Miscelánea

article title

Hamburgo SV, un dinosaurio en peligro de extinción

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

María CANDELARIO – El Hamburgo SV a falta de dos jornadas (contra Bayern Múnich y Mainz 05) está en puestos de promoción, un punto por encima del descenso y a cuatro de la salvación.

Entidad popular y con leyenda
Fundado el 29 de septiembre de 1887, es uno de los clubes más antiguos de Alemania. Su época dorada la encontramos en la década de los 70 y mitad de los 80. En esos años consiguió gran parte de sus títulos oficiales. En 1976 ganó la DFB-Pokal y al año siguiente se proclamó campeón de la Recopa de Europa. Logró su primer campeonato de la Bundesliga en 1979, siendo subcampeón el Bayern Múnich, y luego ganaron dos campeonatos consecutivos en 1982 y 1983, con Felix Magath como una de sus principales estrellas. Además, en 1983 se proclamó campeón de la Copa de Europa ante la Juventus venciendo 1-0 en el Estadio Olímpico de Atenas, consiguiendo un histórico doblete. A raíz de aquí, existe una rivalidad enorme entre el Bayern y el Hamburgo, son los únicos dos clubes de Alemania que han conseguido el doblete (Bundesliga y Copa de Europa), y junto a Berlín son las ciudades más grandes de la meseta germana, sus enfrentamientos se conocen como el derbi Norte-Sur.

Bundesliga y Hamburgo van ligados de la mano
En los 51 años de historia del campeonato alemán, solo hay un equipo que siempre se ha mantenido en la competición, el Hamburgo SV. Es un dato que caracteriza a este club, de ahí su apodo, los dinosaurios. Además, en su estadio, tienen un reloj gigante del tiempo que marca los años, días, horas, minutos y segundos del club en Bundesliga. Ya sea por tradición o por historia, el Hamburgo y la Bundesliga van cogidos de la mano.

Saber sufrir para saber ganar
Un club con historia, que luce en sus vitrinas: 3 Bundesligas, 3 DFB-Pokal, 2 Copa de la Liga de Alemania, 1 Liga de Campeones, 1 Recopa de Europa, 2 Copa Intertoto de la UEFA y otros tantos trofeos nacionales de menor importancia; siempre se ha mantenido con regularidad en el fútbol alemán. Pero como dice un sabio, para ganar hace falta saber sufrir. Los hanseáticos no están pasando por uno de sus momentos más dulces. En la temporada 2011/2012 el club peleó, como muy pocas veces en su historia, por no descender; salvándose en la recta final del campeonato y acabando en una muy mala decimoquinta posición, rozando la promoción y el descenso. Esta campaña, los pupilos de Mirko Slomka, que llegó en febrero para revertir la situación, están sufriendo considerablemente para no descender, luchando contra el crono.

En definitiva, un equipo campeón, simpático y luchador, en el cual su historia habla por sí misma. ¡Suerte!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados