Fútbol inglés

article title

Gylfi Sigurdsson, un islandés atípico

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Cuando se habla del Swansea hay una figura que resalta por encima de las demás. Esa es Gylfi Sigurdsson y no es para menos. El islandés ha participado directamente en la mitad de los 28 goles de los Swans en la Premier League, repartidos en siete dianas y siete asistencias. A pesar que su posición es la de mediocentro, o un poco más adelantado en la mediapunta, el futbolista nacido en Hafnarfjördur es el segundo máximo goleador del equipo, solo por detrás del delantero centro, Fernando Llorente, que ha transformado ocho dianas. Por supuesto el islandés es el máximo asistente de su escuadra.

Sigurdsson es un prototipo de futbolista muy atípico al estilo de juego de su país natal, Islandia. Los jugadores islandeses se caracterizan, seguramente por las duras condiciones climatológicas de su país, en especial el frío, por su trabajo, su fuerza, su solidez, el luchar todos los balones aéreos, su rapidez y no complicarse con el balón en los pies. Viendo estas características, Sigurdsson no debería ser islandés, ya que es un jugador muy técnico con la pelota, con un gran golpeo de balón tanto en faltas y penaltis como desde fuera del área y no destaca por su rapidez, pero la suple con inteligencia táctica y buena colocación sobre el terreno de juego. A pesar de esto cuando toca ponerse el mono de trabajo lo hace sin tapujos. El claro ejemplo fue su rendimiento, tanto individual como colectivo, de Islandia en la Eurocopa.

Fue el mediocentro titular junto con Aron Gunnarsson, el futbolista que actualmente juega en el Cardiff City en la Championship y que reúne al 100% las características propias de un jugador islandés. Sigurdsson se ocupó de las tareas más técnicas y Gunnarsson del trabajo físico. Se complementaron a la perfección. Islandia hizo un gran papel en la Eurocopa llegando hasta cuartos de final, habiendo eliminado por el camino a Inglaterra por 1-2. Un resultado histórico. Cayeron contra Francia por 5-2, pero la historia ya la habían escrito en los libros de fútbol.

Sigurdsson celebra un gol contra el Sunderland en Premier League | GEOFF CADDICK/AFP/Getty Images

El Swansea, sabiendo del gran nivel de Sigurdsson en la Eurocopa, lo renovó por 4 años, aunque aún le quedaba dos años de contrato, y de esta forma quiso blindarlo para que no se fuera a otros equipos. El islandés le debe estar muy agradecido al conjunto galés, ya que suma su cuarta temporada, en dos etapas distintas, en el club de la ciudad de Swansea. El primer año fue en la campaña 2011/2012. Después se marchó, pero en la 2014/2015 el conjunto galés lo recuperó por 10 millones de euros proveniente del Tottenham. Esta es la tercera temporada consecutiva de Sigurdsson en el Swansea y año a año va mejorando sus números.

En su primera campaña de vuelta a casa, en la temporada 2014/2015, anotó 9 goles y no dio ninguna asistencia en liga. El año pasado marcó 11 dianas e hizo tres asistencias en 36 partidos. En la presente Premier League ya suma siete goles y siete asistencias. Va en camino de superar sus registros anteriores.

Sigurdsson es, sin duda alguna, el referente del equipo. Casi se le podría considerar un galés más unido a la causa para que el Swansea se aleje de la zona de descenso. Cuando peor estaban los Swans en liga, ocupando una de las últimas tres plazas, Sigurdsson se echó el equipo a la espalda y sacó a relucir todo el juego que tiene en sus botas.

Tan solo tiene 27 años y está en el mejor momento de su carrera. Cuando acabe la temporada seguro que le van a llover muchas ofertas para irse del Swansea, pero Gales ya es, y va a seguir siendo, su segunda casa, tanto si se queda como si se va.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados