Se habla de:

Fórmula 1

article title

‘Guns and Boxes’: Reflexiones del GP Austria (2014)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

"Guns and Boxes" es un espacio creado por Jose Carlos de Celis, que pretende exponer algunas ideas, comentarios y reflexiones después de Gran Premio de Fórmula 1

NO HAY MUNDIAL PERO HAY CARRERAS
Tras el Gran Premio de Canadá, donde por fin no ganó un Mercedes, llegó el de Austria, donde pudo no ganar un Mercedes. Lo tuvo en su mano Felipe Massa tras la pole, pero una de las claves de la victoria que no consiguió era acertar con la estrategia y Williams no lo hizo. En Montreal, el triunfo de Ricciardo fue posible gracias a los fallos de fiabilidad de Mercedes, pero en el Red Bull Ring sí pareció que alguien podía superar a los líderes en igualdad de condiciones. El motor Mercedes, clave de nuevo. En el circuito de Spielberg los propulsores marcaron la diferencia, y Williams puso en serios apuros a Rosberg y Hamilton, terminando cerca de ellos.

El Mundial está decidido, y Nico Rosberg ya saca 29 puntos a Hamilton, es decir, más de una carrera si no contamos la de Abu Dhabi, que dará el doble de puntos. Los dos abandonos de Lewis pesan demasiado. Reconozco que no esperaba a Rosberg a este nivel. Porque, aunque cuente con el mejor coche, hay que ser muy bueno para no bajar de la segunda posición en ocho carreras. La lucha por el campeonato será entre los dos compañeros, con lo que podríamos decir que no hay Mundial. Pero, lo vimos en Canadá y lo vimos con las reducidas distancias en Austria, sí hay carreras.

LA IMPORTANCIA DEL ORDEN
Fernando Alonso salía cuarto y terminó quinto un gran premio que muchos pintaron de heroico. A quien escribe esto le resultó una buena carrera, sin más. Mostró buen ritmo durante parte de ella, pero mirando ampliamente el fin de semana, Ferrari se mostró como el tercer equipo en Austria. Y con el tercer mejor coche, quedar justo detrás de los que conducen los dos primeros no es ninguna proeza. ¿Y Raikkonen? Preguntarán. Raikkonen sigue sin adaptarse al Ferrari y a veces queda la sensación de que no lo hará en toda la temporada. Alonso sí lo ha hecho y por tanto es quien muestra de qué es capaz ese monoplaza. En Austria era capaz de ser quinto, y lo fue.

Por otra parte, Daniel Ricciardo está recogiendo, merecidamente, gran parte de los elogios de esta temporada. Y, sin embargo, tras su victoria en Canadá solo pudo ser octavo en Austria. Su Red Bull no daba para más. El sábado volvió a batir a Vettel, pero en carrera no podía con los Mercedes, ni los Williams, ni siquiera con Force India o Mclaren. La importancia del orden. Red Bull será el segundo en varios circuitos, pero donde prima el motor, tiene poco que hacer al menos con respecto a equipos motorizados por Mercedes.

RESIGNACIÓN ANTE UN 2014 NEGRO
Vettel sumó en el circuito de su equipo el tercer abandono por avería en ocho carreras. No rindió a su nivel el sábado, pero incluso habiendo conseguido tres poles este año, seguiría sumando tres ceros en su marcador. Algún ventajista aprovecha su bajo rendimiento para cuestionar sus cuatro mundiales, como si ganar cuatro títulos fuera tan sencillo como ir a comprar el pan. El alemán sigue ejerciendo la autocrítica y lamentando su mala suerte, con cierta resignación de que el 2014 es imposible. Su situación desespera, pero sabe que él también tiene que mejorar si quiere conseguir buenos resultados con frecuencia.

Otro que parece resignado es Kimi Raikkonen, que no se hace al Ferrari. El finlandés, mientras su compañero era cuarto, solo pudo conseguir un punto, y se encuentra en tierra de nadie en el campeonato, en el duodécimo puesto con 60 puntos menos que Alonso. En su caso, no adaptarse al coche está siendo más frustrante aún, ya que es la primera temporada de su segunda etapa en Maranello y comienzan las sospechas de que este ciclo de rojo podría ser efímero. En cualquier caso, tanto para Vettel como para Raikkonen, es difícil saber que el Mundial tiene dueño desde el principio. Causa la resignación de un 2014 “perdido”.

EL RETORNO DE LOS CLÁSICOS
Volvió el circuito de Spielberg, un clásico. El actual Red Bull Ring es el anterior A1 Ring, que no es tan histórico como el viejo Osterreichring, que se encontraba en el mismo lugar, pero tampoco es nuevo. Vuelve, en cualquier caso, un gran premio de los clásicos, el de Austria, en un bonito lugar. Hace ilusión que un país que ha contado con campeones como Niki Lauda o Jochen Rindt o pilotos como Gerhard Berger escriba otra vez su nombre en el calendario de carreras de la Fórmula 1. Pero no es el único retorno de un clásico.

Williams, que muere y fallece cada cierto tiempo, plantó cara a Mercedes e incluso consiguió un doblete en primera línea de clasificación en la jornada del sábado. El domingo Bottas consiguió su primer podio, y aunque desde el muro no gestionaron la que podía haber sido una victoria para ellos, dan la sensación de recuperarse. Una alegría ver a una históricamente poderosa escudería acercándose al triunfo. La siguiente carrera, dentro de dos semanas, será en Silverstone. Otro clásico, aunque ese nunca se ha ido.
 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados