennessee y natural de New Orleans. Hijo de Archie Manning (nº2 del draft de 1971 y QB titular de los Saints durante 10 años), llevaba el football había mamado footaball desde sus días en la cuna, y tanto en high school como en college dejó muestras de que podría llegar a ser un jugador importante en la NFL. Los Colts no dejaron escapar su oportunidad y tomaron la, posiblemente, mejor decisión de la historia de la franquicia.
 

 
El 7 de marzo de 2016, Peyton anuncia su retirada. 18 temporadas, 2 Super Bowls, 5 MVPs, jugador con más yardas de pase de la historia, jugador con más touchdowns de la historia o jugador con más victorias de la historia son algunos de los números que deja como legado. Pese a que muchos critican sus actuaciones en playoffs o el hecho de haber ganado un anillo en 17 temporadas (el segundo llegó en su último partido), no hay duda alguna de que estamos ante una leyenda del football, y del deporte.

Y es que Peyton Manning ha sido mucho más que sus números, fue el principal culpable de que los quarterbacks sean ahora los dioses de la competición. Su inteligencia, su análisis exhaustivo de los rivales y su capacidad de lectura para saber qué va a hacer la defensa en cada snap y poder cambiar la jugada, han hecho que defender el pase sea algo mucho más complejo que hace unos años. De hecho, siempre se ha dicho que Manning era su propio coordinador ofensivo sobre el campo. Sería difícil imaginar el football actual sin su impacto en la competición. El propio Tom Brady dijo al saber de la retirada “You changed the game forever” (Cambiaste el juego para siempre).
 

 
Precisamente Brady ha sido parte esencial de la carrera de Manning, casi no se puede entender la del uno sin la del otro. Una rivalidad que ha durado 15 temporadas y que ha dejado enfrentamientos tan épicos entre Colts y Patriots como aquel de los playoffs de 2007. Se podría decir que, con alguna excepción, se apoderaron de la AFC durante todos esos años y cada duelo entre sus equipos se convertía en un Brady vs Manning, cuando lo cierto es que nunca jugarían uno frente al otro. El eterno debate: ¿Es mejor Manning o Brady? nunca pondrá de acuerdo a los aficionados y siempre formará parte de la historia.

Para muchos, la retirada llega tarde. Ya tras su gravísima lesión, por la que se perdió toda la temporada en 2011 y que forzó su salida de los Colts ante la llegada de “su heredero” Andrew Luck, hubo muchos rumores sobre si volvería a poder lanzar un balón. Lo cierto es que en 2012 llegó a Denver y demostró que no estaba acabado. No sólo eso, sino que en 2013 realizó una de sus mejores temporadas y sólo los tremendos Seahawks de “The Legion of Boom” pudieron separarlo de su segunda Super Bowl.
 

 
Ya a finales de 2014 volvieron los rumores de retirada, y es que en esa temporada los síntomas de que sus días como quarterback de la NFL estaban llegando a su fin eran cada vez más evidentes: dificultad para completar pases de más de 10 yardas, mala precisión, poca velocidad en los pases, etc… Muchos esperaban el anuncio de una retirada antes de una debacle aun mayor, pero Manning se encabezonó con seguir jugando. El tiempo le dio la razón (o al menos le recompensó), y pese a hacer una temporada horrible a nivel personal, consiguió lo que había merecido durante muchos años y tantos le recriminaban no haber conseguido, su ansiada segunda Super Bowl, su segundo anillo de campeón. Aunque fuese gracias a una de las mejores defensas que se han visto en la NFL, lo cierto es que Peyton Manning se ha retirado en la cima, no en la de su juego, pero sí en la deportiva.

Gracias por hacerme disfrutar todos estos años. Hasta siempre, Peyton.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados