Se habla de:

Fórmula 1

article title

‘Guns and Boxes’: Reflexiones del GP Australia (2014)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

"Guns and Boxes" es un espacio creado por Jose Carlos de Celis, que pretende exponer ideas, comentarios y reflexiones después de cada Gran Premio de Fórmula 1
 

LA NUEVA ERA
Tres meses sin carreras es mucho tiempo. La Fórmula 1 se empeñó en robarle, con prisa, la razón a quienes la consideran aburrida. Ocurrió casi todo en los primeros minutos del domingo pero, una vez convencidos algunos escépticos, la carrera se volvió en cierto modo previsible y casi aburrida, dejando una sensación de suspenso entre la valoración del aficionado. Si la nueva era es la hornada de pilotos jóvenes que destacaron en Australia, bienvenida sea. Pero si la época que llega es la del conservadurismo mecánico en cuanto a combustible y motor, no compensa.

Harto de ser el villano de 2013, los neumáticos Pirelli han dado un paso atrás, observando entre bambalinas cómo adquiere protagonismo la actriz del momento: la fiabilidad.  No hay KERS y no hubo mucha noticia de su heredero, el ERS. ¿Y el sonido? En tres carreras se habrá olvidado el cambio, y no sabremos realmente cómo suenan los V6 hasta escucharlos en directo.  Aún retumba en mi oído el bendito estruendo de los V8 de la primera carrera a la que asistí. Por muy avanzadas que estén las tecnologías y por mucho que se escuche por tele, hay que experimentarlo en persona.


Mercedes parece estar por encima de Red Bull y Ferrari en el inicio | Getty

¿DÓNDE ESTÁ CADA EQUIPO?
Visto el paseo de Rosberg, parece evidente que Mercedes está un peldaño por encima de los demás. Tras ellos, más allá de averías y sanciones, Red Bull se encuentra al menos en el mismo nivel que Mclaren, que lidera el campeonato. Y, entre los grandes, Ferrari estaría en cuarta posición, disputándose esa plaza con Williams y Force India, ambos motorizados por Mercedes.
Entiendo cierta preocupación sobre la Scuderia. El motor no está a la altura del Mercedes y se habla de que el Ferrari pesa más, pero no queda otra que tener fe en que este año las evoluciones supongan un paso adelante. Para todo lo demás estará Alonso, el valor más fiable del equipo, como ya ha demostrado en numerosas ocasiones.  Fue cuarto gracias a la descalificación de Ricciardo, y solo pudo con Hulkenberg en boxes, pero tiene ya doce puntos más que Hamilton y Vettel. En eso consiste, en minimizar daños y sacar la mayor renta posible mientras no tienes el mejor monoplaza.


Kevin Magnussen, el danés de McLaren, arrancó de forma brillante | Getty

PROTAGONISTAS Y LOS NUEVOS ACTORES
Magnussen igualó el mejor debut de un piloto en Fórmula 1 con el segundo puesto final. Hay talento. Ricciardo tuvo un debut perfecto hasta que fue excluido y perdió la segunda plaza. Con tiempo veremos si el recurso de Red Bull es aceptado o si la sanción es justa, aunque parezca cruel. Bottas cometió un error, pero fue muy rápido y hay que seguirle de cerca. Completó el póker de nuevos protagonistas el ruso Daniil Kvyat, que a sus 19 años y 324 días terminó noveno, arrebatando a Vettel el récord de piloto más joven en puntuar.

Los cuchillos están afilados contra Sebastian. Sus cuatro mundiales no han terminado de ser digeridos por una amplia parte de la afición, que espera cualquier contratiempo del alemán para mofarse, olvidando que otras veces se rieron y acabaron con la cabeza baja. Yo, por si acaso, no le daría por muerto. Tampoco a Raikkonen, que no tuvo su mejor día en Australia, quizás contagiado por el espíritu de Massa que aún reside en el Ferrari, ni a Hamilton. El inglés sigue siendo el máximo favorito a día de hoy, aunque en 2014 tendrá que demostrar la regularidad que le ha faltado en anteriores ocasiones.

Han sido tan duro este tiempo sin Fórmula 1 que ahora queda la sensación de que nos han puesto el caramelo en la boca y nos lo quitan durante quince días. Siguiente parada, Kuala Lumpur, circuito de Sepang. Allí veremos si Lotus aparece en escena, si Red Bull muestra fiabilidad y si se confirma el ‘renacer’ de Mclaren y Williams, dos regresos por los cuales sonríe el romanticismo de la Fórmula 1. Que llegue ya.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados