Se habla de:

EURO 2016

article title

Harakiri a la croata

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La emoción brotó en Saint-Étienne desde antes del pitido inicial. Un emocionado Darijo Srna trataba de enjugarse las lágrimas recordando el reciente fallecimiento de su padre mientras sonaban los compases del himno croata. En lo puramente deportivo, el seleccionador Cacic alineaba a los mismos once hombres que ganaron y gustaron contra Turquía, mientras que Vrba daba entrada a Skalak y Lafata en detrimento de Gebre-Selassie y Necid. Meros cambios nominativos porque de inicio el equipo checo no iba a dar muestras de una nueva actitud.

Desde el principio, el combinado balcánico se adueñó del mando del partido como era de suponer aunque sin demasiado aciertoy las llegadas a las áreas quedaban abiertas para ambos equipos con una República Checa que quería cambiar de guión respecto al encuentro ante España y que situaba más adelantada su línea defensiva. Una serie de imprecisiones de las que sólo Modric, aunque lejos de la frontal checa, se escapaba de ellas con su maestría habitual y conseguía poco a poco situar a Croacia en el campo rival con aplomo.

Precisamente, los croatas tuvieron la aproximación más peligrosa en el minuto 20 tras un contragolpe comandado por Mandzukic y al que Perisic no llegó por centímetros cuando sólo tenía que empujarla a gol. Los arlequinados ya asediaban a base de centros laterales, Rosicky no aparecía y la República Checa iba dando pasos hacia atrás debido al empuje croata y únicamente encontraban forma de estirarse con un voluntarioso pero aislado Krejci. Y parecía que uno de esos envíos desde el costado los iba a aprovechar Mandzukic en una de esas. Pero no.

Una pérdida imperdonable de Plasil en la salida provocada por la anticipación de Badelj, le dejó todo el carril a Perisic para conducir, acercarse al área sin que Sivok le encimase y definir con toda la serenidad que le caracteriza con un gran zurdazo cruzado al poste más alejado de Petr Cech. Y con el tanto del interista y la sensación de plena superioridad croata se alcanzaba el descanso.

Tras el descanso, la República Checa siguió demostrando sus carencias y su falta de un plan alternativo sólido. Eran incapaces de gestionar sus posesiones y de nuevo llegó otra pérdida garrafal en la salida por parte de Hubník que acabaría en desastre. Brozovic con un simple pase dejó a Rakitic frente a Cech y el barcelonista definió con toda la clase del mundo por encima del arquero para poner el 2-0 cuando se alcanzaba la hora de juego. Todo parecía visto para sentencia pero las cosas iban a dar un giro radical.

Primero, con el gol de Skoda en el 77′ tras un centro repleto de fantasía y botado con el exterior de la bota por parte de Rosicky que el delantero del Slavia de Praga iba a cabecear de libro para superar por arriba a un Subasic que quizá pudo hacer más. Croacia había bajado los brazos, Modric se había retirado lesionado y la detención del juego debido a la lamentable tromba de bengalas lanzadas al césped desde la zona de los seguidores croatas terminó de sacarla definitivamente del partido. Para no volver ya a él.

Clattenburg decidió reanudar el curso del encuentro pese a las dudas y Pavel Vrba aprovechó el rubor instalado sobre el césped de Saint-Étienne y el despiste generalizado en las filas croatas para poblar el equipo de delanteros dando entrada también a Necid. Y volvió a salirle perfecto. Unas manos absurdas de Vida cuando trataba de despejar un balón aéreo por encima de Sivok acabaron en un penalti que Necid se encargaría de transformar para colocar el definitivo 2-2 y dar esperanzas renovadas a los checos de cara al último duelo que les enfrentará con Turquía.

Por su parte, los croatas -que pueden ser sancionados por la UEFA debido a las vergonzosas imágenes por parte de alguno de sus aficionados más ultras- se complican la vida en exceso cuando tenían el pase a octavos en el bolsillo y estaban poniendo en marcha definitivamente su candidatura al título con un fútbol de alta escuela totalmente opuesto al energúmeno o energúmenos que lanzaron las bengalas al campo y que desconectaron a su selección del partido. Y quién sabe si algo más.

PUNTUACIONES

XI REPÚBLICA CHECA (4-2-3-1): Cech (6); Kaderábek (5), Sivok (7), Hubník (4), Limbersky (5); Plasil (4), Darida (6); Skalak (4), Rosicky (6), Krejci (6); Lafata (4). Sustitutos: Skoda (7), Suran (5), Necid (6).

XI CROACIA (4-2-3-1): Subasic (6); Srna (7), Corluka (6), Vida (4), Strinic (5); Modric (7), Badelj (6); Brozovic (7), Rakitic (8), Perisic (8); Mandzukic (6). Sustitutos: Kovacic (5), Schildenfeld (s.c), Vrsaljko (s.c)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados