Se habla de:

Fórmula 1

article title

‘Guns and Boxes’: Reflexiones del GP China (2014)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

"Guns and Boxes" es un espacio creado por Jose Carlos de Celis, que pretende exponer algunas ideas, comentarios y reflexiones después de Gran Premio de Fórmula 1

¿QUIÉN GANARÁ EL MUNDIAL?
¿Rosberg o Hamilton? Con la ventaja que está cogiendo Mercedes y con la inercia dominadora que parece que continuará, el campeonato tiene dueño. Hay tiempo de sobra para la remontada, pero la distancia con sus rivales es muy grande y el resto de equipos se quitan puntos entre ellos en la persecución: un domingo es Red Bull la alternativa más fiable y al siguiente lo es Ferrari o Force India. Falta saber si el campeón será Lewis o Nico. Si tuviera que apostar mi dinero lo haría al británico, que con un coche fiable y cuando está centrado resulta un piloto excepcional.

Pero no será fácil.  Ha ganado tres de las cuatro primeras carreras y aún así no es líder del mundial por el abandono en la primera prueba. Un 0 en el marcador es clave cuando estás en un equipo tan superior y tu compañero es un buen piloto que rara vez falla, pues la diferencia máxima que puedes sacarle cada carrera con doblete es de siete puntos. Lewis es superior a Rosberg pero el alemán, que en la salida se puso séptimo y luego remontó, avisa: no ha bajado del segundo puesto desde que empezó la temporada. Hará falta mucha regularidad para batirle.

A VUELTAS CON EL DEBATE
Tras un emocionante gran premio en Bahrein y una semana de descanso, el de China supo a poco. Son los mismos equipos que hace dos semanas y las mismas reglas, así que hay que concluir que unas carreras serán divertidas y otras no tanto, sin una explicación que atienda a la lógica. Sin contar a Mercedes, las diferencias de tiempos entre la mayoría de pilotos no son grandes, pero hay pocos adelantamientos en las posiciones de puntos. Sobre el ruido, los equipos se reunirán para aumentar el sonido, y sobre la fiabilidad, solo hubo dos abandonos de 22 coches en Shanghai.

Por otro lado, la carrera terminó en la vuelta 54, dos antes de lo previsto, por un fallo de los comisarios que mostraron la bandera a cuadros a Hamilton en la vuelta 55. Igual el problema no es la Fórmula 1 sino quien la gobierna. Y hablando de problemas, esta semana dimitió Stefano Domenicali. Decir que no tiene culpa de la trayectoria de la Scuderia en los últimos años sería mentir, pero no es el mayor ni el único culpable. Sin haber coincidido en vida con él, con todo lo visto y leído me atrevo a decir que Don Enzo Ferrari se hubiera liado a garrotazos con varios más. Él, que consideraba que “la aerodinámica es para fracasados que no saben hacer motores”, tendría que ver cómo su equipo no ganará el mundial entre otras cosas por falta de motor. Lamentablemente nunca sabremos su opinión.

CARA Y CRUZ PARA VETTEL Y ALONSO
Fernando Alonso hizo una gran carrera, otra más, queriendo dar la razón a su nuevo jefe, que asegura que es el mejor piloto de la parrilla. En la valoración no hay que olvidar la mejora de Ferrari tras los test de Bahrein ni la suerte que tuvo tras tocarse en la salida con Felipe Massa, pero ninguna de esas dos cosas le quitan una pizca de mérito. Controló en todo momento lo que ocurría con respecto a los neumáticos y las distancias con sus rivales y la sangre fría mostrada en la última fase de carrera para no desgastar sus gomas y llegar al final en condiciones óptimas fue decisiva. Es tercero en la clasificación de pilotos.

En el lado opuesto se encontró Vettel, incómodo con su Red Bull. Su compañero sí saca el 100% al coche y ha tenido que dejarle pasar en dos carreras consecutivas. Al principio se negó pero luego dio su brazo a torcer y fuera de pista reconoció el mérito de Ricciardo. No es ninguna tragedia, un tetracampeón no lo es por pura suerte  y no se le ha olvidado cómo pilotar, pero tiene que mejorar y él lo sabe. Se mostró autocrítico y huyó de cualquier excusa, y quizás sea cuestión de tiempo que recupere su nivel. Además del tiempo, un poco más de potencia en su motor tampoco le vendría mal.

LAS OTRAS CRUCES Y LA HORA DE COMER
En el fin de semana de Pascua, también cargaron con sus cruces Kimi Raikkonen y los Mclaren. El finlandés está teniendo una temporada gris casi negra. No se adapta al Ferrari y la comparación con Alonso lo deja en mal lugar. Como a Vettel, tampoco se le ha olvidado conducir, pero conviene que ambos encuentren pronto el feeling con sus monoplazas. También fue un mal día para Mclaren. Los de Woking empezaron la temporada fortísimos pero han ido retrocediendo y sumaron en China su segunda carrera sin puntuar. Teniendo motor Mercedes se les debe exigir mucho más. Tendrán la opción de revancha en la siguiente carrera.

Esa próxima prueba será en España. La Fórmula 1 llega a Europa para el quinto gran premio y, con él, se acaban las carreras por la mañana hasta octubre. Vuelven los grandes premios a la hora de comer durante los cinco siguientes meses, a excepción del Gran Premio de Canadá, que se cuela entre Mónaco y Austria, otra de las cosas ilógicas del calendario. Un calendario que lo mismo trae dos carreras seguidas, que una semana de descanso entre carreras, que tres semanas de parón hasta el siguiente gran premio, como ocurre ahora hasta que dentro de 21 días lleguemos a Montmeló. Que me lo expliquen.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados