Fútbol alemán

article title

Hannover 96, de Europa a luchar por salvarse

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Hannover 96 empezó la temporada con el cartel de que era uno de los proyectos mas interesantes de la temporada. Tayfun Korkut por fin tuvo tiempo de realizar una pretemporada desde cero con el equipo y de modelar la plantilla a su gusto, con fichajes como los de Joselu, Briand, Kiyotake o Albornoz. Precisamente el español fue el que más ilusión despertó después de su buen año en Frankfurt. Además, algunos jugadores como Zieler y Stindl estaban en la edad ideal para servir de líderes dentro del vestuario. El único detalle por pulir, en principio, fue la linea defensiva, que era (y es) la parte mas “frágil” del equipo. Por lo demás, la temporada debía transcurrir con total normalidad, aunque llegar a puestos de Europa League tampoco se podía considerar como una quimera.

Una temporada, dos equipos diferentes

Los de Tayfun Korkut empezaron la campaña de forma fulgurante. Sumaron 10 puntos de 15 en los primeros cinco partidos, llegando, incluso, a la tercera posición. Tras el gran inicio, Stuttgart, Bayern y Mönchengladbach frenaron la racha de los de la Baja Sajonia, aunque que en la onceava jornada volvieron a ocupar posiciones de Champions League (4º). Al finalizar la primera vuelta, el Hannover se hallaba en la octava plaza con 24 puntos, a solo tres de puestos de Europa League. El objetivo, hasta esa fecha estaba cumpliéndose. Como colofón, Joao Pereira llegó procedente del Valencia y  Didier Ya Konan volvió tras apenas seis meses en el Al Ittihad saudí para dotar de más profundidad y nivel a la plantilla.

Sin embargo, todo lo que en la primera vuelta fue ilusión y alegría, se convirtió en desesperación y decepción en la segunda. El Hannover cayó en picado. Es el peor equipo de la segunda vuelta: ganó su primer partido de 2015 el pasado fin de semana (en mayo). El resto, 7 empates y 8 derrotas que los han metido de lleno en la lucha por el descenso. Tayfun Korkut fue despedido a cinco partidos del final de liga y Michael Frontzeck recogió el testigo para intentar revertir la situación. A falta de una jornada por disputarse, el Hannover es 15º con 34 puntos, a solo uno de relegation y a dos de descenso directo. Se jugarán la permanencia con el Freiburg en el HDI Arena, equipo con el que están empatados a puntos.

 

Afición y ultras en contra de su presidente

El presidente del club, Martin Kind, no es precisamente una de las personas más queridas por los seguidores. Kind no era un gran amante del 50+1, sistema que protege a los clubes de Bundesliga de inversores externos. Hay una excepción: Si un inversor da muestra de su fidelidad por un periodo aproximado de 20 años, puede comprar el resto de las acciones. Precisamente esto último es lo que ha hecho el presidente: el pasado abril compró el último 15’66% que le quedaba al club con su grupo de inversión. Por lo tanto, el Hannover 96 está en manos de Kind. Esto no ha sentado nada bien a los aficionados más románticos del club que piden su marcha en cada partido. Hasta tres veces se tuvo que votar la aprobación de la gestión en la reunión anual de los socios, donde algunos asistentes incluso hablaron de fraude electoral.

Por último, su relación con los ultras no pasa por los mejores tiempos. Hasta la temporada 2012/2013, los ultras llevaban una bandera que ilustraba a Fritz Haarman, un psicópata alemán oriundo de Hannover  al que se le atribuyen los asesinatos de más de 100 personas y que fue ejecutado en 1925. El diario Bild se hizo eco de ello en un artículo y Kind ordenó que es bandera no entrara nunca más en el estadio. La temporada pasada, para limar asperezas, permitió que los ultras crearan un tifo para el derby ante el Eintracht Braunschweig. Además de eso, los ultras colaron bengalas sin permiso, que encendieron y que provocó que el club tuviera que pagar una cuantiosa multa impuesta por la DFB. A partir de esta temporada, los ultras solo animan al Hannover U23.

¿Que supondría el descenso en Hannover?

Finanzas. El golpe sería bastante serio. El propio Kind calcula que las pérdidas serían de unos 30 millones de euros. Pese a eso, ha declarado que el club está  económicamente estable y que podrían pasar un año en segunda división “libre de problemas”.

Plantilla. Todos los contratos de los jugadores incluyen la segunda división, pero 8 terminan con su vinculación. Además, sería complicado retener a jugadores como Zieler o Joselu (ambos tienen clausula) y a Bittencourt (BVB tiene opción de recompra). Stindl, el mejor jugador de la plantilla, hará las maletas en verano, rumbo al Mönchengladbach de Lucien Favre. “El descenso sería una catástrofe deportiva” afirma el presidente. El principal objetivo sería ascender al año siguiente, aunque el mismo ha reconocido que no se puede subestimar a la segunda división alemana.

Dirección Deportiva. Dirk Dufner es el encargado de realizar los fichajes. Tras la mala segunda vuelta, su puesto está en entredicho. Pese a la buena primera vuelta, los fichajes no han rendido como se esperaba. En caso de descenso, sería el primero en salir. Michael Frontzeck es, de momento, un parche. Si el descenso es una realidad no seguiría. Si lograra la salvación podría tener opciones de quedarse con el puesto, aunque Slomka, Sasha Lewandowski o Lukuhay ya han sonado para ocupar el banquillo la temporada que viene.

Presidente. Sería uno de los pocos que seguiría en el club. Tiene intención de seguir hasta 2018 y llevar a cabo su plan de mejorar la cantera del club. El descenso supondría un grave problema para sus intenciones.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados